MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

17/02/2020

Blockchain

Es una palabra de moda y realmente difícil de explicar… aunque vamos a intentarlo. Pero quizás, para hablar de blockchain, antes deberíamos explicar lo que son las DLT (Distributed Ledger Technologies), que por sus siglas en inglés se traducen como “tecnologías de registro distribuido”. Son una categoría de tecnologías en las que entra el blockchain, pero es importante recalcar que no son la misma cosa. El Banco de España las define, fundamentalmente, como “una base de datos descentralizada y única que gestionan varios participantes”.

Imaginémonos el blockchain como un “libro de contabilidad”, que en realidad es un registro encriptado en el que se comparten muchas transacciones hechas por una red de usuarios. De lo que pone en ese “libro de contabilidad” nos podemos fiar porque nadie puede cambiar lo que pone en él. ¿Por qué? Porque está diseñado  para que solo se pueda hacer un cambio si todos los participantes que escriben en él se ponen de acuerdo para ello. Si son cientos de miles de personas, es improbable que eso pase. Un blockchain, o “cadena de bloques”, funciona de la misma manera: es una plataforma que permite registrar acciones para asegurarse de que no son falsificadas y que queden guardadas para siempre.

¿Cómo funciona Blockchain? PRO - Universitarios.

El blockchain se diseñó en 2009 para dar respuesta a la gestión del conocido bitcoin, ya que no es como el dinero físico habitual con el que estamos acostumbrados a tratar y no lo manejan los bancos. Por eso es importante que se cree este tipo de registro, para evitar la falsificación de una moneda virtual y controlar su distribución de forma colectiva. Imaginaos que alguien sacara una divisa nueva al mercado y le pusiese el valor que le diese la gana: para las personas que compran esa moneda sería muy grave porque verían cómo se devalúa solo porque alguien ha decidido que equivale a un valor concreto que no está reflejado en ninguna parte.

Ahora, sin embargo, se propone para un sinfín de objetivos y el principal problema es que es una tecnología muy compleja y que requiere de una infraestructura muy costosa a nivel energético.

Otros artículos de Maldita.es