MENÚ
MALDITA CIENCIA

Las afirmaciones falsas de Steve Kirsch sobre que las vacunas contra la COVID-19 "matan a más gente de la que salvan"

Publicado miércoles, 29 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

Se ha viralizado un vídeo en el que Steve Kirsch, un empresario estadounidense, afirma que "las vacunas matan a más gente de la que salvan" y que han causado la muerte de 150.000 estadounidenses. El contenido se comparte como si Kirsch fuera asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EEUU, pero no lo es y sus afirmaciones son falsas.

El pasado 17 de septiembre, el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC) de la FDA se reunió para debatir sobre la administración de la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19. Durante una parte de este evento, cualquier persona interesada podía presentar sus "datos, información u opiniones" y una de ellas fue Steve Kirsch.

Desde la FDA indican a Maldita.es que no analizaron por adelantado los comentarios de la audiencia pública abierta, pero recalcan que las afirmaciones de Kirsch "no se basaron en la ciencia y van en contra de la misión de salud pública de la FDA".

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Steve Kirsch no es miembro del Comité Asesor de Vacunas de la FDA

Steve Kirsch es un empresario estadounidense y fundador de The COVID-19 Early Treatment Fund, una organización que "se creó para respaldar la investigación con medicamentos existentes" para tratar la COVID-19.

Se difunden publicaciones que apuntan que Kirsch es un experto o un miembro del Comité Asesor de Vacunas de la FDA, pero no es así. Desde la FDA aseguran a Maldita.es que Kirsch no es un empleado de la FDA ni un miembro del comité.

El pasado 17 de septiembre, el comité se reunió para discutir sobre la aplicación de la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19. Como ya os contamos, los expertos del comité votaron en contra de aprobar la tercera dosis para la población general, pero a favor de administrarla a mayores de 65 y a personas con riesgo de enfermedad grave.

Steve Kirsch solicitó hablar en la parte de comentarios públicos de este evento, en la que podía participar cualquier persona interesada, como podemos leer en el anuncio de la reunión: "Las personas interesadas pueden presentar datos, información u opiniones, oralmente o por escrito, sobre asuntos pendientes ante el comité".

Podemos escuchar la intervención de Kirsch a partir del minuto 4:20:14 del vídeo de la reunión, publicado en YouTube:

Desde la FDA afirman que no analizan por adelantado los comentarios de los oradores que participan en la parte de la audiencia pública abierta de la reunión. Y destacan que las declaraciones realizadas por Kirsch "no se basaron en la ciencia y van en contra de la misión de salud pública de la FDA".

Por qué no hay evidencias de que hayan muerto 150.000 estadounidenses por las vacunas de la COVID-19 como dice Kirsch

Durante su intervención, Kirsch aseguró que las "vacunas matan a más gente de la que salvan" y que, "incluso si las vacunas tuviesen una protección del 100%, matarían a dos personas para salvar a una". También dijo que las vacunas de la COVID-19 han causado 150.000 muertes en EEUU. Pero no hay evidencias de que sea así.

El empresario afirmó a PolitiFact, medio que forma parte de la International Fact-Checking Network (IFCN) al igual que Maldita.es, que sus declaraciones se basan en dos documentos (aquí y aquí), que no son estudios científicos y no han sido revisados por pares.

En ellos, Kirsch expone cómo ha calculado el "factor de subregistro" del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) de EEUU y lo ha utilizado para obtener los supuestos datos de muertes. El "subregistro" hace referencia al hecho de que VAERS recibe informes de sólo una pequeña parte de los eventos adversos reales.

Pero desde la FDA afirman a Maldita.es que están "en total desacuerdo" con el análisis de Kirsch y que "no hay evidencia de que las muertes no se notifiquen en VAERS por el factor afirmado por el Sr. Kirsch". La agencia explica que el subregistro es una limitación de todos los sistemas de vigilancia pasiva y es algo que "ha sido reconocido varias veces por la FDA y los CDC en reuniones públicas y en el sitio web de VAERS".

"Aunque la falta de notificación es una limitación en VAERS con respecto al monitoreo de la seguridad de la vacuna COVID-19, actualmente no hay evidencia que sugiera que [VAERS] subestimaría la cantidad de muertes relacionadas asociadas con COVID-19 en un grado tan grande", afirman.

Desde la FDA señalan que esta limitación es el motivo por el que se implementan otros sistemas para monitorear la seguridad de las vacunas. Por ejemplo, el sistema Vaccine Safety Datalink (VSD). Un análisis de los datos registrados en este sistema, publicado en la revista JAMA, concluyó que no se encontraron "asociaciones significativas" entre la vacunación con las vacunas de ARN mensajero frente a la COVID-19 y problemas de salud graves.

Además de calcular un "factor de subregistro" de VAERS, Kirsch utiliza las notificaciones de muertes registradas en este sistema para realizar sus estimaciones. Pero la FDA ya ha advertido en otras ocasiones de que VAERS es un sistema "pasivo" que recibe notificaciones "no verificadas" de reacciones adversas que se dan tras la vacunación. Es decir, que exista una notificación de un supuesto efecto secundario no significa que fuera causado por la vacuna. Y cualquiera puede notificar una reacción al sistema, no sólo los sanitarios.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU explican en su web que los informes de muertes tras la vacunación contra la COVID-19 son "poco frecuentes". Y, como decimos, que exista una notificación de una reacción adversa no quiere decir que la vacuna sea la responsable. Entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de septiembre de 2021, se han administrado más de 386 millones de dosis en EEUU. Durante ese tiempo, en VAERS se registraron 7.899 notificaciones de casos de muerte entre personas que recibieron la vacuna.

"Después de una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, informes de autopsias e historias clínicas, no se estableció una relación causal con las vacunas contra el COVID-19", señalan los CDC.

No obstante, los CDC aclaran que "hay informes recientes que indican la posibilidad de una relación causal" entre la vacuna de Johnson & Johnson (farmacéutica a la que pertenece la filial Jansseny el síndrome de trombosis-trombocitopenia. Según indicaron desde los CDC a Reuters, hasta ahora, no se ha detectado ningún patrón que indique que las vacunas están causando o contribuyendo a las muertes "fuera de las 3 muertes confirmadas después de la vacuna Janssen".

Además, existe evidencia de que las vacunas contra la COVID-19 son efectivas. Por ejemplo, los CDC monitorizaron los indicadores de la pandemia de COVID-19 en 13 jurisdicciones de EEUU, desde el 4 de abril al 17 de julio. El organismo concluyó que "las tasas de casos de COVID-19, hospitalizaciones y muertes fueron sustancialmente más altas en personas que no estaban completamente vacunadas en comparación con aquellas en personas completamente vacunadas".

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .