MENÚ
MALDITO BULO

No, Pfizer no ha admitido en un documento que la vacuna contra la COVID-19 puede transmitirse "por el ambiente" a los no vacunados

Publicado miércoles, 2 junio 2021
Comparte
Categorías
Salud
Recursos utilizados
Hablar con la fuente involucrada
Expertos
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

"Pfizer admite en un documento que las proteínas causadas por sus inyecciones podrían transmitirse a los no vacunados por el ambiente". Esto afirma un tuit de Fernando López-Mirones, biólogo que ya ha difundido otras desinformaciones sobre la pandemia de COVID-19. Pero es un bulo.

La captura que adjunta el tuit es de un protocolo de Pfizer en el que no se dice que la vacuna contra la COVID-19 pueda transmitirse "por el ambiente". Desde la propia farmacéutica aseguran a Maldita.es que la vacuna "sólo puede entrar en el cuerpo humano a través de una dosis administrada" con una inyección. Además, los expertos a los que hemos consultado apuntan que no es posible transmitir la vacuna "por el aire".

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

El bulo desinforma utilizando un protocolo de Pfizer

El documento al que hace referencia el tuit es este protocolo de la farmacéutica para los ensayos clínicos de las que, entonces, eran las vacunas candidatas contra la COVID-19 de ARN mensajero de Pfizer. En concreto, el bulo se basa en el texto que se encuentra en el punto 8.3.5.1:

Una exposición durante el embarazo ocurre si: (...)

Se descubre que una mujer está embarazada mientras está expuesta o ha estado expuesta a la intervención del estudio debido a la exposición ambiental. A continuación se muestran ejemplos de exposición ambiental durante el embarazo:

- Una mujer miembro de una familia o una proveedora de atención médica informa de que está embarazada después de haber estado expuesta a la intervención del estudio por inhalación o contacto con la piel.

- Un hombre miembro de una familia o un proveedor de atención médica que ha estado expuesto a la intervención del estudio por inhalación o contacto con la piel expone a su pareja femenina antes o alrededor del momento de la concepción.

Sin embargo, lo que se expone en este fragmento no significa que la vacuna contra la COVID-19 se pueda transmitir a los no vacunados "por el ambiente".

El protocolo de Pfizer incluye un apartado, el 8.3, relativo a los posibles eventos adversos derivados de la vacunación. Dentro de este, el subapartado 8.3.5.1. recoge los posibles casos de exposición a la vacuna durante el embarazo.

"Es muy frecuente en los protocolos hablar de exposición ambiental al fármaco en embarazadas y lactantes", explica Roger Solanas, experto en ensayos clínicos y maldito que nos ha prestado sus superpoderes. La exposición ambiental se da cuando se entra en contacto con el líquido de la vacuna (que es a lo que el texto se refiere con "intervención del estudio") si, por ejemplo, se rompe un vial.

La situación que se describe en el apartado del que os hablamos se daría si, por ejemplo, una enfermera toca con su piel el líquido de la vacuna o lo inhala. También, si un enfermero se expone al líquido de la vacuna y su pareja se queda embarazada. Según explica Solanas, el protocolo establece que si estos supuestos se dan hay que notificarlo a Pfizer para hacer un seguimiento del embarazo. "También aplicaría a farmacia, personal auxiliar, pacientes y el personal médico si se hubiera roto un vial en su presencia", aclara el experto.

El maldito Salvador Bergoñón Fuster, experto en investigación clínica y epidemiológica y profesor en el departamento de Farmacología de la Universidad de Barcelona, indica que los protocolos de ensayos clínicos deben incluir información sobre la posibilidad de exposición al fármaco durante el embarazo, ya que es algo que se requiere en las guías internacionales de farmacovigilancia, como esta de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

El experto asegura que el apartado del que habla el bulo no es "ningún procedimiento extraño ni especial para estas vacunas", sino que se incluye también en el caso de otros medicamentos. Según Bergoñón Fuster, "lo habitual es no incluir en ensayos clínicos a mujeres embarazadas o lactantes, pero podría ocurrir accidentalmente y se ha de preveer cómo actuar por si hubiera algún problema".

Las "proteínas" causadas por la vacuna contra la COVID-19 no pueden transmitirse "por el ambiente"

Isabel Solá, viróloga e investigadora de coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), explica que el líquido de la vacuna de Pfizer no contiene "proteínas" como dice el bulo, sino ARN mensajero "envuelto en nanopartículas". Según apunta, el ARN mensajero entra en las células y es ahí cuando se traduce en la proteína S que se le presenta al sistema inmune. Lo mismo indica Salvador Bergoñón Fuster: "Pfizer no vacuna 'proteínas', vacuna ARNm encapsulado debidamente".

¿Qué pasaría si un vial con el ARN mensajero se rompe y, por ejemplo, tocamos el líquido con la mano? Solá asegura que "es altamente improbable que alguien pueda 'vacunarse' accidentalmente por contacto externo con la vacuna". Según explica, la vacuna es "muy sensible a la degradación por factores ambientales" y no está preparada para inhalarse o absorberse por la piel, sino para administrarse mediante "inyección intramuscular". En esta misma línea, Bergoñón Fuster señala que la vacuna "vertida en el ambiente" se estropearía. "No olvidemos que estas vacunas de ARNm son muy inestables y por ello se han de conservar a bajas temperaturas hasta casi el momento de pincharlas", afirma.

En este sentido, desde Pfizer aclaran a Maldita.es que la vacuna contra la COVID-19 "sólo puede entrar en el cuerpo humano a través de una dosis administrada" con una inyección, negando así que pueda transmitirse "por el ambiente".

Además, Isabel Solá apunta que "ni el ARN de la vacuna ni la proteína expresada en las células puede transmitirse por el aire a los no vacunados". Algo en lo que coincide el experto Roger Solanas.


En este artículo han colaborado con sus superpoderes [email protected] [email protected] Roger Solanas y Salvador Bergoñón Fuster.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.