Volver a Maldita.es

Desmentidos publicados por Maldita.es

Resultados en investigación



Pistas recibidas: 1

José Alemán
31/03/19
Jurídicamente VERAZ NO ES LO MISMO QUE VERDADERO. Por veracidad debe entenderse el resultado de una razonable diligencia por parte del informador para contrastar la noticia de acuerdo con pautas profesionales, ajustándose a las circunstancias del caso, aun cuando la información, con el transcurso del tiempo, puede más adelante ser desmentida o no resultar confirmada (Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de febrero de 2017, 80/2017). Cuando se establece que la información difundida por un informador debe ser "veraz", se establece un específico deber de diligencia sobre éste, a quien se le puede y debe exigir que lo que transmita como "hecho" haya sido objeto de previo contraste con datos objetivos, como mecanismo de protección a efecto de no defraudar el derecho social a la información; así, sólo quien actúe con menosprecio de la veracidad o cometa falsedad en lo comunicado, incurre en responsabilidad, que puede ser sancionada si no demuestra que realizó la referida labor de contraste de datos objetivos, que los conserva en su poder y tiene la facultad de exhibirlos en juicio; ello porque nuestra Constitución no presta su tutela a tal conducta negligente, ni menos a la de quien comunique como hechos, simples rumores o, peor aún, meras invenciones o insinuaciones insidiosas; porque sólo se ampara, en su conjunto, la información rectamente obtenida y difundida, aun cuando su total exactitud sea controvertible. Por ello, lo que concluye la Sentencia del juicio entre Pablo Iglesias y Eduardo Inda es: "Por ello, aunque se fundamenta la demanda y se insiste en poner de relieve la falsedad6de los hechos publicados, lo cierto es que tal dato es irrelevante para valorar la prevalencia del derecho a la información de los demandados frente al derecho al honor del Sr. Iglesias.“ Determina la sentencia que los informadores actuaron con la debida diligencia al contrastar la información y ser un hecho noticiable, por lo que la noticia fue VERAZ. La sentencia no entra en sí la información se contrae a un hecho que posteriormente se acredite ser cierto, incierto o falso. Eduardo Inda confunde y manipula intencionadamente a los no versados en leyes, haciendo pasar por verdadera la noticia (lo que no ha sido nunca objeto de litigio) al decir que la sentencia de su juicio determinaba que fue veraz, que no verdadera.