MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

17/02/2020

Encriptado

Cuando decimos que un mensaje está encriptado, en realidad queremos decir que está cifrado y nos referimos a que la información que transmite se ha transformado a un formato de números y letras aleatorias que solo se puede revertir aplicando una serie de técnicas. Veámoslo más sencillo.

Imagina que estás de vacaciones en Nueva York y quieres enviar una postal a tu familia en Madrid. En el proceso de envío de la postal, cualquiera de las manos por las que pasa podría leerla. Precisamente por esto por regla general no ponemos cosas especialmente sensibles o secretas en las postales. Si lo traducimos al ámbito digital con, por ejemplo, un correo electrónico, el cifrado se aplica al contenido del mensaje para que, cuando pase por los distintos servidores que garantizan que el email llegue de un sitio a otro, no se pueda leer.

El cifrado se utiliza en gran medida de manera online para garantizar que no se viole la información personal de los usuarios, desde individuales a corporaciones. Por ejemplo, las aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram dicen que cifran los mensajes que enviamos a nuestros contactos para que no puedan ser interceptados y leídos: solo el usuario que envía el mensaje y el que lo recibe pueden leerlo en caracteres entendibles y no en una secuencia de números, símbolos y letras.

El laboratorio de seguridad Kaspersky señala esta técnica como fundamental para asegurar los datos y así impedir que alguien “robe o lea la información de un sistema informático con fines malintencionados”: “Lo esencial del cifrado es el concepto de algoritmos de cifrado y ‘claves’”. El algoritmo es el que de manera automática convertirá el mensaje en legible de nuevo y solo mediante una clave concreta.

Otros artículos de Maldita.es