MENÚ
MALDITO DATO

La red española de los corona-negacionistas "por la verdad": los grupos más allá de Médicos por la Verdad

Publicado
Comparte
Recursos utilizados
Expertos
Material producción propia

Médicos por la Verdad es una de las agrupaciones más conocidas entre las que difunden bulos por España y América Latina relacionados con la pandemia por COVID-19. Esta marca, liderada en España por Natalia Prego, tiene estrechas relaciones con los negacionistas alemanes, como hemos explicado en la investigación conjunta de Maldita.es y Correctiv en la que desvelamos las conexiones y el modus operandi de los desinformadores de la pandemia en Europa. Pero también hemos puesto el foco en las relaciones y la forma de actuar de estos grupos en España.

Aunque Médicos por la Verdad es probablemente la marca más conocida en nuestro país, existe todo un ecosistema de grupos que se dedican a difundir bulos, conspiraciones y desinformaciones sobre el coronavirus. Todos tienen en común que supuestamente están formados por profesionales de distintos ámbitos (policías, biólogos, abogados, periodistas, etc.) y que tienen la coletilla “por la verdad” o “por la libertad” en su nombre. En Maldita.es hemos identificado a siete de ellos (además de Médicos por la Verdad) que tienen, al menos, a una persona visible que habla en nombre de la agrupación. Eso sí, sólo tres de ellas (Médicos por la Verdad, Biólogos por la Verdad y Policías por la Libertad) están registradas como marcas o asociaciones.

El biólogo que ha pasado a difundir bulos a favor de Putin y el exdecano que utilizó la página del Colegio de Biólogos de Euskadi para desinformar sobre la pandemia

Además de Médicos por la Verdad, el otro de estos ocho grupos que tiene a más de 10 personas visibles públicamente es Biólogos por la Verdad. De hecho, incluso están registrados como ‘Asociación Biología por la Verdad’ en el Registro de Asociaciones. Una de las figuras más reconocibles de este grupo es Fernando López Mirones, con más de 40.000 seguidores en Telegram.

López Mirones afirma sin ninguna base científica  que el ARN mensajero de las vacunas provoca que "nuestras células creen algo parecido al virus" y que estas vacunas pueden causar que "nosotros mismos seamos un ser transgénico". También afirma que la vacuna de Pfizer puede transmitirse por el ambiente a los no vacunados. Ambas afirmaciones son falsas.

Este biólogo y director de documentales estuvo ingresado por COVID-19 en agosto de 2021. Tras recibir el alta dijo: “Yo tuve covid, lo digo entre comillas porque no sé si era covid u otro virus, pero le llaman así. Estuve ingresado en el Gregorio Marañón por una neumonía bilateral, tengo 57 años y llegué a pensar que me moría. No estaba vacunado, ni me vacuno ahora”.

Twitter suspendió su cuenta en diciembre de 2021. Después, abrió un canal en Telegram en el que tiene más de 40.000 suscriptores. 

Más allá de la pandemia, Maldita.es ha comprobado que desde la invasión de Rusia a Ucrania, tanto Mirones como el canal de Biólogos de la Verdad en Telegram también están difundiendo desinformación, en este caso, a favor de Putin.

También pertenece a esta asociación Jon Ander Etxebarria, quien era el decano del Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi, hasta que en agosto de 2020 publicó en la web oficial un escrito contra las mascarillas y las PCR. Siete de los 12 miembros de la Junta Directiva del Colegio de Biólogos dimitieron por no compartir estos postulados, lo que obligó a celebrar elecciones anticipadas en este órgano.

Después de las dimisiones, la Junta de Gobierno del Colegio de Biólogos de Euskadi borró el documento de la web y emitió un comunicado en el que decía que “dicho escrito expresa única y exclusivamente la opinión personal del decano" y que se había publicado sin un debate previo con los miembros del Colegio.Tras las elecciones se configuró una nueva Junta de Gobierno con una nueva decana. El Colegio ha asegurado a Maldita.es que Jon Ander Etxebarria sigue estando colegiado y que esta es la única relación que mantienen con él actualmente.

El biólogo cuestiona las PCR y la utilización de las mascarillas y cree que el confinamiento causa mortalidad. También afirma que las PCR dan muchos falsos positivos, que los asintomáticos no contagian y que las mascarillas causan “una ligera hipoxia”. Todas estas afirmaciones ya han sido desmentidas por Maldita.es.

Un ecosistema de grupúsculos mayoritariamente no registrados

Aparte de Médicos por la Verdad (que está registrada como marca por Natalia Prego) y Biólogos por la Verdad, sólo hay un grupo más en algún registro, Policías por la Libertad, que aparece, al igual que Biólogos por la Verdad, en el Registro de Asociaciones. El resto de grupos “por la Verdad” o “por la Libertad”, según ha podido comprobar Maldita.es, no se han constituido como asociaciones ni registrado como marcas.

Esta asociación, que tiene más de 8.000 suscriptores en su canal de Telegram, sólo tiene cuatro miembros identificables. Sonia Vescovacci, su portavoz, es policía nacional en excedencia y tiene varios expedientes disciplinarios a sus espaldas según El Español. Además de ella, tan sólo hemos podido identificar a su presidente, Juan Manuel Ramos, que se define como “sanador cuántico” y que en su canal de YouTube promueve pseudociencias como la “psicomagia” o el “reiki cuántico” y a dos personas que aparecen en sus vídeos: Pascual Monreal y Míchel García.

También se encuentra entre estos colectivos uno llamado Artistas y Técnicos por la Libertad, que según el propio grupo agrupa a actores, cantantes, poetas… En su página de Facebook suben cortos quejándose por los confinamientos y las cuarentenas, comparten las canciones de sus miembros o anuncian que se unen a manifestaciones negacionistas, entre otras acciones. En sus vídeos se puede ver a Ana Arias, que interpretaba a Paquita en la serie ‘Cuéntame como pasó’, y que ha compartido en sus redes sociales desinformaciones como que las mascarillas provocan hipoxia, algo ya desmentido por Maldita.es.

Aparte de estos hay otros grupos como Medios por la Verdad, Psicólogos por la Verdad, Abogados por la Libertad… que tienen menor visibilidad, con cuatro o cinco cabezas visibles, pero cientos o miles de seguidores en canales o grupos de Telegram.

Agrupaciones diferentes con un mismo fin desinformador

Sobre por qué hay tantos grupos distintos que se dedican a difundir desinformaciones similares, Raúl Magallón, investigador y profesor de Periodismo especializado en desinformación, de la Universidad Carlos III de Madrid, explica que puede deberse a distintos motivos. “Una hipótesis es que se creen grupos con características muy concretas, es decir pertenecientes a cierta profesión y, además, en contra de las medidas para combatir la pandemia”.

Otra hipótesis posible, según Magallón, es “que grupos no relacionados en principio entre sí decidan utilizar las etiquetas ‘verdad’ y ‘libertad’, que se han convertido en lemas contra el consenso científico sobre la COVID-19, y copien el estilo de grupos ya creados”. Por último, también explica que puede ser “que exista realmente una trama de personas relacionadas entre ellas detrás de todos los grupos, pero es muy difícil demostrarlo”.

Conexiones entre los distintos grupos

Maldita.es ha investigado esta tercera hipótesis: si existen relaciones entre los miembros de estos grupos y ha averiguado que Natalia Prego, la fundadora y líder de Médicos por la Verdad en España, asistió al acto fundacional de Psicólogos por la Verdad el 25 de septiembre de 2020 en Barcelona. Este es uno de los ejemplos de las relaciones visibles entre los miembros de las diferentes agrupaciones negacionistas. 

Policías por la Verdad también tiene relación con Natalia Prego. En su canal de Telegram apoyó la “Marcha por la Libertad” del 20 de diciembre de 2020 convocada por la asociación de policías negacionistas y después compartió el vídeo de miembros de Médicos por la Verdad participando en esta concentración.

Desde entonces, Prego ha aparecido en varios vídeos junto a ellos, como en este de mayo de 2021 y se ha hecho fotos con sus miembros en actos y manifestaciones.

Natalia Prego (derecha) junto a Sonia Vescovacci (centro) y Juan Manuel Ramos (izquierda) en Santiago de Compostela en febrero de 2021. Fuente: Canal de Telegram de Natalia Prego.

Prego también nombra en su canal de Telegram a todos estos grupos, excepto a Medios por la Verdad. Al que más veces menciona es a Policías por la Libertad.

Fuente: Canal de Telegram de Natalia Prego.

Eso sí, aunque Natalia Prego no mencione a Medios por la Verdad, este grupo sí que comparte contenidos de la líder de Médicos por la Verdad, tanto desde el usuario “Medios por la Verdad” como desde el de su fundadora “Freya”.

Además, se celebran eventos a los que asisten miembros de varios de estos grupos, como el congreso ‘Saludablementes’ del 17 de abril de 2021, en el que se anunciaron las ponencias de miembros de Médicos por la Verdad, Policías por la Libertad o Biólogos por la Verdad.

Donaciones a través de cuentas bancarias, PayPal o ‘crowdfunding’

La investigación de Maldita.es y Correctiv desveló que tanto Natalia Prego como Heiko Schöning, su homólogo alemán, pedían dinero a sus seguidores a través de distintos canales.

Además de Médicos por la Verdad hay otros dos grupos en España que piden donaciones: Policías por la Verdad y Medios por la Verdad. Policías por la Libertad recolecta dinero, además de vendiendo merchandising, a través de una cuenta bancaria pública en su web. Por su parte, Medios por la Verdad cuenta con una cuenta de PayPal para recibir las donaciones. 

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.