MENÚ
MALDITA CIENCIA

Argumentos sobre el CO₂ que se utilizan para desinformar sobre el cambio climático

Publicado
Actualizado
Claves
  • Algunos mensajes usan argumentos desinformadores sobre el dióxido de carbono para negar la crisis climática o restarle gravedad, diciendo que “únicamente” es el 0,04% de la atmósfera o que “es comida para plantas”
  • El dióxido de carbono es un gas clave en el efecto invernadero, un fenómeno necesario para la vida en la Tierra y el equilibrio térmico del planeta
  • Pero el aumento de su concentración en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles aumenta este efecto invernadero provocando un cambio climático peligroso para la vida humana
Comparte
Categorías
Ciencia
Desastres medioambientales
Social
Recursos utilizados
Superpoderes
Literatura científica
Material producción propia

Recientemente, están adquiriendo fuerza diferentes mensajes, argumentos o narrativas que utilizan datos sobre el dióxido de carbono (CO2), bien para negar la existencia de la crisis climática, bien para restarle importancia o evitar la aplicación de medidas que contribuyan a mitigarla.

Pero estos mensajes son desinformadores. El CO2 es un gas clave en el efecto invernadero, un proceso por el cual la Tierra guarda el calor que recibe del Sol, permitiendo la existencia de vida y el equilibrio térmico del planeta. Pero el aumento de su concentración en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles y otras actividades humanas provoca un calentamiento global que está alterando los patrones climáticos mundiales.

Selecciona la frase que hayas escuchado

La narrativa de que el CO₂ ocupa únicamente el 0,04% de la atmósfera: equivale a más de 400 partes por millón, un gran aumento respecto a 1850 (cuando eran 284,7 ppm)

La concentración media de CO2 en la atmósfera fue de 418,53 partes por millón en 2022, lo que expresado en porcentaje sería el 0,041853% (0,04%). Pero centrarse sólo en el porcentaje es desinformador. Como explica a Maldita.es Andrés González, doctor en Química Orgánica y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, “0,04% puede parecer un valor insignificante, prácticamente cero, que puede llevar a pensar al lector que los efectos derivados sean también despreciables”.

Lo importante para el clima no es cuánto porcentaje representa este gas dentro la atmósfera, sino cuánto ha aumentado su concentración en las últimas décadas. Porque aunque el CO2 pueda parecer una porción tan “pequeña” de la atmósfera, tiene efectos en el clima: retiene calor. González explica que expresar la concentración de CO2 en porcentaje o en partículas por millón es igualmente válido técnicamente, pero incide en que lo importante es “el aumento de su concentración en la atmósfera y cómo se vincula con la actividad humana”.

Por eso, al hablar de gases que representan una concentración muy pequeña (como el CO2) suelen emplearse las partes por millón (ppm) en lugar de los porcentajes. Rocío Alonso, ecotoxicóloga de la contaminación atmosférica en el CIEMAT y maldita que nos presta sus superpoderes, coincide en que usar porcentaje y ppm “es igualmente correcto” pero que depende en qué se quiera poner énfasis, “se puede usar una unidad u otra”. Por ejemplo, Alonso explica que con las ppm “es más fácil de entender” cuál es la tendencia en el cambio de concentraciones: “De 300 a 417 ppm que de 0,0300 a 0,0417%”.

La narrativa de que el CO₂ es necesario: es esencial para procesos naturales, pero su acumulación excesiva es un problema

El dióxido de carbono es un gas que participa en muchos procesos naturales, como la fotosíntesis de las plantas, la respiración celular o el efecto invernadero: el fenómeno que permite la vida en la Tierra al atrapar el calor que esta recibe del Sol. En este sentido, es indudable que el CO2 es un gas “necesario”. Pero esto no es incompatible con el hecho de que la acumulación excesiva de CO2 y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera incrementa esa captura de calor alterando el sistema climático.

Llamar al CO2 gas “tóxico” o “contaminante” es una discusión semántica, no científica ni climática. Como decía a Maldita.es Fernando Follos, consultor ambiental, “el problema es que se está emitiendo un compuesto a la atmósfera —contaminante o no— que está generando una descompensación sin precedentes en su composición, y que nos está llevando a un calentamiento global que está generando un cambio en el clima”.

La narrativa de que el CO₂ es positivo al ser "comida para las plantas": aunque sea necesario para las plantas, su exceso y el cambio climático que produce también tienen efectos perjudiciales para ellas

Efectivamente, las plantas obtienen su alimento a través de la fotosíntesis, un proceso que transforma agua, luz solar, nutrientes y CO2 en materia orgánica (el tallo y las hojas de la planta) y oxígeno. Algunas narrativas recuerdan este dato para argumentar que el aumento de CO2 en la atmósfera no es preocupante, pues las plantas simplemente crecerán más. Esto no ocurre así.

Esta narrativa se concreta por ejemplo en el argumento que destaca que los invernaderos compran generadores de CO2 para duplicar el crecimiento de los cultivos. Para empezar, hay que tener en cuenta que, en los invernaderos el resto de condiciones de la fotosíntesis (agua, nutrientes, radiación, CO2, temperatura, etc.) están controladas y garantizadas, algo que no sucede al aire libre, como explicaba la ingeniera agrícola Isabel Hernández García a Maldita.es.

Pero sobre todo,hay que contar con los efectos que tiene el aumento del CO2 en el clima y, después, los efectos indirectos del clima en las plantas. Más CO2 en la atmósfera impulsa el calentamiento global: eleva la temperatura media del planeta, aumenta la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor, sequías o incendios forestales y acelera procesos de degradación del suelo como la desertificación. Estos efectos perjudican a las plantas: estrés hídrico, menor rendimiento de los cultivos, pérdida de cosechas, entre otros. Por tanto, un aumento excesivo de CO2 en el aire, como el que se ha producido desde 1850 no tiene en su conjunto beneficios para las plantas.

La narrativa de que no hay relación entre más CO₂ y subida de temperaturas: debido al efecto invernadero, si hay más dióxido de carbono aumenta la temperatura

El efecto invernadero, como hemos explicado anteriormente, permite que la Tierra guarde calor que recibe del sol y tenga un equilibrio térmico. Este efecto se sustenta en diferentes gases de efecto invernadero (como el CO2, pero también el metano o el óxido nitroso, entre otros) que son capaces de retener este calor. Si aumenta la cantidad de estos gases, el efecto invernadero se intensifica y la temperatura media del planeta, también.

Además, existe una estrecha correlación entre la concentración de CO2 en la atmósfera y la temperatura del planeta. La evidencia científica indica que en los últimos 800.000 años, los momentos más cálidos y más fríos del planeta han coincidido con épocas en que las concentraciones de CO2 eran mayores y menores, respectivamente.

Línea roja: reconstrucción de la temperatura del aire en el Domo Fuji (Antártida) utilizando modelos de isótopos de Uemura et al. (2018). Línea azul: reconstrucción del CO2 atmosférico a partir del núcleo de hielo compuesto antártico de Bereiter et al. (2014). Período temporal: entre 800.000 a. C. y 1980. Obtenido de Carbon Brief.

Esta correlación no se nota tanto en periodos de tiempo relativamente cortos (años), pero sí es muy evidente a escalas temporales mayores (décadas). En los gráficos de abajo se puede observar la relación entre concentración de CO2 y anomalías de temperatura global, medido en una escala ‘corta’ (seis años) y ‘larga’ (44 años).

Escala temporal corta (arriba) y larga (abajo) de la correlación entre CO2 atmosférico (NOAA) y anomalía de temperatura global (GISS). Fuente de los gráficos: Skeptical Science.

La narrativa de que el CO₂ en la atmósfera ha ido disminuyendo progresivamente: es falso, la concentración actual de dióxido de carbono es la más alta de los últimos dos millones de años

La cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado exponencialmente desde el siglo XVIII, inicio de la revolución industrial. Esto lo sabemos al comparar mediciones directas de CO2 en observatorios en las últimas décadas con trabajos de paleoclimatología que estudian la concentración de este gas hace miles de años. Estos últimos analizan, por ejemplo, burbujas de CO2 atrapadas en capas de hielo y glaciares.

La media de CO2 en 2022 fue de 418,53 partes por millón (ppm) según el Observatorio Mauna Loa, en Hawái (Estados Unidos), que es el centro que lleva más tiempo midiendo este gas de manera ininterrumpida, desde 1958. La de 2020, 414,21 ppm; la de 2002, 373,5 ppm. Los valores medios de cada año se pueden consultar en la base de datos de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA). Si nos vamos más atrás, los análisis de paleoclimatología observan que los niveles de CO2 en la atmósfera nunca han sido tan altos desde, al menos, los últimos 800.000 años. Incluso, según el informe de síntesis del IPCC de 2023, son las más altas en al menos los últimos dos millones de años.

CO2 atmosférico medido en el Observatorio Mauna Loa, donde se aprecia el aumento de la concentración de este gas desde el inicio de las mediciones (1958).
Cantidad de CO2 atmosférico en los últimos 800.000 años. La línea naranja son reconstrucciones de niveles de dióxido de carbono de estudios de paleoclimatología. La línea roja representa las observaciones directas.

La narrativa de que en el pasado el nivel de CO₂ fue mayor que el actual: sí, y en al menos un caso coincidió con una extinción masiva de especies

Similar a la narrativa “el clima siempre ha cambiado”, la desinformación intenta buscar argumentos en el pasado para determinar si la atmósfera ha tenido concentraciones de CO2 tan elevadas como en la actualidad. Primero, hay que aclarar que las concentraciones de CO2 actuales han sido superiores a las de cualquier momento en nuestro planeta de los últimos dos millones de años, según el informe de síntesis del IPCC de 2023.

Sin embargo, si nos vamos más atrás, sí ha habido otros momentos en los que la atmósfera de nuestro planeta tenía más CO2 que ahora. En esta página de Skeptical Science, un portal dedicado a “ser escéptico sobre el escepticismo del calentamiento global”, recogen evidencias de épocas en las que la concentración de CO2 era mucho mayor que en la actualidad y desgranan cómo era el clima de la época.

Una que destacamos es la del Eoceno, hace 56 millones de años, cuando la concentración de dióxido de carbono alcanzaba los 1.500 ppm y las temperaturas eran 10 ºC más altas de media que las registradas en el siglo XX. También recoge evidencias de grandes emisiones ocurridas en ‘poco’ tiempo, como la del Pérmico-Triásico (hace 250 millones de años) cuando el CO2 saltó de los 420 ppm a los 2.500 ppm en unos 75.000 años, que coincidió con una extinción masiva de especies.

La narrativa de que la humanidad es responsable únicamente de un pequeño porcentaje ("3,6%") del CO₂ que se emite: actualmente hay 150% más dióxido de carbono en la atmósfera que antes de la revolución industrial

El 3,6% del CO2 en la atmósfera es de origen humano”. Este porcentaje circula desde 2018 y está basado en una infografía supuestamente incluida en el informe del IPCC de 2007. Esta infografía describiría el ciclo global del carbono (intercambio constante de este elemento químico entre la atmósfera, la fauna, la flora, el agua y otros elementos) atribuyendo únicamente a los humanos un 3,6% de las emisiones anuales a través de la quema de combustibles fósiles y los cambios de uso del suelo.

Por un lado, esa narrativa no tiene en cuenta que los emisores naturales de CO2, como bosques y océanos, no sólo emiten sino que también absorben carbono, algo que las actividades humanas no pueden hacer al mismo nivel. Por otro, ignora que las actividades humanas han aumentado el CO2 atmosférico en un 50% en menos de 200 años y que la cantidad de CO2 actual es el 150% (1,5 veces más) de la que había en 1750, antes de la revolución industrial, según la NASA.

La narrativa de que los volcanes emiten más CO₂ que los humanos: cada año la actividad humana genera 60 veces más emisiones que los volcanes

Para relativizar y quitar importancia al impacto de la actividad humana sobre el cambio climático se usa la narrativa de que en realidad los volcanes emiten más dióxido de carbono que los humanos. Sin embargo, según la NOAA, la actividad humana genera 60 veces o más la cantidad de dióxido de carbono que liberan los volcanes del planeta cada año. Es posible que grandes erupciones, como la del Krakatoa en 1883 o Pinatubo en 1991, provoquen emisiones de CO2 similares a las humanas. Pero estas erupciones “duran apenas unas horas, frente a las emisiones humanas de CO2, que se mantienen constantes día tras otro”, explicó a Maldita.es Jorge Olcina, presidente de la Asociación Española de Geografía.

La narrativa de la responsabilidad de las emisiones de CO₂ de China e India: si contamos las emisiones acumuladas desde 1750, las de estos países suponen el 17% frente al 56% de EEUU y Europa

China, Estados Unidos e India son los tres países que más CO2 emiten en números absolutos: 11,5; 5 y 2,7 mil millones de toneladas en 2021, respectivamente. Representan el 31%, 13,8% y 7,5% de las emisiones de CO2 de todos los países del planeta, según Global Carbon Budget.

Una narrativa desinformadora apunta únicamente al primer y tercer país que más CO2 emiten, pero no tiene en cuenta otras cosas. En primer lugar, Estados Unidos y Europa suman el 55,87% de las emisiones acumuladas de CO2, esto es, contando no sólo lo emitido un año, sino el total acumulado entre 1750 y 2020, que es lo que empuja el aumento del efecto invernadero. India y China, por su parte, llegan al 17% de emisiones acumuladas desde el inicio de la era industrial. En segundo lugar, la narrativa obvia las emisiones de CO2 per cápita, en las que Estados Unidos (14,9 toneladas por habitante) y Canadá (14,3) casi doblan a China (8).

En este artículo han colaborado con sus superpoderes los malditos Andrés González, doctor en Química Orgánica, y Rocío Alonso, ecotoxicóloga de la contaminación atmosférica.

Alonso forma parte de Superpoderosas, un proyecto de Maldita.es que busca aumentar la presencia de científicas y expertas en el discurso público a través de la colaboración en la lucha contra la desinformación.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Créditos de imagen destacada: Laboratorio Nacional Oak Ridge, Departamento de Energía de Estados Unidos


Primera fecha de publicación de este artículo: 05/10/2023

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.