MENÚ
MALDITO DATO

Los datos de capacidad hospital a hospital: durante la pandemia de coronavirus ha llegado a haber 11.000 camas UCI; en 2019 eran 5.000

Publicado lunes, 18 octubre 2021
Comparte
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Hablar con la fuente involucrada
Transparencia
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

La ocupación de las unidades de cuidados críticos (UCI) o de las camas de hospitalización general han sido criterios que el Gobierno ha utilizado para valorar el nivel de riesgo en cada momento de la pandemia. Estos porcentajes, aparte de indicar cuántas personas sufrían el coronavirus de forma más grave, también mostraban cuál era la capacidad total de los hospitales y es que este dato, el del número de camas, también ha ido variando durante este último año y medio. 

Durante la pandemia España ha duplicado su capacidad para atender a enfermos críticos. El país ha pasado de 5.000 camas de cuidados intensivos en 2019 a las 11.000 que ha llegado a haber en momentos concretos de la pandemia. Esas 11.000 camas se alcanzaron en abril de 2020, al final de la primera ola, y casi también en febrero de 2021, en la tercera ola, tal y como muestran los datos del Ministerio de Sanidad obtenidos en la investigación sobre la ocupación de los hospitales de Maldita.es.

En total, 574 hospitales han informado al ministerio entre abril de 2020 y agosto de 2021 de su capacidad y ocupación. Algunos grandes hospitales como el Hospital del Mar de Barcelona han llegado a tener más del doble de camas que antes de la pandemia. Otros, como el Virgen de la Salud de Toledo, casi llegaron a triplicar sus camas de críticos en la tercera ola.

Durante la pandemia, algunos grandes hospitales han llegado casi a triplicar la capacidad de sus UCI

En algunos momentos, cuando la incidencia de casos del virus fue más alta y el número de ingresos subía, algunos hospitales necesitaron hacer ampliaciones extraordinarias. Esto ocurrió con el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, que durante la tercera ola, cuando esta provincia pasaba su peor momento, tuvo que aumentar sus camas. El hospital casi llegó a triplicar la capacidad de su UCI para acoger más pacientes: pasó de 40 camas para críticos en agosto del año pasado a 108 en febrero de 2021, que ha sido el máximo que ha llegado a tener en el último año y medio.

De los 54 hospitales españoles que durante la pandemia han tenido más de 50 camas de críticos diarias de media, el Virgen de la Salud es el que ha flexibilizado más su capacidad durante este año y medio, es decir, que es el que ha tenido una mayor diferencia entre su número máximo y mínimo de camas UCI durante este período. 

Otro lugar en el que también han cambiado mucho, pero para reducirlas, es el Complejo Hospitalario de Navarra, que pasó de haber tenido 139 camas en abril de 2020 (hacia el final de la primera ola) a bajar a 60 en verano de ese mismo año, menos de la mitad. Posteriormente volvieron a ampliar las camas, pero ya no volvieron a tener tantas como en la primera ola.  

La UCI del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona también ha tenido ampliaciones importantes. En la primera ola tuvo al menos 145 camas de críticos, pero durante el verano del año pasado las redujeron hasta 60. Más tarde han superado las 100 camas, de nuevo, en la tercera y en la quinta ola, cuando además, este hospital fue uno de los que más ingresados por COVID-19 tuvo de todo el país.

En la Comunidad de Madrid, otros que también han flexibilizado bastante su capacidad han sido el Hospital de La Paz o la Fundación Jiménez Díaz. Este último, la Jiménez Díaz, es además el hospital español de entre los más grandes, cuyas UCI han estado más ocupadas por casos de coronavirus de media en lo que llevamos de pandemia.

El Gregorio Marañón (Madrid) es el noveno hospital que más amplió sus camas UCI: en noviembre llegaron a las 58, pero su capacidad para pacientes críticos era aún mayor

El Hospital Gregorio Marañón (Madrid) es uno de los que más casos de COVID-19 ha acogido y que más ocupadas ha tenido sus UCI por pacientes de esta enfermedad de entre todos los del país. Es, además, el noveno de los 54 con más de 50 camas de críticos de media que más amplió su capacidad

El pasado 3 de noviembre, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, inauguró una ampliación de sus UCI. Pasaron de tener 35 a 58 camas, según indicó el Gobierno regional. Sin embargo, en la base de datos del Ministerio de Sanidad obtenida por Maldita.es, el número de camas de críticos el 3 de noviembre era de 85, y no de 58. ¿Por qué? En respuesta a las preguntas de Maldita.es, este hospital ha explicado que aparte de camas de UCI, cuentan con más camas de críticos, entre las que se incluyen las quirúrgicas, como la unidad de reanimación post-anestésica (URPA) y la postquirúrgica (UCP), así como la unidad coronaria o las camas para críticos pediátricos. 

El Gregorio Marañón explica que durante la pandemia, la UCI médica se amplió para atender el “enorme volumen de pacientes críticos” por COVID-19. Según cuentan, la capacidad máxima fue muy dinámica y se adaptó a la evolución de la pandemia, adaptando las unidades hospitalarias mencionadas e incluso algunos quirófanos y la biblioteca. Como ya os contamos, este hospital ha sido, de entre los más grandes, el que mayor porcentaje de pacientes COVID-19 ha tenido de todo el país.

Además, dicen que el día de mayor ocupación, que fue el 29 de marzo de 2020 (primera ola), el hospital llegó a tener ingresados 134 pacientes en camas de críticos adultos. La información entregada a Maldita.es, sin embargo, sólo está disponible desde el 20 de abril, casi un mes después. Según estos datos el día de mayor ocupación fue el mismo 20 de abril cuando 117 de sus 144 camas (81,25%) de críticos estaban ocupadas por pacientes con COVID-19. Este hospital ha sido, de entre los más grandes, el que ha tenido una mayor ocupación de sus UCI por casos de coronavirus en un sólo día.

Las camas UCI no son sólo camas con un respirador

Las camas de UCI son camas de hospital, pero para ser consideradas como tales, deben tener un equipo tecnológico adecuado (monitores de constantes vitales, respiradores, bombas de perfusión..), estar en un lugar con tomas de oxígeno y electricidad y espacio para que puedan trabajar los sanitarios especializados en medicina intensiva, también conocidos como intensivistas

Así lo consideró también el Gobierno cuando pidió a los hospitales durante el primer estado de alarma que informasen sobre su capacidad de camas de críticos. Les ordenó que informaran diariamente del número de camas en la que tenían que incluir los datos de las unidades de UCI, de reanimación, de recuperación postanestésica, quirófanos, u otros espacios, es decir, unidades hospitalarias que podían cumplir los requisitos técnicos para convertirse en camas de críticos. 

En la primera ola hubo que adaptar estas unidades, incluidos los quirófanos, y uno de los efectos colaterales fue que los tiempos de espera de las cirugías aumentaron.

José Carlos Igeño es coordinador del Grupo de Trabajo de Organización y Planificación de SEMICYUC (Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias) y jefe de la unidad de cuidados intensivos del Hospital San Juan de Dios de Córdoba. En conversación con Maldita.es, Igeño asegura que el colapso de la primera ola no volvió a repetirse. Según él, los colapsos se produjeron cada vez menos porque los hospitales “fueron abriendo zonas nuevas bien equipadas”. Hay que destacar que la información entregada por el ministerio sólo contiene datos desde el 20 de abril, cuando ya descendía la primera ola.

Igeño y sus compañeros de la SEMICYUC, elaboraron protocolos para que los hospitales y sobre todo, las unidades de críticos, estuvieran preparadas para próximas oleadas pandémicas. 

Además, no todas las camas de críticos tienen respiradores, que han sido fundamentales para el tratamiento de la insuficiencia respiratoria o la neumonía. Tal y como reflejan los datos de capacidad asistencial del Ministerio de Sanidad, de media una de cada cinco camas de críticos comunicadas (18%) por los hospitales no tenían respiradores, pero su ocupación rondaba el 6%, por lo que han sido poco utilizadas en comparación con las camas con respirador, donde la ocupación media en el último año ha sido del 22,3%

El Hospital del Mar de Barcelona incrementó un 140% el número total de camas hospitalarias que tenía en 2019: es el gran hospital que más ha aumentado su capacidad en la pandemia

El Hospital del Mar de Barcelona ha llegado a tener 1.123 camas en total (y no sólo de críticos), cuando según las estadísticas, a finales de 2019 sólo contaba con 470, es decir, ha llegado a tener más del doble de camas de las que tenía antes: un 140% más. Es el hospital, de entre los mayores de 500 camas, que más ha ampliado su capacidad total con respecto a la que tenía antes de la pandemia, según los datos del Catálogo Nacional de Hospitales actualizados a diciembre de 2019.

Desde este hospital han explicado a Maldita.es que para poner en funcionamiento estas “590 camas adicionales” fue necesario habilitar un hotel, un pabellón polideportivo, hospitales de día e incluso una planta en proceso de construcción, que formaba parte de la futura ampliación del hospital. 

El Virgen de la Salud (Toledo) y el Virgen de las Nieves (Granada), también son otros grandes hospitales que prácticamente duplicaron su capacidad total con respecto a la de 2019. En ambos se activaron planes de contingencia que después de la primera ola, ya preveían posibles aumentos en la presión asistencial. 

Estos son algunos de los hospitales, de los 64 que han tenido más de 500 camas de media en total, y cuyos datos han sido coherentes y sin errores, ya que no todos los hospitales han informado al Ministerio de Sanidad con la misma periodicidad o de la misma forma. Unos han variado diariamente su capacidad, otros lo han hecho en ocasiones contadas, o incluso algunos apenas han enviado información, pese a estar obligados a ello desde el 15 de marzo del año pasado, un día después de la declaración del estado de alarma

METODOLOGÍA

Para elaborar esta información Maldita.es ha analizado los datos de 574 hospitales y centros sanitarios que el Ministerio de Sanidad ha aportado a raíz de una solicitud de información realizada a través de la Ley de Transparencia. Los datos, del 20 de abril de 2020 al 31 de agosto de 2021, incluyen información diaria del número de pacientes tanto de COVID-19 como de otras patologías que estaban ingresados tanto en unidades de críticos como en planta hospitalaria común. También incluye el número de camas disponibles en cada una de estas unidades.

Gracias a esta base de datos en esta investigación Maldita.es también ha publicado:
- 'Los datos de la ocupación de las UCI durante la pandemia: hospital a hospital y día a día'
- 'Los datos de la ocupación de los hospitales día a día durante la pandemia: cómo se han ido descongestionando'
- 'Las UCI de Cataluña volvieron a llenarse en agosto: 18 de las 30 más saturadas por COVID-19 en la quinta ola fueron de hospitales catalanes'
- 'Los datos de ocupación hospitalaria en el Zendal: el 'hospital de pandemias' que nunca llegó a tener las 1.000 camas prometidas por el Gobierno de Díaz Ayuso'

Estos son datos declarados por los hospitales y sobre los que las comunidades autónomas estaban obligadas a informar al Ministerio de Sanidad desde el 15 de marzo, cuando bajo el estado de alarma, debían facilitar diariamente del número de camas, de ingresos, de altas y el número de unidades críticas. Posteriormente, el 17 de abril, entró en vigor una nueva orden ministerial que sustituía a la anterior. A partir de ese momento, las comunidades estaban obligadas a informar sólo de los casos confirmados con PCR.

Obligaba a todos los centros hospitalarios privados o públicos que atendieran casos de COVID-19 a informar del número de camas de UCI, reanimación, recuperación post-anestésica, quirófanos o similares. También distinguían unidades con y sin respiradores.

De hecho, Maldita.es solicitó la información desglosada por hospitales al Ministerio de Sanidad de forma diaria “desde el inicio de la pandemia en marzo”. Pero Sanidad sólo ha entregado los datos desde el 20 de abril. El ministerio no ha explicado el por qué de esta decisión.

Este medio de comunicación, además, realizó la solicitud de acceso a la información pública el 24 de noviembre de 2020 y no la ha recibido hasta este mes de septiembre de 2021, casi un año después. Sanidad en un primer momento se negó a entregar estos datos, pero el Consejo de Transparencia estimó la reclamación interpuesta por Maldita.es en una resolución este mes de agosto, hecho que ha acabado desembocando en que el ministerio entregue la información.

Para calcular las UCI que se han ‘flexibilizado’ más hemos comparado la diferencia absoluta entre el mínimo y el máximo de camas que han tenido en el período analizado y lo hemos comparado con la mediana de estos valores, es decir, un valor que muestre un dato medio habitual. Hemos considerado como grandes UCI aquellas que han tenido más de 50 camas de media. 

Para calcular los hospitales que se ampliaron más con respecto a los datos de 2019 hemos comparado el máximo dato que han tenido entre abril de 2020 y agosto de 2021 y los hemos comparado con el dato a diciembre de 2019 del Catálogo Nacional de Hospitales. Hemos considerado como grandes hospitales aquellos con más de 500 camas de media. Consideramos también como datos “sin errores” aquellos que no han tenido vacíos o picos en la información que pudieran distorsionar el cálculo. 

En el caso de que tengas alguna duda sobre nuestra información, puedes contactarnos en [email protected].