MENÚ

Cuidado con el mensaje que dice que el CO₂ favorece el crecimiento de las plantas en los invernaderos: no es extrapolable a la agricultura al aire libre y la crisis climática perjudica a los cultivos globalmente

Publicado
Comparte
Categorías
Ciencia
Recursos utilizados
Búsqueda inversa de Google
Observación
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

“Si el CO2 es tan devastador para el planeta, ¿por qué los dueños de invernaderos compran generadores de CO2 para duplicar el crecimiento de las plantas?”. Es lo que dice un contenido que se ha compartido en Twitter unas 600 veces en la última semana.

Se trata de un contenido desinformador. Por un lado, la máquina que aparece en la imagen no es un generador de dióxido de carbono sino un calefactor para invernaderos. Pero el hecho de que se aumente el dióxido de carbono dentro de los invernaderos para incrementar la productividad del cultivo no significa que el aumento de este gas en la atmósfera sea beneficioso para la agricultura en general, pues los invernaderos trabajan en entornos controlados, al contrario que en los cultivos al aire libre. Además, el calentamiento global y el empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos derivados del exceso de CO2 en la atmósfera perjudican a la agricultura en su conjunto, según distintos expertos.

Esta desinformación se originó en 2013 en un artículo y circuló en inglés este verano junto a afirmaciones que desacreditan la existencia del calentamiento global, según Reuters, miembro como Maldita.es de la International Fact-Checking Network (IFCN), que ya verificó este contenido en julio de 2022.

La máquina de la imagen no es un generador de CO₂ sino un calefactor

Aunque la foto viral habla de generadores de dióxido de carbono, la foto que se adjunta no muestra un generador de CO2 sino un calefactor para invernaderos. Al hacer una búsqueda inversa de imágenes a través de Yandex y de Google, distintos resultados muestran máquinas de apariencia similar que llevan a empresas de equipamiento para invernaderos o granjas intensivas. Una de ellas es Winterwarm, en cuyo catálogo aparece un “calentador” a gas con características muy similares a las de la imagen compartida en Twitter.

Calentador a gas. Fuente: Winterwarm.

Mediante una búsqueda en Google Imágenes con los términos “calentadores de aire invernaderos” encontramos diversos resultados que incluyen imágenes como las del tuit compartido y llevan a blogs sobre agricultura intensiva e invernaderos.

Resultados de la búsqueda en Google con los términos "calentadores de aire invernaderos".

La ingeniera agrícola especializada en industrias alimentarias y maldita que nos ha prestado sus superpoderes Isabel Hernández García indica a Maldita.es que la máquina de la imagen es un “generador de calor”. Añade que es posible que además generase CO2 por efecto de la combustión, ya que utilizan gas natural o gasoil, “pero en cualquier caso esa no sería su función principal”. Hemos preguntado a dos empresas que venden calefactores para invernaderos pero por el momento no hemos obtenido respuesta.

Por otra parte, el primer resultado del buscador Yandex lleva a un contenido en inglés publicado en 2020, acompañado de la misma foto que el tuit viral y titulado Si el CO2 es tan malo para el planeta, ¿por qué los productores de invernadero compran generadores de CO2 para duplicar el crecimiento de las plantas? Esta y otras publicaciones tienen origen en otro contenido publicado en 2013 con el mismo título, según Reuters.

Aumentar el CO₂ funciona en invernaderos porque se controlan el resto de condiciones necesarias para las plantas

Isabel Hernández García explica que los productores de hortalizas aumentan la concentración de dióxido de carbono en los invernaderos porque así se favorece la fotosíntesis de las plantas, que es su forma de alimentarse. Hay “equipos sofisticados de generadores de CO2, con difusores a lo largo de los invernaderos, conectados a paneles de control donde poder aumentar o disminuir los aportes” según las necesidades del cultivo, cuenta la experta.

“Sí, es posible aumentar el crecimiento de algunas plantas controlando el aporte de CO2, pero esto funciona en condiciones ambientales controladas, como ocurre en los invernaderos”, señala Hernández. Kevin Griffin, profesor del departamento de Ecología, Evolución y Biología Ambiental de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) explicó a Reuters que en un invernadero, las plantas están bien regadas y fertilizadas y por tanto elevar el CO2 puede aumentar la producción.

Pero “en los ecosistemas naturales, el dióxido de carbono no es el recurso más limitado (el agua, nutrientes, temperatura u otras variables son más limitantes) y en estos casos, niveles elevados de CO2 no estimulan el crecimiento”, explicó Griffin. Es decir, “por mucho que aumente el CO2, si los nutrientes y el agua no aumentan en paralelo, las plantas no podrán aprovechar el aumento de este gas” en el ambiente, resume Isabel Hernández García a Maldita.es.

Crisis climática y agricultura: beneficia a algunos cultivos, pero globalmente tiene consecuencias negativas

“Probablemente, la respuesta más importante aquí es separar los efectos directos del CO2 en la fotosíntesis de los efectos del CO2 en el clima y luego los efectos indirectos del clima en el crecimiento de las plantas”, indicó Kevin Griffin a Reuters. Según el Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), el aumento de este gas en la atmósfera eleva las temperaturas y aumenta la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos como las olas de calor, las sequías o las lluvias torrenciales. Y todos estos efectos en el clima perjudican a la agricultura, al menos a los principales cultivos.

El informe más reciente del grupo de expertos sobre los impactos del cambio climático indica en su apartado sobre la agricultura que, mientras que las temperaturas más cálidas han beneficiado al cultivo de arroz o trigo en latitudes altas, es decir, alejadas del ecuador, en amplias regiones de latitudes bajas o medias los efectos han sido negativos.

En las últimas décadas, se han registrado efectos negativos en América del Sur y el Caribe, el África subsahariana, el sur y el oeste de Europa y el sudeste asiático. Por ejemplo, en el oeste africano, el calentamiento ha aumentado el calor y la lluvia extrema, reduciendo la productividad de cereales como el mijo y el sorgo, según destaca el grupo de expertos. De forma global, los efectos combinados del calor y la sequía han reducido los rendimientos de maíz, soja y trigo en proporciones cercanas al 10%.

En Maldita.es hemos explicado en otras ocasiones cómo afecta el cambio climático a las plantas, cómo la crisis climática puede afectar a las cosechas y cómo las olas de calor disminuyen la producción de alimentos.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes la maldita Isabel Hernández García, ingeniera agrícola especializada en industrias alimentarias.

Forma parte de Superpoderosas, un proyecto de Maldita.es en colaboración con FECYT que busca aumentar la presencia de científicas y expertas en el discurso público a través de la colaboración en la lucha contra la desinformación.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.