Maldita Tecnología
24/02/2020

Alternativas digitales para tu día a día

¿Por qué necesitamos alternativas a muchas de las apps y de los servicios que utilizamos todos los días? Cuando usas una plataforma concreta, los datos que vuelcas en ella normalmente los maneja la empresa propietaria. Para evitar el tratamiento inadecuado de información personal que nos identifica y nos pertenece, las organizaciones civiles e instituciones que trabajan por la protección de los derechos en Internet recomiendan usar servicios alternativos que no necesiten de datos para sostenerse.

Desde Maldita Tecnología os ofrecemos un pequeño repositorio de herramientas de código abierto, de las cuales muchas se gestionan de forma colaborativa y no por una multinacional tecnológica. Algunas funcionan a través de una cuenta online (solo en una página web), otras son un programa que descargas en el ordenador y también hay apps. Es una lista que se irá actualizando conforme vayamos conociendo más.


Navegadores

Es una herramienta clave para el día a día: lo primero que abrimos en el ordenador al llegar a trabajar y con lo que buscamos la mayoría de las cosas al usar el móvil. Puede ser el mejor aliado a la hora de camuflar un poco nuestra actividad online si se elige uno más respetuoso con la privacidad y se configura adecuadamente. Descárgalos desde la página web o busca la app para el móvil en la tienda de aplicaciones:

Tor: su nombre en realidad son siglas, que se corresponden con The Onion Router, y es el navegador que elegiría cualquiera comprometido con la privacidad porque es el que garantiza el mayor nivel de anonimato. Es un software gratuito -relativamente fácil de usar- que funciona por "capas", como se llama a los servidores independientes que gestionan el tráfico de la red. De ahí recibe el nombre de "cebolla". Es tan eficaz porque la información que sale de un servidor es ilegible hasta que llega al servidor final, y aunque en ese momento pase a serlo, no se asocia con tu identidad. Por tanto, la identificación de un usuario es muy improbable. Para usarlo debes descargarte un programa concreto en tu ordenador o app en el móvil.

Mozilla Firefox: siempre está en las alternativas a los navegadores más comerciales porque sus estándares abogan por la protección de la privacidad. El punto a favor de este navegador es la cantidad de extensiones y extras que se pueden instalar para bloquear rastreadores y publicidad indeseada. Además, las opciones de configuración de navegación son amplias. Es fácil de usar, pero se recomienda desconectar los servicios de Google que vengan instalados por defecto, como por ejemplo el buscador.

Brave: su elemento clave son los bloqueadores de anuncios, pero también tiene una peculiar forma de gestionarlos: funciona eliminando los anuncios indeseados de otros proveedores y los sustituye por su propia publicidad. Como otros navegadores, es gratuito y está disponible para los sistemas operativos más comunes. Algunos abogados especializados en lo digital también lo recomiendan.


Buscadores: dónde encontrar información (que no sea en Google)

Abrir un navegador no significa abrir Google, aunque nos de esa sensación. Los buscadores son una de las herramientas que más han desarrollado su relación con la privacidad online, y que pueden seguir siendo igual de útiles cuando necesitamos buscar información en Internet:

Duck Duck Go: es la elección por excelencia de todos los repositorios de privacidad online. Los resultados de las búsquedas que ofrece provienen en su mayoría de fuentes (muchas abiertas) que están relacionadas directamente con el objeto de búsqueda. Por ejemplo, una página web especializada de música para ofrecerte recomendaciones de una canción. No usa cookies por defecto ni almacena información personal, igual que tampoco permite funcionar a los rastreadores.

Startpage: tienen un convenio con Google que les permite usar los resultados de búsqueda que ofrece la multinacional, pero implantan su propio mecanismo de publicidad. No crean perfiles de los usuarios por lo que los anuncios no están personalizados, sino que son aleatorios y por tanto no rastrean la navegación de las personas. Para navegar sin cookies ofrece una ventana de búsqueda "anónima".

Qwant: no utiliza cookies de rastreo para perfilar las búsquedas y trabaja haciendo que las consultas que haces no se asocien a la dirección IP de tu dispositivo. No almacena información personal más allá del nombre y correo electrónico si te registras o si rellenas algún formulario en relación con el buscador.

SearX: sus características son muy similares a las de Qwant, ya que no almacena información personal del usuario ni instala rastreadores en el dispositivo o usa cookies por defecto. Está gestionado por una organización francesa (La Quadrature du Net) que trabaja por los derechos y libertades de la ciudadanía en Internet. Saca los resultados de las búsquedas que haces mezclándolas entre muchas otras búsquedas en distintos navegadores (excepto Chrome), pero sin almacenar el contenido de la consulta, para que no se asocie a ti.


Mapas y navegación

Es muy probable que si no utilizas Google Maps en sustitución uses Waze, tanto para no perderte como para buscar la mejor ruta. La cuestión es que este servicio de mapas también la tienen ahora los desarrolladores de Google, por lo que si prefieres que la tecnológica no siga tus datos allá donde vas, te proponemos las siguientes opciones de fuentes abiertas:

OpenStreetMap: es un mapa colaborativo global. No utiliza métodos sofisticados como el Maps de Google o el de Bing para recopilar las imágenes de las calles sino que se usan imágenes aéreas y GPS de fuentes abiertas que pueden ir actualizándose. Los datos los va añadiendo una comunidad de usuarios formada por cartógrafos, ingenieros, activistas, etc. Lo gestiona la Fundación OpenStreetMap y de momento solo está disponible en navegadores, no hay una app.

Osmand: es un servicio de mapas offline (no tienes que estar conectado a Internet para utilizarlo). Es una aplicación de mapas creada de forma colaborativa que muestra mapas de transporte público, vías ciclistas, zonas peatonales, etc. Colabora con OpenStreetMap para la parte de cartografía. Ofrece funciones básicas en su versión gratuita, con la cual puedes descargarte hasta siete mapas.


Correo electrónico

Las alternativas a los correos electrónicos comerciales y gratuitos como Gmail, Hotmail (Outlook) o Yahoo son importantes por las multinacionales ante las que responden (Google en el caso de Gmail y Microsoft en el caso de Hotmail). La estrategia comercial que siguen estas grandes empresas es recolectar y almacenar datos con fines comerciales y publicitarios, tanto para ellas mismas como para terceros. Aquí te dejamos algunos servicios que no se valen de este mecanismo para funcionar. Y lo más importante, no leen tus mensajes:

ThunderBird: es de Mozilla, igual que el recomendado navegador Firefox. Tiene funciones específicas para proteger al usuario de fraudes como el phishing, avisando de cuándo un enlace en el que has clicado lleva a una página que no es de confianza, y también para priorizar que se eliminen los correos spam.

ProtonMail: el cifrado de extremo a extremo es su elemento estrella, sumado al hecho de que apenas pide información personal para crear una cuenta. Sus servidores están en Suiza, por lo que la legislación a la que está sujeto es muy estricta. Prioriza la seguridad de las comunicaciones: por ejemplo, si se pide cambiar la contraseña advierte de que se borrarán todos los correos previos para garantizar que no se suplanta la identidad.

Riseup: la particularidad de este servicio (además de que es gratuito), es que permite la creación de una cuenta de correo anónima, a la que no empareja datos como la dirección IP de tu dispositivo. No está gestionado por una empresa sino por una comunidad de usuarios. ¿El truco? Que para crearla necesitas una clave de invitación de alguien que ya tenga cuenta. Internet, ¡haz tu magia!


Apps de mensajería

Sustituir este servicio es más complicado debido a que no solo tenemos que convencernos a nosotros mismos de cambiar de servicio, sino a nuestra lista de contactos frecuente (sí, a tus padres también). Pero seguro que es más fácil hacerlo si decimos que muchas aplicaciones no cifran el contenido de los mensajes (por lo que está disponible para que su empresa lo vea). Además, es un canal muy susceptible para recibir mensajes de fraudes, otra razón más para usar una alternativa que afiance un poco más tu seguridad. Con todo, se recomienda utilizar varias apps según la comunicación que queramos hacer, y no solo una.

Signal: está incluida en todos los repositorios y además es la favorita para sustituir a WhatsApp y Facebook Messenger. Es una aplicación certificada por una auditoría de seguridad independiente, algo que no es muy común. Tiene un diseño bastante parecido a los servicios mensajería instantánea a las que estamos acostumbrados y también permite llamar a través de la app. Su sistema de cifrado está revisado por servicios independientes. También da la opción de configurar mensajes a elección para que desaparezcan después de un tiempo concreto y es gratuito.

Surespot: es una aplicación de código abierto que cifra la información compartida, requisito imprescindible para estar en la lista. La ventaja de esta aplicación es que al crear una cuenta para usarla no hace falta asociarla a tu correo electrónico o número de teléfono.

Telegram: se incluye en alguno de los repositorios porque es eficaz a la hora de proteger el contenido que se comparte gracias a su fuerte sistema de cifrado. Sí que ha tenido, no obstante, algún percance con sus servidores en países como Rusia o Irán, que intentaron bloquearla. La ventaja que tiene es que es un servicio que usa mucha gente (por lo que no habrá que migrar toda la lista de contactos) y está disponible en versión app para el móvil y también para el ordenador.

Wire: está orientado al sector corporativo y ofrece soluciones para la comunicación en entornos empresariales. La versión básica es gratuita mientras que las versiones para grupos más grandes oscilan entre los 4 y los 8 euros. El sistema de cifrado se vigila de forma colaborativa.


Videoconferencias

A veces nos vemos en situaciones en las que nos toca trabajar, estudiar o reunirnos con los jefes y colegas del trabajo desde casa. Para eso también hay herramientas seguras, con cifrados de extremo a extremo (importante para que nadie se meta en el contenido de nuestras reuniones) y que no buscan quedarse con tus datos personales. Aquí van algunas:

Jitsy: No pertenece a una sola empresa que almacene tus datos de forma centralizada, sino que lo llevan una comunidad de desarrolladores de forma colaborativa. Es gratuita y no solo sirve para hacer videollamadas sino que se puede hacer y compartir presentaciones, colgar documentos online, chatear, etc.

Framatalk: sirve para hacer videoconferencias sin tener que instalarte ninguna aplicación concreta. Funciona entrando en su página web, creando un "espacio" donde se cargará la llamada y enviando el link a las personas que quieres que participen. Framasoft es un proyecto de software libre.

Riot: Está diseñado como un programa para hacerle la vida un poco más fácil a la gente que trabaja en grupos y está disponible en varios idiomas una vez la descargas, también en español. No solo sirve para comunicarse por chat o hacer videoconferencias, sino que incluso permite comunicarte con gente que utilice otras aplicaciones de trabajo (con sus excepciones, claro está), como por ejemplo, Slack.

Redes sociales

Probablemente el apartado más complicado, ya que nadie quiere salir de lo conocido de Facebook, que lleva años contigo, ni abandonar la incesante conversación de Twitter. ¡Pero hay opciones!

Mastodon: es lo más parecido a Twitter que se puede encontrar. Se trata de un espacio en el que se comparten microposts (con un poco más de flexibilidad, hasta los 500 caracteres) que permiten ser editados, pueden estar dirigidos, colocados detrás de una advertencia, etc. No se basa en publicidad o monetización de los datos, sino que funciona por donaciones.

Diaspora: al igual que Mastodon, los servidores no están centralizados (ubicados en un mismo sitio) sino que están desperdigados por el mundo y el usuario puede elegir dónde prefiere que se guarden los datos de la cuenta y lo que se comparte. Esto es útil porque al fin y al cabo, los datos se tienen que tratar en función de la legislación de cada país, y hay países que tienen leyes más estrictas que otros. Es una red social conversacional donde el contenido también se divide en categorías de intereses. Puedes compartir el de otros usuarios, mencionarles, dar me gusta, etc.

RetroShare: con esta red social se complica un poco la cosa. Permite chatear, hacer llamadas, mandar mensajes, intercambiar archivos, postear contenido en forums, seguir contenidos por categorías... La dificultad para usarla está en que no tiene un diseño muy predictivo y usarla puede ser un poco lioso. Ahora bien, está descentralizada, su cifrado es potente y la trazabilidad de lo que se haga al usar la red es mínima. Más que para un intercambio social constante, sirve para comunicarse con amigos y conocidos y compartir cosas sin ser rastreado.


Almacenamiento en la nube

Si tienes que sacar espacio de donde sea para trabajo que no puedes perder, que sea en estas "nubes" y no en la de grandes multinacionales.

OwnCloud: es un programa de software libre que permite el control estricto de con quién se comparte el contenido que subimos a él y que además, está cifrado. Esto complica un poco su gestión, debido a que el usuario es el que se ocupa de organizar y configurar todo el contenido a su medida. Pero al final, eres tú cuidando de tus cosas privadas.

EteSync: también un programa de código abierto, sencillo de usar y que cifra la información que almacena por defecto. Se sincroniza con el resto de aplicaciones para guardar contactos, calendario, documentos, etc. El primer mes es gratuito y a partir de él pide un mínimo de 2 dólares mensuales por el servicio.


Traductores

Deepl: toca desterrar el Google Translate para pasarse a este traductor que en su versión gratuita no almacena los textos de las consultas permanentemente que se hacen en él (sí otros metadatos del navegador como la hora de la consulta o el número de caracteres introducidos, según su página con fines estadísticos).


Extensiones de privacidad para navegadores

Una pequeña ayuda automática que añadir a nuestro navegador para bloquear rastreadores desconocidos, publicidad indeseada y un seguimiento al detalle de lo que hacemos cuando nos conectamos a Internet:

HTTPS Everywhere: creada por Electronic Frontier Foundation (EFF) y The Tor Project, es una extensión que cifra las comunicaciones que se pueden intercambiar al usar una página web. El HTTPS (Protocolo Seguro de Transferencia de Hipertexto) es esa sigla que aparece al principio del enlace de prácticamente todas las páginas web e indica que es un sitio que tiene autenticidad y es seguro. Lo que hace esta herramienta extra es extender esta función a páginas que no cuentan con esa codificación.

Track Me Not: sirve para reducir el rastreo online que puede hacerse de una persona en base a sus búsquedas y navegación. Lo que hace es realizar muchas búsquedas aleatorias sobre temas distintos para ocultar entre ellas las que hace el propio usuario, y así evitar que se le personalice con técnicas de rastreo.

Privacy Badger: este particular tejón metafórico bloquea rastreadores de terceros cuando accedes a una página web, de modo que el navegador no almacena tanta información sobre lo que haces o lo que buscas. Una vez instalado, en cada página alerta de si contiene rastreadores o no y de que los ha bloqueado (rojo), que ha inhabilitado ciertas cookies (amarillo) o simplemente avisa de que están, pero no te han rastreado por otras webs (verde).

uBlock Origin: este sí que va directamente a por los anuncios. Bloquea los molestos pop-ups y los excesivos anuncios de las páginas web y las redes sociales, así como esos vídeos un tanto desagradables que a todos nos han hecho cerrar súbitamente la ventana.


Este repositorio de alternativas a servicios digitales puede ir actualizándose con más recomendaciones. Las que hacemos hasta ahora se han extraído (en su mayoría) de diferentes organizaciones civiles e instituciones que trabajan en favor de la privacidad online:

Si deseas instalar algunas de las recomendaciones que hacemos en este repositorio, te recomendamos usar la guía Security in a Box (Seguridad en una caja, herramientas y tácticas para la seguridad digital) que ha elaborado Tactical Tech en varios idiomas junto a Front Line Defenders.

Para cualquier otra duda que puedas tener, te recordamos que puedes contactar con Maldita Tecnología a través del correo electrónico [email protected], de Twitter (@malditatech) y de Facebook.

Otros artículos de Maldita.es