El 19 de enero el presentador de Salvados, Jordi Évole, publicó un tuit en el que alababa a la ONG "Proactiva Open Arms" mientras denunciaba que Europa no hace nada ante las muertes en el Mediterráneo:

¿Qué hace Europa para evitar que más migrantes se ahoguen no el Mediterráneo? ¿Es suficiente?

A este tuit la cuenta de prensa de la representación de la Comisión Europea en España contestó con un hilo en el que exponía varios datos de las acciones europeas, a lo que Évole contestó con una chirigota:

En Maldita.es hemos recogido los datos de la actuación europea en el Mediterraneo para que tú decidas si es suficiente o no. En 2016 la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas, UNHCR, anunció que ese mismo año (a falta de dos meses para su fin) se había batido el récord de muertes de refugiados y migrantes. En los cinco primeros meses de 2017 casi se dobló el ratio de mortalidad, pasando del 1,2% al 2,3%.

Según la Organización Internacional para la Migración de Naciones Unidas desde 2014 más de 22.500 migrantes han muerto o desaparecido y más de la mitad de ellos lo han hecho en el Mediterráneo. Si bien la entrada de migrantes por Grecia se redujo debido al acuerdo con Turquía, la mortalidad ha aumentado al hacerse más común el uso de la ruta hacia Italia, la más peligrosa.

Ante esta situación diversos países de la Unión Europea han establecido diferentes iniciativas y operaciones. Italia comenzó el 18 de octubre de 2013 la Operación Mare Nostrum, que estuvo en vigor hasta el 31 de octubre de 2014 y que fue aplaudida por la Organizacion Internacional para las Migraciones, que considera que gracias a ella unos 150.000 migrantes han podido llegar de forma segura a Europa.

Esta operación fue sustituída por la Operación Tritón, cuyo fin es primordialmente la seguridad en la frontera y que está comandada por Frontex, la Agencia de Seguridad Fronteriza de la Unión Europea. La operación, bajo control de Italia, tiene la colaboración de 15 naciones europeas, tanto miembros de la UE como no miembros: Croacia, Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia, Alemania, Países Bajos, Francia, España, Irlanda, Portugal, Austria, Suiza, Rumanía, Polonia, Lituania y Malta.

También se ha establecido la Operación Poseidón, apoyo de Frontex a Grecia; y se han realizado las operaciones Minerva e Indalo, de apoyo a España. En 2015 se estableció la EUNAVFOR MED, también llamada Operación Sofía, una operación militar con la que la Unión Europea tiene como objetivo desmantelar las redes de tráfico de inmigrantes en el Mar Mediterráneo y bajo la cual se ha detenido a casi 2.500 sospechosos de tráfico y trata de personas y se han incautado más de 470 embarcaciones. El 25 de julio de 2017 se prorrogó el mandato de la misión hasta el 31 de diciembre de 2018 y el 1 de septiembre España pasó a liderar la misión con el BAC Victoria, prorrogando la participación de 250 efectivos el 28 de diciembre. Asimismo la Comisión nos confirma que financia las operaciones de la OIM y ACNUR y sus iniciativas de reasentamiento para refugiados.

Los resultados de estas actuaciones que comparte la Comisión Europea son los siguientes:

 

 

A su vez los Estados Miembros de la Unión Europea concedieron asilo a 724.000 refugiados. Como comparativa, EEUU asiló a 117.000 personas.

 

 

Sin embargo, Frontex también ha mostrado posiciones polémicas: en 2017 su director, el francés Fabrice Leggeri, admitió que el 40% de las operaciones de rescate que se realizan en el Mediterráneo son llevadas a cabo por ONGs (el 35% en el primer semestre de 2016, según datos de MSF). También consideró que a causa de esos rescates se beneficia a los traficantes de personas y redes criminales ya que algunas no cooperan en la comprobación del origen de esos migrantes.

Ante estas declaraciones, el Viceministro Italiano de Exteriores acusó a Frontex de crear una cierta controversia engañosa y Médicos Sin Fronteras consideró que eran acusaciones extremadamente serias y dañinas y que su acción humanitaria no es la causa sino la respuesta a una crisis debido al fracaso de la UE y Frontex a la hora de reducir el número de reducir las muertes en el mar.

Durante este mes de enero Leggeri afirmó que "las operaciones de rescate son una obligación de todos los que están en el mar y algo que nos tomamos muy en serio. En 2016 medios de Frontex contribuyeron al rescate de 90.000 personas en Italia y Grecia, 35.000 personas en 2017".

Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con el Gabinete de Prensa de Médicos Sin Fronteras, donde nos han confirmado que ha habido una reducción cuantiosa en el número de llegadas de migrantes a Italia desde julio del 2017, lo que ha producido que la ONG disminuya de tres a uno los barcos destinados a las operaciones de búsqueda y rescate en aguas internacionales, operaciones que son coordinadas por la Guardia Costera italiana que decide cuándo y cómo actuar.