MENÚ
MALDITA CIENCIA

El alcohol y las bebidas alcohólicas: bulos y mitos que te están intentado colar

Publicado domingo, 11 abril 2021
Comparte
Categorías
Alimentación/Alimentos
Recursos utilizados
Literatura científica

Cada año el 15 de noviembre se celebra el Día Mundial sin Alcohol, con la idea de concienciar sobre los efectos perjudiciales de consumir alcohólico. En torno a esto existen muchos bulos y desinformaciones que merece la pena aclarar.

Antes de nada, lo primero: lo mejor para la salud es no beber ni una gota de alcohol.

Tomar una copa de vino al día no es bueno para la salud

Las evidencias disponibles apuntan a que esto no es verdad: tomar una copa de vino diaria no ha demostrado ser buena para el corazón ni tener otros efectos positivos a nivel cardiovascular.

Entonces, ¿por qué se escucha tanto esto? Entre las sustancias que componen el vino, se encuentra el resveratrol, que se ha relacionado con un freno al envejecimiento. Según varias investigaciones, el resveratrol podría tener efectos beneficiosos en el rejuvenecimiento celular. Sin embargo, esos resultados corresponden a estudios hechos con cultivos celulares y con ratones. Nada de esto ha sido todavía comprobado en humanos.

En 2016, la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs explicaba que, para garantizar algún tipo de beneficio de alguna forma relacionado con el consumo de alcohol, lo más eficaz es la abstinencia. De hecho, existen diversas evidencias científicas de que el alcohol (aún sin abusar de él) está estrechamente relacionado con el riesgo de desarrollar diversos tipos de cáncer

Puedes leer más en este artículo sobre el vino y la salud.

Una cerveza diaria no alarga la vida

Ya hemos visto que en el caso del vino no es cierto, pero, ¿qué pasa con la cerveza? Nos tememos que tenemos malas noticias. Este bulo se originó a partir de un estudio que vio que en el caso del alcohol los daños en el ADN se ven claramente en el caso del consumo bajo o alto, pero no en el consumo moderado, una o dos bebidas al día. Esto se acabó convirtiendo en "Dos cervezas al día rejuvenece y alarga la vida".

Los propios autores del estudio aclararon que probablemente esta asociación se deba a que "los abstemios a menudo lo son por trastornos médicos crónicos o problemas previos con sustancias, lo cual podría ser en parte el motivo de esos efectos sobre el envejecimiento que vemos en los niveles más bajos del consumo de alcohol". También explican que es muy probable que el supuesto efecto protector del consumo moderado de alcohol no venga del alcohol sino "efecto secundario de hábitos saludables que se dan en personas que beben de forma moderada".

Te contamos más en este artículo sobre este estudio de la cerveza y daños del ADN y en esta ampliación.

Una copa de vino no equivale a una hora de gimnasio

Volvemos de la cerveza al vino. De nuevo, como os podéis imaginar, malas noticias. Se trata de un bulo muy común en internet, que lleva varios años circulando y que periódicamente vuelve a ponerse en movimiento.

Surge de un estudio científico publicado en 2012 que, como suele ocurrir en estos casos, no dice lo mismo que los titulares. El estudio se trata de un trabajo para determinar el efecto del resveratrol, un compuesto presente en el vino tinto, sobre algunas funciones del cuerpo durante el ejercicio físico en ratas. Para lograr en humanos la misma dosis que se dio a estas ratas una persona de 70 kilos tendría que beberse unos 730 litros de vino al día.

Te contamos más en este artículo sobre este bulo del vino y el gimnasio.


¿Ayuda el tequila a adelgazar?

Cerveza, vino y ahora le toca el turno a algo más fuerte: la tequila. Circulan por la red artículos que aseguran que, según un estudio científico, el tequila ayuda a bajar de peso. Estamos una vez más ante titulares que exageran y sacan de contexto las conclusiones de la investigación.

El estudio analizó el efecto de las agavinas, los azúcares del agave, la planta que se utiliza para hacer el tequila, sobre los niveles de glucosa en ratones. Lo que hicieron fue añadir estos azúcares al agua que bebían los ratones, pero no les dieron tequila en ningún momento.

Te contamos más en este artículo sobre los supuestos efectos del tequila. Y aquí te contamos que, de hecho, el alcohol engorda y que las calorías que aporta no llevan acompañado ningún nutriente interesante para el cuerpo.

El alcohol no es un buen digestivo y puede tener efectos perjudiciales para el estómago

Junto a esa caña de cerveza que supuestamente quita la resaca el día de después de una noche de jarana (cosa que no funcionará, por mucho que te empeñes), este es otro de los rumores más populares relacionados con el alcohol. Sentimos decepcionarte de nuevo, pero no: el alcohol no es un buen digestivo

"Tradicionalmente estas bebidas se toman tras comidas en las que suele estar presente el alcohol en forma de vino o de cerveza. Si el alcohol fuese digestivo, ¿por qué un chupito de licor de hierbas debería tener más efecto al final de la comida, que el vino que has ido bebiendo durante toda ella?", plantea el dietista-nutricionista Daniel Ursúa. "Esta leyenda del licor digestivo viene del origen vegetal de muchos de estos licores y es la excusa perfecta para darle la puntilla a tu estómago", añade, antes de volver a dejar claro que el alcohol no tiene relación con este beneficio en la digestión.

En palabras de Eugenio Freire, cirujano general y digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), que el alcohol sea digestivo "no es cierto". "El alcohol etílico es irritante para la mucosa gástrica, además de otros efectos perjudiciales para otros órganos  y sistemas como el hígado o aparato cardiovascular. El efecto 'digestivo' es una falsa percepción", aclara a Maldita Ciencia.

El alcohol no hace que entremos en calor, sino todo lo contrario

Nuestro cuerpo tiene sus propios mecanismos para regular la temperatura y el alcohol interfiere en ellos, según el dietista-nutricionista Daniel Ursúa. Ante una situación de frío, “el cuerpo va a priorizar mantener la temperatura de los órganos internos”. 

“El mecanismo más evidente es que, cuando tenemos frío tiritamos y temblamos. De esta forma, nuestro cuerpo conserva o aumenta la temperatura central”, afirma. Pero el alcohol “actuaría eliminando este mecanismo, por lo que nos expone más a una bajada generalizada de temperatura”.

Otro de los mecanismos que utiliza nuestro cuerpo para mantener la temperatura de los órganos internos consiste en “reducir el caudal sanguíneo en las zonas más expuestas”. Es decir, las manos, los pies o la cara. 

Ursúa explica que el alcohol “abre ese caudal a los miembros externos dándonos la sensación de aumento de temperatura”. Este aumento “no es real, puesto que se está bajando la temperatura central del cuerpo, lo que puede acabar en hipotermia”. 

Esto ocurre porque el alcohol es vasodilatador. Dilata los vasos sanguíneos periféricos, lo que hace que se pierda calor (si no sentimos frío es por el efecto sedante sobre el sistema nervioso).

¿Tiene beneficios la cerveza sin alcohol?

¿Qué ocurre si lo que consumimos es cerveza sin alcohol? Hay un estudio reciente de la Universidad de Castilla-La Mancha, publicado en la revista Nutrients, que revela que la cerveza sin alcohol tiene efectos antioxidantes que podrían proteger frente enfermedades neurodegenerativas. Es decir, los resultados de la investigación evidencian que los componentes de la cerveza (como el lúpulo, la cebada o el maíz), por sí solos y sin la presencia de alcohol, pueden resultar beneficiosos para la salud, como han demostrado otros estudios como este.

Así que en el Día sin Alcohol, si queremos brindar con algo, lo mejor es una cerveza 0,0.


Primera fecha de publicación de este artículo: 07/03/2020

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.