Maldita Ciencia
10/08/2020

La cebolla no absorbe el virus de la gripe (ni ningún otro) ni evita así su transmisión

Nos habéis preguntado si es cierto lo que cuenta un texto que se mueve por redes sociales y que habla sobre el efecto preventivo de la cebolla frente a determinados virus. Los primeros párrafos del post de Facebook que nos habéis enviado cuentan un par de historias en las que, supuestamente, durante la epidemia de influenza de 1919 familias o grupos de compañeros de trabajo se salvaron del contagio gracias a haber colocado cebollas cortadas en la vivienda o en el lugar donde trabajaban.

En teoría, el virus de la influenza se adhiere a la cebolla y esta lo absorbe, evitando que el virus siga circulando por el ambiente y, por lo tanto, reduciendo el riesgo o incluso evitando su contagio.

No es la primera vez que se mueven ideas similares en relación a la cebolla y sus supuestas cualidades antivíricas o antibacterianas. Ninguna de ellas con fundamento científico. Esto es lo que afirma Wong Jhy Eiin, del consejo de la Sociedad de Nutrición de Malasia, en este artículo de The Star publicado en diciembre de 2017 en el que también desmienten el contenido del post de Facebook (que, en ese momento, ya se movía en inglés).

Snopes también lo hace en este otro artículo, donde explica que la tradición de usar cebolla (cortada, entera e incluso colgada del techo) se remonta a antes de 1900. "No hay estudios científicos que lo respalden [que la cebolla absorba virus o bacterias], y el sentido común lo descarta: los virus del resfriado y la gripe se transmiten por contacto, no por sus desagradables microbios que flotan libremente en el aire donde supuestamente la poderosa cebolla puede buscarlos y destruirlos", explica el texto de Snopes.

No hay riesgo si se manipula con higiene

Sabemos que no hay evidencias de que la cebolla absorba bacterias o virus y que, por lo tanto, "sus sobrantes no pueden ser venenosos", como afirma el texto. (Sabemos también que si para tu menú de hoy has elegido una ensalada campera parecida a la que habla el post, bien surtida de patata, cebolla, y con mayonesa sin refrigerar,  la culpa de que esta te siente como un tiro será la salmonela o los estafilococos que se hayan podido reproducir en esta última al dejarla a temperatura ambiente, no la cebolla haya almacenado ningún tipo de germen).

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

El tecnólogo de los alimentos Miguel A. Lurueña ya explicaba en Maldita Ciencia que no hay fundamento para tales afirmaciones. Si se ha manipulado con higiene, no es peligroso comer cebolla cortada el día anterior, aunque también "es recomendable conservarla a temperaturas de refrigeración (en el frigorífico, vaya). No porque vayan a producirse sustancias tóxicas, sino porque a temperatura ambiente de estropea antes", igual que ocurre con todos los vegetales.

De hecho, Lurueña añade que la cebolla, como el resto de verduras, es un alimento que favorezcan especialmente el crecimiento de bacterias, sino que son mucho más peligrosos en ese aspecto los alimentos de origen animal, como la carne, el pescado o la leche. Ahora bien, eso no quiere decir que no sea recomendable seguir ciertas medidas de seguridad en la cocina, como mantener limpios los utensilios y superficies, no poner en contacto distintos ingredientes crudos, cocinar cada uno a la temperatura recomendada y conservarlos siempre en la nevera para evitar la proliferación de bacterias y patógenos. Aquí la FDA las recoge en varias claveslimpiar, separar, cocinar, enfriar.

Ante la pregunta de si las cebollas contaminadas son más venenosas que otras verduras crudas en condiciones similares, Wong respondió que ningún alimento en estas condiciones es seguro para el consumo.

Aquí también explicábamos por qué las cebollas no son un remedio eficaz contra el catarro y la tos. Por el momento, no hay evidencias de que puedan ser útiles para estos síntomas, ya que no existen investigaciones suficientes sobre el tema. “La cebolla partida sobre la mesita puede influir como placebo o en la percepción que tenemos sobre si aumenta o disminuye la tos en nuestros hijos”, explica Marián García, farmacéutica y divulgadora. Pero se trata tan solo de eso, una apreciación subjetiva. “Si a alguien le va bien y no va a dejar de utilizar otros tratamientos farmacológicos prescritos por el médico o por el pediatra, pues adelante con la cebolla (y que la casa huela a Burger King toda la noche)”, bromea García.

CADENA vERIFICADA POR MALDITA.ES
LAS CEBOLLAS 🧅

🔆En 1919, cuando la epidemia de influenza mató a 40 millones de personas en el mundo, hubo un médico en E. U. que visitó a muchos granjeros para ayudarlos en lo posible. Muchos contrajeron la enfermedad y murieron. Pero este médico llegó a casa de uno de ellos y para su sorpresa, toda la familia estaba sana. La explicación que recibió el doctor fue que la esposa había colocado cebollas sin pelar en diferentes habitaciones de la casa. El galeno no podía creer lo que estaba escuchando y pidió ver una de las cebollas para revisarla bajo el microscopio. En efecto, descubrió que el virus de la influenza estaba adherido a la cebolla, la había absorbido y con ello la familia se había salvado.

🔅Existen muchas historias similares, una de ellas, la de la dueña de un salón de belleza quien colocó varios tazones con cebollas alrededor de su negocio. Ni las empleadas o las clientas enfermaron. Sería interesante hacer la prueba la próxima vez que surja una epidemia o simplemente haya un contagio por gripe estacional.

🔆Otra persona habló de su experiencia personal al haber contraído pulmonía y su estado era grave. Esta mujer se enteró de un caso en el que alguien cortó los dos extremos de una cebolla y la puso en un frasco grande. Luego, colocó el frasco cerca del enfermo durante la noche. A la mañana siguiente la cebolla estaba negra, cubierta de gérmenes. La cebolla estaba casi podrida y el paciente se había mejorado.

🔆Es un hecho verídico que haber colocado cebollas y ajos dentro de las habitaciones salvó la vida de muchas personas durante la gran plaga en Europa hace años. Estos vegetales tienen poderosas propiedades bactericidas y antisépticas y esto ha sido parte de la sabiduría popular.

🌿Un dato interesante: a veces tenemos problemas estomacales, y no sabemos a qué atribuirlos. Quizá las culpables son las cebollas puesto que absorben bacterias y es por ello que son tan buenas para evitar que nos contagiemos de catarro o influenza, por eso no debemos comer una cebolla que, después de haber sido cortada, se mantuvo al aire en la cocina. Ninguna sección de una cebolla partida debe quedarse en el plato, debe guardarse en un recipiente o en una bolsa de plástico y refrigerarse.

🔅LOS SOBRANTES DE CEBOLLAS PUEDEN SER VENENOSOS

Durante una visita a una empresa fabricante de mayonesa en los E. U. la persona que cuenta la anécdota narra que el químico les informó que la mayonesa puede estar sin refrigeración porque el pH se dispone de tal manera que las bacterias no sobreviven al estar sin refrigerar; y luego continuó diciendo que lo que sucede en ocasiones cuando las personas llevan una ensalada de papa al día de campo y luego se enferman no tiene nada que ver con la mayonesa que usaron sino con las cebollas y las papas.

🔆Explicó que las cebollas son un gran imán para las bacterias, en especial, las cebollas crudas. Uno nunca debe conservar una porción de cebolla partida a menos que se guarde en una bolsa zip-lock y se conserve en el refrigerador.

🔆De hecho, ya se contaminó al partirse o rebanarse y se debe tener mucho cuidado con esos hotdogs que se compran en los juegos de futbol o de beisbol que llevan cebolla cruda.

El 🔅químico dijo que si uno cocina la cebolla sobrante durante mucho tiempo probablemente eliminará los efectos nocivos. Pero si se usan sobrantes de cebolla rebanada y se usan en un sandwich posiblemente esté uno arriesgándose a tener problemas. Tanto las cebollas como la papa húmeda, esa que se utiliza en una ensalada de papa, van a atraer y a generar bacterias más rápido que una mayonesa comercial al descomponerse.

🔅Atención: los perros nunca deben comer cebollas. Su estómago no puede metabolizarlas.

Recuerden que es peligroso cortar una cebolla y tratar de usarla al día siguiente si no ha sido guardada perfectamente. Si se deja al aire en la cocina durante la noche de seguro al día siguiente ya estará llena de bacterias que pueden ocasionar infecciones estomacales.

Favor de pasar esta información a tus seres queridos.

Las cebollas contienen elementos nutricionales de gran calidad y la costumbre de comer cebolla cruda es de aplaudirse. Los que la comen tendrán siempre una circulación inmejorable, entre otros beneficios

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!

Otros artículos de Maldita.es