MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

17/02/2020

Inteligencia artificial

Si existe un consenso alrededor de la definición del concepto de inteligencia artificial (IA), es que es imposible proporcionarla. A la hora de explicar lo que es, la mayoría de especialistas se remontan a lo que es la inteligencia per se, un término que ya es lo suficientemente abstracto como para encima añadirle sistemas artificiales capaces de evolucionar o actuar por sí mismos.

El Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre la Inteligencia Artificial de la Comisión Europea propone una definición que hemos tratado de adaptar: es un sistema diseñado por humanos que puede adaptar su comportamiento para alcanzar objetivos bastante complejos. Obtiene datos del entorno digital donde se crea pero también del físico, los analiza, los procesa y arroja una serie de resultados que le sirven para aprender. A partir del conocimiento que ha ganado, toma la decisión que considera óptima para resolver ese objetivo que se había marcado al principio.

¡Menudo lío! Lo resumimos un poquito más: pensad en una máquina a la que se le introduce un programa que es capaz de “recordar” o “pensar” como una persona humana. Ese es el fin último de la IA: hacer que se parezca a una mente humana todo lo posible y que tome decisiones como nosotros. Cosa que no es tan fácil, como iremos viendo poco a poco.

Los sistemas basados en la IA pueden consistir simplemente en un programa informático (por ejemplo, asistentes de voz, programas de análisis de imágenes, motores de búsqueda, sistemas de reconocimiento facial y de voz), pero la IA también puede estar incorporada en dispositivos de hardware (en robots avanzado, coches autónomos, drones o aplicaciones del internet de las cosas).

Existen varias clasificaciones para enlatar el tipo de aprendizaje que puede recibir una máquina basado en aprendizaje automático, pero la más común es la que se refiere a cómo funcionan y el tipo de datos con los que se alimentan para obtener resultados. La “escala” es el factor que distingue la inteligencia artificial de lo que no lo es. ¿Permite tomar decisiones automatizadas a gran escala? ¿Tiene capacidad para aprender?

Otros artículos de Maldita.es