"Zumo de cebada", ¿amigo o enemigo? Ahora que se acerca el verano, parece que no lo tenéis tan claro y os preocupa que, entre caña, jarra y/o copa de cerveza, la barriguilla empiece a asomar. Sin embargo, atribuir el exceso de grasa abdominal directa y exclusivamente a esta bebida es un mito: el balance calórico (la diferencia entre las calorías ingeridas y las usadas); la actividad física y características como la edad y el sexo también influyen, para bien o para mal, en esa "barriga cervecera". Es decir, la cerveza no incide específicamente en el diámetro del abdomen: el efecto del exceso de calorías al que contribuye será el mismo que las procedentes de cualquier otra comida o bebida.

"La respuesta es no, no existe la barriga cervecera", explica el dietista-nutricionista Daniel Ursúa a Maldita Ciencia. "El alcohol aporta calorías vacías y esta relacionado con otros hábitos poco saludables como el sedentarismo o el consumo de ultraprocesados, por lo que no es raro que un consumo habitual de alcohol se relacione con un mayor sobrepeso", añade. Y una señal de ese sobrepeso, es el exceso de barriga por el que nos habéis preguntado.

Pero el ganar o perder peso no está directamente relacionado con un solo alimento o bebida, sino con el balance energético al completo, entre otros factores: si las calorías que consumimos (las que gastamos) son más de las que ingerimos (las que comemos), el balance será negativo y podría ayudar a la disminución de peso. Si, al contrario, ingerimos más de las que consumimos, el balance será positivo, aumentando la posibilidad de subir de peso.

Fat Big Hero 6 GIF - Find & Share on GIPHY

El alcohol, como el que tiene la cerveza y muchas otras bebidas, influye en este proceso porque tiene una gran densidad calórica (unos 7 kcal/g), así que incrementa fácil y rápidamente la cantidad de calorías tomadas.

Es decir, beber cerveza sí puede influir en el aumento de peso, pero eso no quiere decir que la grasa vaya a acumularse en una zona localizada (la barriga, en este caso), sino que sus efectos serán perceptibles en el cuerpo en general. El dónde se acumula el exceso de calorías depende, entre otras cosas, del sexo: mientras que las mujeres suelen acumular más grasa en las caderas, los hombres normalmente lo hacen en la zona abdominal.

Ursúa incide en que puede darse este consumo (de cerveza) y que no conlleve sobrepeso. "Esto no quiere decir que, al no haber sobrepeso, sea un consumo seguro. No hay consumo seguro de alcohol", concluye.