En relación al ejercicio y la rehidratación tras la sudoración, también nos habéis preguntado si el agua de coco es mejor opción que el agua corriente o que las bebidas isotónicas para reponer líquidos después de hacer deporte. Es cierto que el jugo de esta fruta es rico en electrolitos, por lo que podría ser una buena opción para reponer los que eliminamos a través del sudor, y tampoco tiene importantes inconvenientes que la hagan desaconsejable. Sin embargo, no es la elección más adecuada y mucho menos la más recomendable en relación eficacia-precio.

El agua de coco, como su propio nombre indica, es el líquido que se encuentra en el interior de esta fruta cuando todavía está verde y fresca. Cuanto menos maduro esté el fruto más abundante será y también más rica en nutrientes. Gracias a su composición, especialmente rica en potasio, hay quienes consideran el agua de coco una especie de bebida isotónica natural.

Según el Consenso sobre bebidas para el deportista, publicado en 2009 por la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE), para una reposición de líquidos adecuada es importante que la bebida que escojamos tenga una composición concreta que compense las pérdidas durante el ejercicio: esta debe aportar hidratos de carbono que mantengan una concentración adecuada de glucosa en sangre y retrasen el agotamiento de los depósitos de glucógeno y electrolitos, sobre todo sodio.

La cantidad de sodio que aporta el agua de coco, sin embargo, es escasa. “Por ello, tras un entrenamiento prolongado (por ejemplo, de más de una hora), o en un ambiente demasiado caluroso, beber agua de coco no sería suficiente para reponer todos los nutrientes perdidos”, explica en este artículo de WebMDAndrea Giancoli, dietista y antigua portavoz de la 
Academy of Nutrition and Dietetics .

“Si bebes suficiente líquido y sigues una dieta saludable durante el resto del día, el agua de coco no va a aportar beneficios extra frente a la rehidratación a través de bebidas para deportistas o agua del grifo”, explica aquí Marjorie Nolan Cohn, de la Academy of Nutrition and Dietetics. Además, la cantidad de electrolitos, vitaminas, minerales varían considerablemente de unas marcas de venta de agua de coco a otras.

Según Daniel Ursúa, nutricionista, para la mayor parte de los deportistas la pérdida de electrolitos durante la actividad física no precisa de una reposición inmediata. De hecho, Ursúa explica que, salvo que el ejercicio sea intenso y prolongado, bastaría con beber agua en pequeñas cantidades y comer algo al terminar el entrenamiento (la fruta o los frutos secos serían una buena opción).

“Es cierto que, en el caso de que realmente precisemos reponer electrolitos, el agua corriente no es suficiente, pero podemos utilizar cualquier bebida isotónica o incluso preparar la nuestra propia”, aclara Ursúa a Maldita Ciencia. “El agua de coco podría ser una opción solo que, por su marketing, seguramente sea mucho más cara“.