MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

Micropagos, compras y fraudes en los videojuegos: qué son y cómo proteger a los menores

Publicado
Claves
  • Los videojuegos han ido incorporando en los últimos años diferentes formas de monetización que permiten cambiar dinero por contenido
  • Estos pagos pueden suponer riesgos, como que los más pequeños de la casa gasten dinero real sin ser conscientes de ello
  • Para evitarlo se pueden usar las herramientas de  control parental y las clasificaciones del código PEGI
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Observación
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

En diciembre de 2022 la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos sancionó a Epic Games, responsable de Fortnite, con una multa de 520 millones de dólares (aproximadamente 489 millones de euros) por violar la privacidad de los jugadores menores de edad, así como por establecer una serie de “patrones oscuros” (estrategias basadas en la experiencia del consumidor para engañarles a hacer compras no deseadas) para inducir al pago a “millones de jugadores”, incluyendo niños y adolescentes. Una cifra récord para la agencia.

Pese a que el juego de Epic Games es uno de los más populares entre los jóvenes y menores de edad, no es el único caso en el que estos se ven expuestos a compras y micropagos en productos digitales sin el conocimiento de sus padres, a situaciones de acoso en espacios virtuales, o a prácticas polémicas como las loot boxes o cajas botín, cuya regulación se está estudiando en nuestro país. Por el día de la Internet Segura os dejamos diferentes consejos para que los más pequeños de la casa puedan divertirse evitando los peligros de la red.

Micropagos y compras en los vídeojuegos, ¿qué son y cómo funcionan?

Que si loot boxes, que si skins, que si battle pass. El lenguaje y la terminología que emplean los videojuegos puede ser un poco desconcertante si no estás metido en este mundo. A la vez que la industria del mundo del videojuego va creciendo, también va cambiando la forma en la que las compañías deciden monetizar sus productos. Lejos quedaron los tiempos en los que únicamente había que pasar una vez por caja: las compras integradas están a la orden del día en muchos juegos. Por ello, es importante saber si un videojuego incluye esta posibilidad, especialmente si van a jugar menores de edad.

Para ello hay varias maneras. La principal es fijarnos en el código PEGI (Pan European Game Information), que no sólo tiene una clasificación recomendada por edades (si un juego es recomendado para mayores de tres años, de siete, si está dirigido a un público adulto…), sino que también señala si un videojuego incluye compras a través de un símbolo.

Este código lo podemos encontrar tanto en las cajas, si compramos el juego en físico, como en las tiendas virtuales, como la Play Store, la App Store, o las propias de cada videoconsola. Por ejemplo, en la Play Store de Google hay que pulsar en el icono del código PEGI para que nos dé más detalles sobre si el juego incluye este tipo de compras, mientras que en otras consolas como la Nintendo Switch muestran esta información de forma más explícita en la tienda digital para tomar una mejor decisión en el momento de su compra.

Información sobre el código PEGI en la Google Play Store
Información sobre el código PEGI en la eShop de Nintendo Switch

Sin embargo, esta indicación es muy general y no detalla en concreto qué compras permite cada videojuego. No es lo mismo que se pueda comprar un producto cosmético puntual (por ejemplo, una skin, que es una vestimenta para los personajes), que una suscripción a un servicio o un objeto aleatorio. Estas son las principales compras que se realizan dentro de un videojuego, en base a su modelo económico:

  • Compra única o one-time purchase: son pagos que se efectúan sólo una vez (es decir, no se renuevan ni suponen un servicio de suscripción), en los que compras un determinado contenido (generalmente elementos cosméticos) que es propiedad del jugador para siempre.
  • Pagos por mejoras temporales: suelen ser pagos por una bonificación que permite avanzar en el juego durante una ventana en el tiempo, como multiplicadores de experiencia o vidas extra.
  • Pago por pases de temporada: es un modelo híbrido. A través de un pago se gana acceso, por tiempo limitado, a la posibilidad de desbloquear bonificaciones temporales y elementos cosméticos permanentes según la progresión del jugador. Es decir, el jugador cumple una serie de retos y, cuando se acaba esa “temporada” (periodo de tiempo que dicte el juego, generalmente de un par de meses), se queda con los elementos que ha ido desbloqueando, pero tendrá que volver a pagar si quiere repetir la operación en la siguiente temporada. Es el modelo que emplean juegos como Fortnite.
  • Pago por servicios de suscripción: al igual que Netflix o HBO, empresas como Microsoft o Sony permiten un servicio de suscripción que permite jugar a los juegos de su plataforma mientras esté activa. Se suelen renovar automáticamente.

¿Cómo se paga en un videojuego y cómo se puede controlar el gasto?

Este tipo de compras normalmente no se obtienen a través de pago directo, sino a través de las propias divisas de cada juego. Por ejemplo, Fortnite permite adquirir su propia moneda, los PaVos, a cambio de dinero real. Por 7,99€ podremos comprar 1000 PaVos, y por 950 PaVos podremos acceder a su pase de batalla.

La saga deportiva FIFA también posee un sistema similar, en el que a través de FIFA Points los jugadores pueden adquirir sobres aleatorios con jugadores o participar en desafíos para desbloquear contenido del juego.

Hay diferentes maneras de comprar estas divisas, y también mantener el control de lo que los más pequeños pueden o no gastar. La manera más directa es comprar tarjetas físicas de prepago en tiendas especializadas, que posteriormente pueden ser canjeadas en las tiendas virtuales. Las principales tiendas virtuales como las de Nintendo, Playstation, Microsoft o Steam venden estas tarjetas, y algunos videojuegos como Fortnite también ofrecen esta posibilidad.

La otra opción es vincular nuestra tarjeta de crédito con la cuenta de la tienda virtual. Aunque es una opción que permite hacer compras de manera mucho más rápida, corremos el riesgo de que se puedan hacer compras sin control, algo especialmente peligroso para los más pequeños de la casa.

Aunque plataformas como Epic Games han instaurado mecanismos como un límite diario de 100 dólares para las cuentas que se identifiquen como menores de 13 de años, son las herramientas de control parental, de las que ya os hemos hablado en Maldita.es, las que nos van a permitir restringir estas compras y controlar los gastos en las tiendas virtuales.

Como hemos detallado, estas funciones no sólo pueden limitar el tiempo que nuestro hijo pasa delante de la pantalla, sino establecer mecanismos de control y doble verificación para las compras. Aunque la activación de este sistema varía entre videoconsola, en este artículo puedes encontrar un breve resumen de cómo acceder a esta función.

Estas plataformas también ofrecen apartados de preguntas y respuestas con consejos para padres. También hay soluciones para móviles, como Family Link en dispositivos Android, y otras opciones para limitar las compras en productos de Apple. Además, Epic Games también permite establecer un límite a las compras, tanto si se juega en un ordenador como en otro dispositivo

Fraudes y timos con micropagos, y cómo evitarlos

El mundo de los videojuegos tampoco se libra de las estafas online. En los últimos años los timadores han empezado a emplear estas divisas como reclamo para sus víctimas, ya sea pidiendo los datos bancarios o robando las cuentas de los jugadores. Por ejemplo, a través de la supuesta venta de PaVos a un precio por debajo de lo normal o totalmente gratis.

Wired y The Guardian y algunas compañías de ciberseguridad como Norton y Kaspersky han alertado del riesgo de este tipo de estafas. Desde EA, responsables de FIFA, también han advertido a los consumidores de este tipo de prácticas. Internet Segura For Kids (is4K) del INCIBE recogen una serie de consejos para poder disfrutar de los videojuegos sin correr riesgos:

  • Configura los controles parentales de los videojuegos: las principales plataformas de videojuegos permiten regular los gastos que hacen los menores en los videojuegos, para que sea necesaria la autorización de un adulto para hacer compras. Desde Maldita.es os explicamos cómo hacerlo.
  • Evita el acceso a los menores de tarjetas bancarias y pagos online: para ello se pueden eliminar los perfiles de facturación o los métodos de pago en las aplicaciones que utilizan habitualmente. Las tarjetas prepago pueden ser una alternativa para comprar de forma segura.
  • Utiliza páginas y plataformas oficiales para cualquier compra relacionada con videojuegos: no hagas clic en páginas de terceros, y tampoco te fíes de las webs que emplean la imagen de estas compañías, ya que la suplantación de identidad es una práctica común en otros timos de los que hemos advertido.
Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.