MENÚ
MALDITA CIENCIA

Autofagia para adelgazar, espermatozoides después de una vasectomía y omeprazol y alzhéimer. Llega a Maldita Ciencia el 111º consultorio

Publicado
Comparte

Malditas y malditos: ¡feliz viernes! Una semana más, aquí llega nuestro consultorio científico, pensado para resolver aquellas dudas y preguntas que nos vais enviando durante la semana. En esta ocasión, tienen que ver con qué pasa con los espermatozoides después de una vasectomía o si existe alguna relación entre tomar omeprazol y padecer alzhéimer, entre otras.

Antes de pasar a vuestras cuestiones, recordad que nos podéis hacer llegar todas las que se os ocurran por TwitterFacebook, correo electrónico ([email protected]) o a nuestro nuevo chatbot de WhatsApp (¡guárdate el número! +34 644 22 93 19).

(Foto de apertura: Dainis Graveris on SexualAlpha)

¿Hay alguna relación entre tomar omeprazol y más riesgo de alzhéimer?

El omeprazol es un medicamento bastante común que se toma como protector estomacal. Nos habéis preguntado si existe alguna relación entre tomar este fármaco y un mayor riesgo de padecer alzhéimer. Pablo Eguia, neurólogo y vocal de la Sociedad Española de Neurología, indica a Maldita Ciencia que a día de hoy no hay evidencias científicas de que el omeprazol sea un factor de riesgo para desarrollar demencia. 

¿Qué es exactamente el omeprazol? David Iglesias Villanueva, jefe de unidad de enfermería de neurociencias del Hospital del Mar de Barcelona y miembro del Consejo General de Enfermería, explica a Maldita Ciencia que es un fármaco que se utiliza para disminuir la acidez de los flujos del estómago en casos como la dispepsia (dolor o molestia en la zona alta del abdomen) o las úlceras gástricas. 

Según cuenta, el omeprazol pertenece a la familia de los inhibidores de la bomba de protones (IBP). Estos fármacos impiden que una enzima de la mucosa gástrica actúe, “disminuyendo así la secreción de ácidos”. 

Algunos estudios indican que podría existir una relación entre el consumo de inhibidores de la bomba de protones y un incremento de riesgo de demencia en pacientes mayores. Eguia considera que los resultados de estas investigaciones son “inconsistentes y controvertidos”.

Por ejemplo, este estudio publicado en 2016 en la revista JAMA Neurology señala que los IBP pueden estar potencialmente implicados en el deterioro cognitivo. Pero los autores subrayan que para establecer relaciones directas de causa y efecto entre el uso de IBP y la demencia en los ancianos se necesitan realizar ensayos clínicos prospectivos aleatorizados.

El principal temor que causa el omeprazol tiene que ver con el potencial que tiene para causar un déficit de vitamina B12. Esta investigación publicada en 2013 en la revista Journals of the American Medical Association indica que el consumo de omeprazol podría favorecer la deficiencia de esta vitamina. “Como la vitamina B12 necesita un PH ácido para poder absorberse, concluyen que el uso de antiácidos aumenta el riesgo de demencia”, sostiene.

Sin embargo, un metaanálisis (estudio sobre conjuntos de estudios, la información científica más sólida que se puede conseguir) publicado en 2019 en Journal of Gastroenterology and Hepatology Foundation indica que el consumo de inhibidores de la bomba de protones no se asocia con un aumento del riesgo de padecer alzhéimer.

Entonces, ¿es preferible evitar tomar omeprazol? No hay motivos para que cunda el pánico. El consumo de omeprazol en casos puntuales no tendrá un efecto importante sobre la absorción de vitamina B12, de forma que es poco probable que termine causando graves problemas de salud asociados a su carencia. 

Iglesias explica que los estudios al respecto no recomiendan la suspensión de tratamientos en aquellos pacientes que los necesitan. “Los clínicos deberían vigilar la prescripción de estos medicamentos y utilizar la dosis efectiva más baja y durante el menor tiempo posible basándose en el principio de riesgo-beneficio”, afirma.

En Maldita Ciencia ya os hemos explicado por qué el omeoprazol no “acaba con tu salud” siempre que sigas las indicaciones médicas. Como cualquier medicamento, este protector gástrico tiene efectos secundarios y debe tomarse siguiendo indicaciones médicas, pero los beneficios que aporta a las personas que lo necesitan superan los riesgos y si se toma bajo control médico no hay motivos para tenerle miedo.

¿Desinfectar de más hace que solo pervivan las bacterias o virus más fuertes? 

En Maldita Ciencia ya os hemos contado cuál es la mejor manera de lavar y desinfectar tu casa, tus objetos e incluso los alimentos que compras durante la pandemia. Ahora nos habéis preguntado si “desinfectar de más” hace que solo pervivan las bacterias o virus más fuertes.

Para contestar a esta pregunta, es importante entender cómo funcionan los desinfectantes y cómo se comportan los microorganismos. María Dolors Vidal, de la Sociedad Española de Microbiología, cuenta a Maldita Ciencia que cada desinfectante tiene un poder microbicida (proceso que destruye gérmenes) distinto, según la concentración y el tiempo de aplicación.

“Por poner un ejemplo con virus, no es lo mismo un virus con envoltura (como el SARS-CoV-2) que un virus sin envoltura, que denominamos desnudo”, afirma. Entre ambos tipos de virus, indica que por regla general son más resistentes los desnudos. Por lo tanto, un mismo desinfectante aplicado a la misma concentración y tiempo, actuará mejor en virus envueltos.

En cuanto a las bacterias, Vidal explica que hay determinados géneros bacterianos que generan unas células llamadas esporas como un mecanismo de defensa ante la falta de nutrientes (se convierten en esporas para resistir el ambiente adverso). 

Estas esporas “son muy resistentes a la desecación, a rayos UV o a muchos desinfectantes y antisépticos”. “Cuando queremos asegurar la destrucción de las esporas, debemos buscar desinfectantes que sean esporicidas (que inactiven a estas esporas)”, explica. Para Vidal, es importante tener en cuenta que las bacterias evolutivamente han desarrollado mecanismos para ir resistiendo a ambientes adversos.

¿Qué significa desinfectar de más? Vidal considera es utilizar un producto más concentrado o durante más tiempo o combinar productos. Y advierte: “Ojo con combinar desinfectantes, no es nada aconsejable porque se pueden producir reacciones químicas adversas que incluso pueden producir cuadros clínicos graves”.

La experta explica que, al desinfectar, las bacterias, virus u hongos más resistentes perdurarán más porque antes se morirán o inactivarán los microorganismos más sensibles al desinfectante.

Entonces, ¿desinfectar de más hace que solo pervivan las bacterias o virus más fuertes? Deborah García Bello, química y divulgadora científica, subraya que la causa más habitual de aparición de resistencia microbiana son los fallos en la desinfección (desinfectar mal o de forma insuficiente), la persistencia de restos de materia orgánica y el desarrollo de biofilm. “Un biofilm es una suerte de urbanización con muros que montan los microorganismos para hacerse resistentes a prácticamente todo: antibióticos, desinfectantes…”, sostiene.

El biofilm, según la divulgadora, favorece la aparición de resistencias adquiridas. Por eso, considera que no es adecuado hablar de “desinfectar de más”. “Desinfectar de más no genera microorganismos resistentes, pero desinfectar de menos sí”, afirma.

García considera que la mejor forma de prevenir la aparición de estos microorganismos resistentes es evitar la formación de biofilm y eliminar rápidamente los restos de materia orgánica. Para conseguirlo, “primero hay que limpiar y luego hay que desinfectar”: “Limpiar significa retirar la suciedad y lavar con un detergente. El agua sola no limpia, limpia el jabón (que es un detergente). Así se elimina la materia orgánica para que no pueda servir después de sustrato para la formación del biofilm”.

¿Qué ocurre con los espermatozoides después de una vasectomía?

Más allá de preservativos, pastillas anticonceptivas, dispositivos intrauterinos (DIU) y un largo etcétera, uno de los métodos de control de natalidad a los que puede recurrir, en este caso un hombre, es al de poner fin a la provisión de espermatozoides a su semen gracias a una vasectomía. Esta semana nos habéis preguntado concretamente por ellos y el futuro que les depara este tipo de cirugía: si los espermatozoides no pueden "salir", ¿qué ocurre con ellos?

Durante la intervención para llevar a cabo una vasectomía, el cirujano realiza un pequeño corte en la parte superior del escroto y liga o corta los conductos deferentes, a través de los que el esperma consigue llegar desde los testículos hasta la uretra. Así, lo que se consigue es "romper la infraestructura" necesaria para que estos lleguen al exterior.

Esto no modifica la eyaculación: un hombre que se ha sometido a una vasectomía sigue eyaculando y el aspecto, textura y sabor del semen seguirán siendo los mismos. La única diferencia es que este carecerá de espermatozoides. Aunque se sigan produciendo, a partir de la intervención estos morirán en los testículos y el cuerpo los absorberá. "El nivel de testosterona y todos los demás rasgos sexuales masculinos se mantienen iguales. Para la mayoría de los hombres, la capacidad de tener una erección no cambia", explica un artículo de John Hopkins Medicine.

"La actividad sexual normal se puede retomar en unos 4 o 5 días después de la operación pero, hasta que se logre la esterilidad, deben usarse anticonceptivos", explica los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, la vasectomía no es efectiva de inmediato. De hecho, la recomendación es utilizar otro método anticonceptivo complementario hasta que el esperma restante haya desparecido de los conductos deferentes y, con ello, del semen. "Esto lleva de 15 a 20 eyaculaciones o aproximadamente 3 meses", aclaran los NIH. Transcurrido este tiempo, el sistema inmunitario se encarga de su eliminación, es decir, el cuerpo los absorbe como si absorbiera sangre después de un hematoma.

¿La autofagia es útil para adelgazar?

Por último, nos habéis preguntado por la autofagia, tanto en qué consiste como si realmente esta es útil para adelgazar, por eso de "comernos a nosotros mismos" (si hacemos un uso literal de la palabra).

La autofagia, en realidad, es el proceso por el que el cuerpo limpia las células dañadas para crear nuevas y saludables. De esta forma, el organismo evita que se acumulen los "deshechos" y componentes que ya no funcionan bien. Para conseguirlo, son necesarias unas pequeñas vesículas microscópicas llamadas autofagosomas.

"Estos autofagosomas actúan de forma parecida a como lo hacen los modernos robots aspiradores domésticos. Es decir, se mueven por el interior celular y 'engullen', como si aspiraran el polvo acumulado, pequeñas porciones de la célula, convirtiendo todo lo que encuentran en energía y moléculas esenciales", explica en The Conversation Guillermo Mariño profesor en el Departamento de Biología Funcional e investigador en autofagia, metabolismo y envejecimiento en la Universidad de Oviedo. "Este proceso ocurre de forma constante, a una intensidad baja pero suficiente para mantener nuestras células en óptimas condiciones. Hasta llegar a renovar todo su contenido a lo largo del tiempo", añade.

En momentos en los que la energía brilla por su ausencia, como cuando atravesamos un momento de ayuno, por ejemplo, "las células son capaces de incrementar su autofagia para abastecer la demanda de nutrientes y elementos esenciales. Y de paso, aceleran la renovación de las estructuras celulares, retrasando el envejecimiento", según explica Mariño.

Según explica a Maldita Ciencia Diana Díaz Rizzolo, dietista-nutricionista experta en obesidad, la autofagia está relacionada con el ayuno intermitente (reducir o eliminar la ingesta de alimentos durante una serie de horas al día), un hábito al que se le atribuyen muchos beneficios que precisamente están relacionados con este mecanismo celular. “La autofagia es un proceso en el que las células se ‘comen a sí mismas’, la parte que biológicamente ya es residuo. Es por ello por lo que ayuda a mejorar muchas partes de la salud, independientemente del peso", explica la experta.

Hay estudios que van consolidando esos beneficios del ayuno intermitente para la salud, como por ejemplo los tres metaanálisis que recoge en su blog Lo que dice la ciencia para adelgazar y que concluyen que "se detectan beneficios al ayuno intermitente [...]. Especialmente entre personas con sobrepeso y problemas de salud asociados" según su autor, el químico Luis Jiménez.

Pero, ¿sirve la autofagia para adelgazar? Esto no está tan claro de momento. Según Díaz Rizzolo, es cierto que un pequeño estudio, publicado en la revista Nutrients en mayo de 2019, observó algunos beneficios del ayuno como en alguna expresión de genes de autofagia. Pero, lejos de eso, un nuevo gran estudio, publicado en la revista Jama en septiembre de 2020, no ha podido replicar esos resultados y concluye que el ayuno intermitente o  la alimentación restringida en el tiempo, en ausencia de otras intervenciones, no es más eficaz para perder peso que comer varias veces al día con las mismas calorías.

“Lo importante [para perder peso] es hacer restricción calórica, es decir, comer menos calorías. Si a ti te va bien hacer mediante el ayuno intermitente pues estupendo, pero es tu método, no quiere decir que sea mejor que otro. Hasta el momento, es lo que tenemos", indica Díaz Rizzolo.

"Para adelgazar [a grandes rasgos], lo necesario es crear un déficit energético. Por otro lado, la inanición o el ayuno pueden activar el proceso de autofagia, pero no por ello esta va a ser la que nos proporcione el déficit calórico", explica a Maldita Ciencia Sevi González, dietista-nutricionista y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

"El problema del ayuno intermitente es que funcionaría si luego la comida que ingiriésemos no fuese muy alta en calorías y la tomásemos en una cantidad razonable. Pero mucha gente después del ayuno come mucho y muy calórico y entonces no pierde peso", explica a Maldita Ciencia Domingo Carrera, médico experto en nutrición. Pero la pérdida de peso no es por la autofagia: que las células se comporten de esta manera no es un factor clave en el adelgazamiento. "No perdemos peso por la autofagia: aumenta un poco el metabolismo celular, pero esto no se traduce en adelgazamiento", concluye Carrera.

De momento, aunque algunos estudios sugieren que inducir la autofagia a través del ayuno está asociado a una pérdida de peso y de grasa corporal significativa en ratones, si este se debe a la autofagia o a otros procesos celulares que se ponen en marcha al ayunar durante un tiempo determinado todavía no está claro y hará falta más investigación.

Antes de que os vayáis...

Como todas las semanas llegados a este punto nos gustaría recordaros que estamos aquí para resolver todas las dudas y preguntas que tengáis respecto a información científica, pero que si lo que te inquieta tiene que ver con un diagnóstico, tratamiento o afección personal, lo único que podemos aconsejarte es que acudas a un profesional sanitario que conozca personalmente tu caso y pueda tratarte adecuadamente.

Primera fecha de publicación de este artículo: 02/10/2020.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Sevi González, dietista-nutricionista.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.