MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Qué suplementos son necesarios antes y durante el embarazo y cuáles no?

Publicado jueves, 3 junio 2021
Comparte
Categorías
Alimentación/Alimentos
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Hoy en día es amplia la variedad de suplementos alimenticios y complejos multivitamínicos al alcance de nuestra mano. Esta semana nos habéis preguntado por aquellos que presumen de ser útiles en el embarazo: ¿son realmente necesarios? Es cierto que, durante la gestación, es importante el aporte de determinados nutrientes que garanticen el bienestar de la madre y el correcto desarrollo del futuro bebé y, en ocasiones, la dieta habitual no es suficiente. Puede ser el caso, según este documento de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), del yodo o el ácido fólico, entre otros. También el hierro puede necesitar un suplemento en caso de anemia.

La mayoría de los nutrientes necesarios antes y durante el embarazo pueden obtenerse de una dieta saludable y variada. Por eso, salvo excepciones, como la suplementación de ácido fólico de forma pre-concepcional, los suplementos deben estar pautados por un profesional sanitario. Como señala el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, “los pacientes deben ser evaluados con respecto a su dieta y suplementos vitamínicos para confirmar que cumplen con las cantidades diarias recomendadas de calcio, hierro, vitamina A, vitamina B12 , vitamina B, vitamina D y otros nutrientes”.

Sofía Fournier, ginecóloga y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, explica a Maldita.es que los suplementos no tienen por qué ser necesarios pero, en muchas ocasiones, sí son recomendables. “Lo importante, desde luego, es tener unos niveles determinados de vitamina D, niveles óptimos de ácido fólico, suplementar con hierro si hay una anemia (que es algo muy típico en el embarazo), y garantizar unos niveles adecuados de yodo, para regular el tiroides”. El resto de componentes que puede haber este tipo de suplementos vitamínicos para el embarazo no es tan imprescindible, según la ginecóloga. 

La experta señala que, con la dieta habitual, es difícil, por ejemplo, tener niveles adecuados de ácido fólico. En mujeres sin factores de riesgo de tener un hijo con defectos del tubo neural (estructura que dará lugar al sistema nervioso central del bebé), la SEGO aconseja seguir una dieta con alimentos ricos en folatos y la suplementación diaria con un preparado multivitamínico con ácido fólico (0,4-1 mg) desde al menos dos o tres meses antes de la concepción y a lo largo de todo el embarazo y el período posparto. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) coinciden en esta recomendación. 

“La razón de que se administre ácido fólico de forma pre-concepcional es porque el tubo neural comienza a cerrarse alrededor del día 28 de gestación, cuando a veces ni siquiera se sabe si se está embarazada”, señala a Maldita.es la dietista-nutricionista materno-infantil Anabel Moyano. 

La SEGO también recomienda que embarazadas y lactantes ingieran alimentos ricos en yodo, fundamentalmente lácteos y pescado, y usen sal yodada. “Cuando, como en España, menos del 90% de los hogares consumen sal yodada, es necesario fomentar su utilización y realizar una suplementación farmacológica con yoduro potásico en los grupos de población que son más vulnerables, como son las mujeres embarazadas y lactantes”, indica el documento. “Según las evidencias científicas disponibles, se debería suplementar con 200 μg/día sin dejar de consumir sal yodada”, aconseja Moyano. 

La suplementación de calcio, hierro o vitamina A se recomienda cuando se considera que el aporte a través de la dieta es insuficiente.

Moyano recuerda que hay quienes utilizan preparados de micronutrientes múltiples, con varias vitaminas y minerales. Pero... ¿son realmente necesarios? “Lo cierto es que los estudios sugieren no suplementar con complejos multivitamínicos antes ni durante la gestación (hablamos siempre de nuestro entorno; en países en vías de desarrollo esto es totalmente diferente)”, señala la dietista-nutricionista. “En mi opinión, solo deberíamos suplementar aquello de lo que carecemos, revisando primero alimentación, hábitos de estilo de vida… No es un ‘no’ rotundo, sino que se debe individualizar, valorando de forma personalizada los niveles de otros nutrientes importantes”, afirma.

La conclusión de Moyano es que, aunque en etapas como el embarazo puede ser necesaria la suplementación de determinados compuestos, "no debemos descuidar ni olvidar la alimentación": "Lo ideal es seguir consumiendo alimentos que sean fuente de ácido fólico (vegetales de hoja verde, frutas, legumbres, frutos secos, cereales integrales) y yodo (sal yodada, pescado y marisco, productos lácteos), tener una adecuada exposición solar (vitamina D) y cuidar el resto de hábitos de estilo de vida, como el ejercicio físico y el descanso”.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes la maldita Sofía Fournier.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapppréstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.