Malditas y malditos: ¡feliz viernes! Una semana más, aquí llega nuestro Consultorio Científico, pensado para resolver aquellas dudas y preguntas que nos vais enviando durante la semana a través de Twitter, Facebook y nuestro correo: [email protected]

¿Comer alimentos quemados da cáncer?

Nos habéis preguntado qué hay de cierto en el viejo mito de que comer alimentos quemados produce cáncer. La respuesta es que la relación no está del todo clara, aunque es posible que exista.

Todo se reduce al posible efecto de una molécula, la acrilamida, que se genera en los alimentos ricos en almidón (panes, patatas, arroz, y cualquier cosa que lleve harina, como pastas, bizcochos, bollería, etc) cuando se queman y ennegrecen. 

via GIPHY

La acrilamida está clasificada (aquí hablamos de estas clasificaciones y qué significan) como un probable carcinógeno para los humanos porque se ha comprobado que las ratas y ratones que la han consumido en el laboratorio tienen un mayor riesgo de desarrollar mutaciones genéticas que dan pie a tumores y cánceres en las glándulas mamarias, en la tiroides y en testículos, entre otras; pero no hay evidencias suficientes de que ocurra lo mismo en los seres humanos, según concluyó un gran estudio al respecto en 2015.

Hay evidencias de que la exposición en el trabajo aumenta el riesgo de irregularidades en el sistema nervioso, pero los resultados de la acrilamida ingerida en los alimentos son todavía poco sólidos según los informes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria. En cualquier caso, las recomendaciones oficiales piden cocinar los alimentos hasta que se queden dorados, no negros, y evitar comerlos si están quemados.

¿Es peligroso comer alimentos calentados en recipientes de plástico?

Circula un mensaje por internet por el que nos habéis preguntado mucho que asegura que comer alimentos calentados en recipientes de plástico causa 52 tipos de cáncer. Así que queremos aclarar que no, comer comida calentada en plástico no tiene ese riesgo siempre que se utilicen los recipientes adecuados.

El plástico no es una sola sustancia, sino que hay muchos compuestos sintéticos dentro de lo que llamamos plástico, y muchos de ellos contienen determinadas sustancias que sirven para estabilizar su fórmula y prolongar su duración. Dos de esas sustancias, el bisfenol A y las dioxinas, son motivo de especial preocupación porque se cree que pueden afectar a la capacidad de nuestro cuerpo para regular sus hormonas. El problema es que cuando están en contacto con alimentos calientes, parte de esas sustancias pueden migrar del plástico a los alimentos en cuestión.

Aunque esa migración es muy limitada, existe una regulación que obliga a los fabricantes de objetos de plástico como platos, vasos o tuppers a señalizar si son aptos para contener alimentos calientes (también si pueden contener alimentos. Estas marcas suelen estar grabadas en la base de estos objetos, y si tus tuppers las tienen, puedes utilizarlos sin problema para calentar tu comida.

Por último, es muy llamativo que, según afirma el mensaje, el plástico pueda causar concretamente 52 tipos de cáncer, ni uno más ni uno menos, pero no hemos encontrado ninguna evidencia que sostenga esa información. 

A vueltas con la leche entera, ¿es buena o es mala?

Nos habéis preguntado esto de distintas formas, básicamente siempre con la misma duda: ¿es la leche entera mejor o peor que la desnatada? La duda viene tras años pensando y oyendo que las grasas saturadas no son especialmente saludables para el cuerpo ya que aumentan los niveles de colesterol, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el sobrepeso y que por tanto cuantas menos tomemos, mejor. Puesto que la leche desnatada contiene menos grasa que la entera, de ahí viene la recomendación tradicional.

via GIPHY

Sin embargo, esto no es necesariamente cierto. Varios estudios han señalado que las grasas presentes de forma natural en los alimentos que creíamos tan malas realmente no lo son tanto (aunque sí sigue siendo recomendable evitar todo lo posible las grasas trans hidrogenadas), ni están directamente relacionadas con el sobrepeso o las enfermedades cardiovasculares, incluidas las saturadas. Su consumo forma parte de una dieta saludable y de hecho son necesarias como fuente de energía y para muchos procesos habituales de nuestro cuerpo.

La grasa de la leche, en concreto, parece tener un efecto protector para la salud: consumir tres raciones diarias o más de leche y lácteos está relacionado, según un estudio, con menos problemas cardiovasculares y menor mortalidad, y el efecto es más pronunciado si la leche y los lácteos son enteros. 

Así que la leche entera podría ser, de hecho, mejor que la leche desnatada, pero en cualquier caso, cada vez está más claro que no es peor

¿Es el reiki una pseudoterapia?

Sí, sin ninguna duda, el reiki es una pseudoterapia basada en principios científicos sin ninguna base. 

El reiki, y el similar toque terapéutico, está basado en la idea de que existe una energía vital, proveniente de la medicina tradicional china (como la acupuntura), de la que depende el estado general de nuestra salud. Cuando se desequilibra, enfermamos. Así que los que practican el reiki utilizan sus manos, a veces tocando el cuerpo y a veces sin llegar a tocar, para reorientar y reequilibrar esa energía y así sanarnos.

via GIPHY

Nada de todo esto ha sido demostrado ni concuerda con nada de lo que se sabe y se ha demostrado sobre la fisiología humana. No hay evidencias de esa supuesta energía vital modificable ni el reiki ha demostrado tener ningún efecto más allá del placebo que provocan en los pacientes que tratan.

De hecho, el reiki fue cuestionado en su base por un famoso experimento realizado en 1998 por Emily Rosa, una niña de 9 años, la persona más joven en publicar un paper científico. En su experimento, Emily se situaba tras un biombo que la ocultaba de la vista de un practicante de reiki, al que pedía que extendieses las manos y determinase sobre cuál de ellas colocaba su mano a la distancia a la que normalmente maniobraría en una sesión de reiki. Tras repetirlo 10 veces con 21 practicantes distintos, sus conclusiones es que solo acertaban un 50% de las veces, un porcentaje atribuible al azar y que demuestra que no son capaces de percibir esa energía vital que dicen modificar.  

¡Pregunta a tu médico!

Siempre os decimos que estamos encantados de ayudaros y responder a vuestras preguntas. Pero también os decimos que, para algunas preguntas, no nos necesitáis a nosotros sino a un médico especialista que conozca vuestro caso y pueda orientaros: diagnósticos concretos, consejos de alimentación, aplicación de unos y otros tratamientos…

via GIPHY

Acudid a un médico, a dos, a tres o a los que os hagan falta hasta que resolváis todas vuestras dudas sobre cómo cuidar de vuestra salud. Para todo lo demás, recordad, ¡haceos [email protected]!


Te necesitamos para luchar contra la desinformación y la mentira en el discurso público. Contigo es más difícil que nos la cuelen. Te necesitamos: Hazte [email protected] y recibe nuestra newsletter con el maldito resumen de la semana.

HAZTE MALDITA