MENÚ
HAZTE MALDITO
Herramientas
Inicia sesión
Hazte Maldito
MALDITA CIENCIA

Qué es el MMS y por qué no cura la COVID-19 (ni ninguna enfermedad) y es "nocivo para la salud humana"

Publicado miércoles, 9 septiembre 2020
Comparte

El lunes 7 de septiembre, el Servicio de Información Toxicológica (SIT) del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) comunicaba que el MMS, la "Solución Mineral Milagrosa" (de la que ya hablamos aquí) que promocionan, entre otros, los grupos negacionistas de la pandemia y del SARS-CoV-2 es "un compuesto tóxico (clorito de sodio al 28%) nocivo para la salud humana".

Según la nota de prensa emitida por el Ministerio de Justicia, al que pertenece el SIT, desde abril hasta julio de 2020, el servicio ha atendido 26 consultas telefónicas por consumo de MMS; cuando a lo largo de 2019 solo se registraron 8.

¿Qué es el MMS?

MMS son las siglas en inglés de lo que se denomina desde la pseudociencia Miracle Mineral Solution o Miracle Mineral Suplement (suplemento o solución mineral milagrosa). Esta sustancia es una disolución en agua de clorito de sodio, un tipo de blanqueante industrial que se utiliza en la industria papelera, en la textil y, en pequeñas cantidades, para potabilizar el agua.

Su supuesto mecanismo de acción es el siguiente: el clorito de sodio se diluye en agua y se mezcla con un ácido suave (limón o vinagre, por ejemplo), lo que termina generando un gas llamado dióxido de cloro. En teoría, este tendría un potente efecto desinfectante capaz de destruir todas las bacterias y patógenos, de proteger las células y de reforzar el sistema inmunitario, pero no hay ninguna evidencia de este supuesto efecto.

"El MMS es un compuesto tóxico por inhalación, ingesta o contacto por la piel y mucosas por ser altamente irritante", señala el SIT. Además, advierte de que de ninguna manera está indicado para el consumo humano ni para el tratamiento de ninguna enfermedad y que "no existe ningún estudio científico que demuestre sus propiedades curativas".

Como ya contábamos en Maldita Cienciaes imposible que una sola sustancia, por muy potente o eficiente que sea, actúe contra todas esas enfermedades al mismo tiempo. Y más si tenemos en cuenta que la lista de enfermedades que supuestamente cura incluye patologías causadas por virus, bacterias, hongos y parásitos, enfermedades inmunológicas, enfermedades neuronales, cánceres...

El autor de esta teoría sin evidencias es Jim Humble, ingeniero industrial. Humble asegura que en 1996, durante una expedición en Guayana, él y su equipo contrajeron malaria y que, tras utilizar clorito de sodio para potabilizar el agua que bebían, se curaron. Ahí comenzó un periplo para promocionar este método para curar, no solo la malaria, sino casi cualquier cosa.

¿En qué se basan quienes promueven su uso y por qué es una teoría sin validez científica?

Aun sin existir ninguna evidencia que avale los beneficios que se le atribuyen (sino todo lo contrario), aquellos que promueven el uso del MMS animan a beberse este compuesto ya que se supone que es capaz de curar decenas de enfermedades, desde la malaria hasta el autismo, el cáncer, el sida, la esclerosis, intoxicaciones alimentarias, enfermedades parasitarias y muchas más. 

Es cierto que el clorito de sodio, el componente principal del MMS, es un desinfectante capaz de acabar con los gérmenes que hay en el agua, pero esto no quiere decir que sea útil para matar selectivamente a los microorganismos que estén dentro del cuerpo humano. ¿Por qué? Esta sustancia mata los gérmenes porque reacciona con unas moléculas que contienen llamadas aminas; moléculas que las células y las bacterias beneficiosas que viven de forma natural en nuestro organismo también tienen. Al contrario de lo que aseguran los defensores del MMS, este no tiene forma de distinguir entre ambos.

¿Qué posición mantienen las autoridades sanitarias en relación al MMS?

Como advierte el SIT, el MMS "es una solución altamente tóxica que no está hecha para ser ingerida por las personas". En la misma línea, tanto la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) en España, como la Food and Drug Administration (FDA) en EEUU, han llamado también la atención sobre la peligrosidad de dicho producto.

De hecho, en la nota de prensa el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses al que pertenece el SIT, advierte sobre los posibles efectos tóxicos que se pueden producir tras su ingesta: alteraciones digestivas (náuseas, vómitos y diarrea), hipotensión, cianosis, alteraciones metabólicas (hipercloremia) y pulmonares (edema pulmonar) así como cefalea y edema cerebral.

Es decir, que el MMS es un producto tóxico y corrosivo del que hay documentados casos de graves daños renales en caso de sobredosis. Probablemente sea poco dañino en las dosis bajas que mucha gente consume, pero sigue siendo peligroso si se consume de forma habitual y en cualquier caso no va a producir ninguna mejora en la salud, por lo que no parece un riesgo que merezca la pena correr.

Relación entre el dióxido de cloro y la lejía

En muchos casos se hace referencia al MMS como lejía gourmet pero, ¿qué relación tiene estas sustancias? Aquí contestamos a quienes nos preguntasteis si existen distintos tipos de lejía y si tanto el clorito sódico o de sodio (el compuesto presente en el MMS) y el hipoclorito sódico o de sodio podían ser base de la misma.

https://twitter.com/mjdelrio/status/1277237265471848448?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1277237265471848448%7Ctwgr%5Eshare_3&ref_url=https%3A%2F%2Fmaldita.es%2Fmalditaciencia%2F2020%2F07%2F01%2Ftipos-de-lejia-dependen-componente-principal%2F

Como ya explicó a Maldita Ciencia Ricardo Díaz Martín, decano del Colegio de Químicos y la Asociación de Químicos e Ingenieros Químicos de Madrid, la lejía es cualquier disolución alcalina con carácter blanqueante o desinfectante y que, por norma general, se relaciona con productos clorados (con cloro).

"Hay distintos tipos de lejía según el componente que lleve esta [...]: diferentes especies de cloro con diferentes estados de oxidación", explicaba Díaz, quien afirmaba que, por lo tanto, coloquialmente podemos considerar "lejía" las disoluciones de clorito sódico e hipoclorito sódico en agua.

El dióxido de cloro derivado del MMS es un gas que, si se burbujea en agua, produce una reacción que da como resultado uno de estos dos posibles componentes base de la lejía, el clorito sódico, y cloro molecular. De ahí una de las habituales denominaciones del MMS: lejía gourmet.

Las teorías conspiranoicas sobre el MMS durante la pandemia de COVID-19

Como ocurre con muchas otras pseudoterapias, en la discusión sobre el MMS se mezclan los argumentos pseudocientíficos con las teorías conspiranoicas.

En este artículo os hablamos sobre cómo se estaban viralizando un audio de Isidro Fuentes García, supuesto biólogo, y un vídeo de Josep Pamiès, multado por la Generalitat por la promoción de pseudoterapias para curar enfermedades, que ya fue retirado. En él se recomendaba el MMS como solución para acabar contra el coronavirus en 24 horas.

También Andreas Ludwig Kalcker, quien asegura ser investigador, apoyaba el uso de esta sustancia contra la COVID-19, como ya os contamos aquí. Sin embargo, repetimos: no hay ninguna prueba de que este sirva contra la COVID-19 (ni ninguna otra enfermedad). Como adelantábamos aquí, este supone uno de tantos falsos remedios contra la pandemia.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que todavía no existe una vacuna, medicamento o tratamiento contra el coronavirus para prevenir o tratar COVID-19. Además, entre los distintos fármacos y tratamientos que se están investigando contra el coronavirus no se incluye el clorito de sodio.

También nos preguntasteis por una imagen que circulaba por redes sociales y afirmaba que el Ministerio de Salud de Bolivia había aprobado el uso de dióxido de cloro o CDS y, en la misma línea, por un vídeo, en teoría emitido por la cadena boliviana Unitel, en el que Adrián Oliva, gobernador de Tarija (Bolivia) afirma que se ha aprobado el uso de esta sustancia para tratar a pacientes de COVID-19 y donde también se dice que esto ha sido avalado por el Ministerio de Salud. Sin embargo, no hay pruebas de que esto sea cierto y, de hecho, el Ministerio de Salud de Bolivia desautorizó el uso de esta sustancia para tal cometido.

https://twitter.com/MinSaludBolivia/status/1277425505340477441?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1277425505340477441%7Ctwgr%5Eshare_3&ref_url=https%3A%2F%2Fmaldita.es%2Fmalditaciencia%2F2020%2F07%2F01%2Fvideo-bolivia-avalado-uso-dioxido-cloro-ministerio-salud-insiste-no-evidencias-cientificas-advierte-riesgos%2F
https://twitter.com/MinSaludBolivia/status/1286285864675532801

Aun así, el pasado martes 14 de julio el Senado de Bolivia aprobó un proyecto de ley que autorizaba, de forma excepcional, la elaboración, comercialización, suministro y uso de la solución de dióxido de cloro para la prevención y tratamiento del coronavirus, según explica el propio Senado en su página web. Su presidenta, Eva Copa, aclaró que su uso como tratamiento contra la COVID-19 sería voluntario y que la ley era necesaria para evitar su comercialización en el mercado negro.

Primera fecha de publicación: 8/9/2020

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.