MENÚ
MALDITA EXPLICA

Día Internacional de la Fotografía: cómo se usan para desinformar y qué hacer para que no te la cuelen

Publicado jueves, 19 agosto 2021
Comparte

Este 19 de agosto se celebra el Día Internacional de la Fotografía y en Maldita.es hemos comprobado que este es uno de los formatos de desinformación por el que más nos preguntáis en el día a día. Ya sean en forma de montajes, manipuladas o sacadas de contexto, las imágenes son uno de los contenidos con los que más fácil nos pueden engañar. Por ello, te contamos cómo evitarlo y cómo verificarlas te puede ayudar no sólo a que no te cuelen un bulo sino también a que no te timen.

La observación, la herramienta clave para la que no se necesitan conocimientos tecnológicos

En Maldita.es siempre os hablamos de algunas herramientas tecnológicas de las que nos podemos servir para saber si una fotografía ha sido o no manipulada. Muchas de ellas las tenéis disponibles en nuestra caja de herramientas pero una que no podemos incluir y que todos nosotros tenemos es la observación. Esta es clave para detectar los bulos y desinformaciones y para desarrollarla lo único que debemos hacer es detenernos, fijarnos y preguntarnos si hay algo raro en las imágenes. 

Un ejemplo: ¿No te parece sospechosa esta imagen? ¿Quizás la bandera está colocada de forma demasiado “heróica”? ¿Si hacía tanto viento para que la bandera ondease de esa manera tan perfecta por qué las otras banderas que cuelgan de los balcones de atrás no están en movimiento también? ¿No está demasiado saturado el color de la bandera? Estas son algunas de las preguntas que puedes hacerte y que ayudan a cuestionar la veracidad de la fotografía. Si después realizamos una búsqueda inversa de imágenes comprobamos que, efectivamente, la captura está manipulada y en la original no aparecía ninguna bandera. Pero únicamente con la observación ya estarás consiguiendo un primer filtro.

La importancia de la búsqueda inversa y cómo puede ayudarnos a no ser víctimas de un timo

Seguro que no es la primera vez que escuchas hablar de la búsqueda inversa de imágenes. De hecho, en Maldita Tecnología ya os explicamos cómo se calcula la similitud entre dos imágenes y qué tecnología hay detrás de la comparación de imágenes en internet. Con esta herramienta que ofrecen varios buscadores (Google, Yandex, Bing o TinEye) puedes comprobar si una fotografía ya ha sido publicada o verificada anteriormente. El mecanismo es sencillo: debes pinchar sobre el icono de la cámara que aparece a la derecha de la barra del buscador (si no te aparece en la página principal debes pinchar sobre la pestaña “imágenes”) o introducir la URL de la imagen en nuestra caja de herramientas

De este modo, podrás comprobar, por ejemplo, que la imagen de Michelle Obama que se difundió con el pelo rapado no es real sino un montaje y encontrarás la versión original. Pero no sólo eso. También serás capaz de comprobar si te están intentando timar o no. Basta con hacer una búsqueda inversa de imágenes en Google para comprobar cómo las fotos de un supuesto piso que se alquilaba en Milanuncios en realidad correspondían a las de una vivienda anunciada en Fotocasa y que no se encontraba en Badajoz como afirmaban, sino en Málaga. 

No es el único timo que hemos descubierto en Maldita.es gracias a la búsqueda inversa de imágenes. Tanto en Tinder como en Telegram los timadores roban las fotos de modelos o influencers para hacerte creer que tienen una vida que no es la suya y después pedirte dinero, ya sea para hacer una inversión deportiva (como en el caso de Telegram) o para resolver “un problema” que le ha surgido (como en Tinder). También hemos visto cómo en otros timos te engañan utilizando imágenes de discapacitados que, a través de una búsqueda inversa de Google, encontramos publicadas en webs rusas.

Aunque la búsqueda inversa de imágenes facilita el trabajo cuando tratamos de buscar la fotografía original, es importante prestar atención a los resultados que arroja y fijarnos bien en que las fuentes que comparten la captura sean oficiales ya que hay montajes que se mueven desde hace tiempo de forma incorrecta.

Igualmente hay que andar con mucho ojo porque que la búsqueda inversa de imágenes no nos ofrezca resultados no significa que la imagen no sea un montaje: a veces las fotografías están tan manipuladas que los buscadores no reconocen la captura original de la que procede. En estos casos vuelve a entrar en acción la observación y debemos fijarnos en si las capturas contienen zonas emborronadas, desperfectos, ondas sospechosas o recortes mal realizados. Un ejemplo de ello son las fotos de perfil que utilizan algunas cuentas trols de las que os hemos hablado en Maldita.es.

¿Y si la búsqueda inversa no arroja resultados y la imagen no parece sospechosa?

Si algo hemos aprendido en Maldita.es es que la desinformación se puede mover en cualquier formato y que a veces no es sencillo verificarla. En caso de que después de un primer filtro no observes nada raro en una fotografía y utilices la búsqueda inversa de imágenes y los buscadores no ofrezcan los resultados que esperas, puedes abrir la imagen en Photoshop y probar, por ejemplo, a modificar la saturación de la foto.

Es lo que hicimos en el caso de este montaje que se difundió del exsecretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con una escopeta de caza. Si introducimos la fotografía en Photoshop, vemos que la temperatura de la cara es diferente que en el resto del cuerpo. Esto indica que la imagen ha sido manipulada y que su cara ha sido puesta en la captura con un programa de edición fotográfico. Así lo podemos comprobar tras encontrar la imagen real de Iglesias en la que, en realidad, se encontraba con Oriol Junqueras.

También puedes utilizar una herramienta específica para este tipo de técnica llamada fotoforensics.com que utiliza el análisis forense para medir el nivel de error de análisis (ELA, por sus siglas en inglés) e identificar las áreas de la imagen que han sido manipuladas.

¿Te han dicho que una imagen se ha tomado en un lugar concreto pero no terminas de fiarte? Herramientas como Google Maps o Google Earth son tus aliados

Como decimos, ya sean manipuladas o sacadas de contexto las imágenes son un formato con el que es fácil que nos la cuelen. No es lo mismo que nos digan que una fotografía fue tomada en 2011 en Egipto a que, coincidiendo con la oleada de protestas en contra del Gobierno, nos digan que esa misma fotografía es actual y que se ha realizado en Cuba. El sentido cambia por completo y para ello nos podemos ayudar de herramientas como Google Maps, Google Street View y Google Earth.

Por ejemplo, tras la entrada de los talibanes en Kabul, capital de Afganistán, se ha difundido una imagen en la que varias mujeres tapadas van atadas y llevadas por un hombre en la calle. En este caso, a través de Google Street View podemos localizar la imagen y comprobar que no ha sido tomada en Afganistán sino en Parliament Square, en Londres.

En el caso de la geolocalización, una vez más la observación es crucial para determinar la ubicación de una foto: fíjate en las matrículas, en los nombres de los comercios, en el mobiliario urbano, en la vestimenta de las personas... cualquier elemento puede ser una pista que te sirva de ayuda.

Otra clave que te puede ayudar a geolocalizar una foto es el tiempo atmosférico. Por ejemplo, imagina que has recibido una foto tomada supuestamente en Kabul (Afganistán) el 16 de agosto. Para comprobar si realmente fue tomada en ese lugar, puedes comparar el tiempo que hace en esa imagen con el que hacía realmente en ese lugar y momento concreto. ¿Cómo lo hacemos? Con herramientas como Wolfram Alpha o Sun Calc (incluidas dentro de nuestra caja de herramientas).

En todo caso, utilices o no estas herramientas, si recibes una captura o una imagen sospechosa, siempre puedes enviárnosla a nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 229 319) para que la verifiquemos. 


Primera fecha de publicación de este artículo: 19/08/2021