MENÚ
NEWSLETTER FLIPBOARD

Por qué las cuentas troll, fake o parodia pueden ser desinformadoras

Publicado jueves, 11 marzo 2021
Comparte

Las cuentas troll o las cuentas parodia en redes sociales pueden ser generadoras de bulos y desinformaciones. No obstante, tenemos que tener en cuenta que ambas no son sinónimos.

Marcelino Madrigal, experto informático en el análisis de redes, explica a Maldita.es que una cuenta parodia lo que pretende es “hacer y humor” y están reguladas en redes sociales para evitar la suplantación. Estas, según las reglas de Twitter, deben indicar explícitamente en la biografía que se trata de una cuenta fake, parodia o falsa. Para Carlos Sánchez Almeida, abogado de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), estas persiguen un fin artístico o de parodia, de acuerdo con el artículo 39 de la Ley de Propiedad Intelectual.

Sin embargo, no siempre reparamos si la cuenta se describe como parodia cuando compartimos un contenido de uno de estos perfiles, lo que hace que podamos creer que tales afirmaciones han sido publicadas por la cuenta real a la que parodia, convirtiéndose en desinformación. 

Estas cuentas se caracterizan, la mayor parte de las veces, por tener características muy similares a otra cuenta ya existente: como la foto de perfil, el handle (el nombre que va después de la @ en plataformas como Twitter) o detalles de la biografía, e incluso el nombre del usuario.

En cambio, una cuenta troll, según Madrigal, lo que pretende es “producir daños y amenazas” y, en ocasiones, también generar desinformaciones. Por lo general, son cuentas “dañinas y nocivas” y pueden atacar en todas direcciones o en una sola dirección, indica el experto informático. Sánchez Almeida, añade que estas no persiguen un fin artístico o de parodia, y no serían "perseguibles" por la justicia si no "comete un delito de ciberacoso, contra la integridad moral o un delito de odio, entre otros".

Los trolls como elementos desinformadores ya están siendo tratados en estudios, como el realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de València y la Universidad Sorbonne Paris Nord, el cual ha tratado de identificar trolls rusos en Twitter, y explica que estos “son una de las principales fuentes de mensajes en línea de odio, falsos y engañosos” utilizados en ocasiones para difundir “tweets de incitación y, como consecuencia de ello, se engaña a la audiencia”. Asimismo, el estudio considera un desafío la identificación de estas cuentas, puesto que ocultan la identidad. Otro estudio es el publicado por el American Journal of Public Health, que analiza cómo los bots y trolls rusos pueden tener “un efecto significativo en las comunicaciones online sobre vacunación”.

Bulos y desinformaciones que nos han colado cuentas troll y cuentas parodia

En Maldita.es son múltiples los bulos y desinformaciones que hemos desmentido relacionados con contenidos que han sido difundidos por este tipo de cuentas. Recientemente, tras la celebración de las elecciones al Parlamento de Cataluña, el pasado 14 de febrero, comenzaron a difundirse tuits de una cuenta troll que se hacía pasar por @GobiernoAlerta, la cuenta que te avisa cuando un político deja o comienza a seguir a alguien en Twitter. Los tuits de la cuenta parodia, a pesar de que esta advertía en su biografía de que se trataba de una cuenta de este tipo, se convirtieron en bulos y desinformaciones que fueron creídas y compartidas por usuarios de la red social, como el que decía que Toni Cantó había dejado de seguir a Ciudadanos o el que afirmaba que Salvador Illa había comenzado a seguir e ERC.

También hemos visto en estos días previos al Día Internacional de la Mujer cómo capturas de tuits de otra cuenta parodia, @EnfurecidaMujer, un perfil que ya no está activo, se están difundiendo en diversas redes sociales afirmando que se trata de una feminista real que comparte contenidos como “me niego a tener sexo con ningún tío es mi venganza por años de humillaciones por ser mujer” o que “si te masturbas pensando en mí, me estás violando”. Pero, como decimos, era un perfil fake, como se advertía en la biografía.

Otras cuentas parodia que se hacen pasar por políticos también han publicado contenidos que se han convertido en desinformaciones. En Maldita.es ya hemos desmentido varios bulos de la cuenta fake de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Asimismo, en Maldita.es también hemos advertido de otros contenidos publicados por trolls, como es la cuenta de Jacinta Rebolledo, un perfil que se hace pasar por una persona afín a Podemos que ha difundido distintas desinformaciones y bulos que ya hemos desmentido en Maldita.es. Esta cuenta, utiliza el logo del partido en su perfil y se describe como progresista, antifascista o feminista, por lo que, en principio, es difícil identificarla como troll, al contrario de lo que ocurre con una cuenta parodia o fake

Otras desinformaciones difundidas por una cuenta de este tipo son las afirmaciones que decían que “el Tribunal de Estrasburgo” daba “la razón a la familia de Francisco Franco” y que el dictador “podrá volver al Valle de los Caídos o ser enterrado en la Almudena como quería la familia”. Sin embargo, era un bulo: para afirmar eso se basaban en una cuenta de Twitter falsa, autodenominada “troll”, que se hacía pasar por el medio elDiario.es.

Cómo identificar una cuenta parodia o fake:

En ocasiones, no se indica explícitamente que una cuenta es parodia, por lo que estaría incumpliendo las reglas de Twitter. Por ello, es importante que tengas en cuenta determinados aspectos antes de compartir un contenido del que no estás seguro que sea cierto:

  • Comprueba si , efectivamente, es una cuenta parodia. Como decimos, las cuentas que suplantan a medios o a personajes políticos deben indicar explícitamente que se trata de una "parodia",  “fake” o “troll”, “falsa”, etc. Busca si la cuenta ha explicado que se trata de un contenido de humor en su biografía.
  • Asegúrate de que la cuenta desde la que se tuitea sea la que dice ser. Es posible que te encuentres con un tuit con un handle (lo que va después del @) muy parecido al del medio o persona que está suplantando, pero si cambia una sola letra o número ya no es la misma: por ejemplo, utilizan un 0 en lugar de la letra O, o la “i” mayúscula (I) por una “ele” minúscula (l), y a simple vista es fácil que nos la cuelen.
  • Fíjate si la cuenta del político, personaje o medio está verificada con el tick azul. Si no lo está, busca si existe otra cuenta de esa persona o medio verificada.

Por último, aunque no es fácil identificar si una desinformación ha sido publicada por un troll, ten en cuenta, si te llega un contenido de un supuesto medio de comunicación que te hace dudar, busca si lo están publicando otros medios y, ante la duda, mejor no compartas. También puedes enviarnos el contenido a nuestro servicio de chatbot de WhatsApp (+34 644 229 319), para que lo verifiquemos.


Primera fecha de publicación de este artículo: 11/03/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.