Maldita Ciencia
30/09/2020

¿Por qué bostezamos y por qué se contagian los bostezos?

Una persona bosteza y acto seguido otras que tiene a su alrededor abren la boca poco a poco y repiten esta acción. Probablemente esta situación te sea familiar. ¿Por qué bosteza una persona? Y lo que parece más intrigante, ¿por qué se contagian los bostezos? A día de hoy no conocemos con certeza el motivo, pero se barajan algunas hipótesis.

Andrew C. Gallup, profesor asistente de Psicología en el Instituto Politécnico de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY, por sus siglas en inglés), explica a Maldita Ciencia que “el bostezo está influenciado por patrones circadianos [los ciclos que indican a nuestro cuerpo cuando es de día y cuándo de noche] y frecuentemente ocurre durante estados de disminución del procesamiento mental y fatiga”. Según el profesor, bostezar sirve para “mejorar la circulación intracraneal y el enfriamiento del cerebro”. 

A día de hoy no se sabe exactamente por qué los bostezos son contagiosos. Existen pocas investigaciones al respecto (varias realizadas con animales), tal y como cuenta Gallup, que es autor de algunos de estos estudios.

Se barajan diferentes hipótesis. Una sugiere que los bostezos son una forma de “comunicar el estado interno de uno mismo. Por ejemplo, una transición de un estado de excitación fisiológica o psicológica a un estado más relajado. 

Otras tienen en cuenta el papel de los bostezos para “promover la vigilancia grupal” y “sincronizar el comportamiento del grupo”. Por ejemplo, este artículo sugiere que bostezar fomenta el estado de alerta dentro de un grupo que por alguna razón quiere mantenerse despierto.

También hay algunas investigaciones que indican que existe una correlación entre la empatía y la susceptibilidad al bostezo de forma contagiosa. Según esta teoría, las personas más empáticas se contagiarían más de los bostezos de otras personas. Pero Gallup insiste: “La investigación sobre esta conexión es indirecta y la evidencia hasta la fecha es inconsistente e inconclusa”. Es decir, aún faltan más investigaciones para saber con certeza por qué los bostezos pueden ser contagiosos.

¿Somos los humanos los únicos que bostezamos o también lo hacen otros animales? Y en ese caso, ¿también se contagian entre ellos los bostezos? “Se han observado bostezos, o al menos patrones similares de apertura mandibular, en todas las clases de vertebrados. Es probable que los humanos y los animales no humanos bostecen por razones similares”, cuenta el profesor.

Hay animales que también se contagian los bostezos. Hasta la fecha, “se ha demostrado evidencia experimental de bostezos contagiosos en chimpancés, bonobos (chimpancés pigmeos), perros (en respuesta a bostezos humanos), ratas y periquitos”.

Otros artículos de Maldita.es