Maldita Ciencia
03/06/2020

Qué sabemos de la cloroquina y la hidroxicloroquina como potenciales tratamientos contra el coronavirus**

Nos estáis preguntando mucho sobre el potencial de un medicamento llamado cloroquina y una de sus variantes, la hidroxicloroquina, como tratamiento del COVID-19. Vuestras dudas surgen a partir de noticias y tuits que habéis leído comentando el éxito de algunos experimentos que se están haciendo al respecto. Los resultados del primer gran estudio de este 22 de mayo no muestran eficacia como tratamiento. Os contamos lo que sabemos.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Qué son la cloroquina y la hidroxicloroquina y qué resultados tienen contra el COVID-19

La cloroquina es un medicamento que se utiliza como tratamiento contra la malaria y también para reducir la inflamación en casos de lupus y artritis reumatoide. La hidroxicloroquina es una variante de ese medicamento que se empezó a utilizar al ser mejor tolerada que la cloroquina original.

La OMS ha parado los ensayos con la hidroxicloroquina*****

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el 25 de mayo que había aplicado una pausa temporal del brazo en los ensayos de la hidroxicloroquina mientras examinan los datos de seguridad.

Recientemente se ha empezado a estudiar si podría ayudar a combatir el COVID-19. De esos estudios, se ha compartido mucho uno que asegura que combinando la hidroxicloroquina con otro medicamento llamado azitromicina (un antibiótico de amplio espectro) se ha logrado curar al 100% de los pacientes tratados.

https://twitter.com/_SEOM/status/1241108010497433600

Los resultados son positivos y eso ha despertado muchas esperanzas. El presidente de Estados Unidos, Donald Trupm, ha dicho incluso que la unión de estos dos medicamentos podría cambiar la historia de la medicina. A partir de ese tuit las expectativas sobre esta posibilidad han ido en aumento, a pesar de que la FDA, el organismo estadounidense que regula los medicamentos, tuvo que responder que estas medicinas aun no están aprobadas como tratamiento contra el COVID-19 y que deben pasar una serie de trámites y pruebas para que eso ocurra.

Un estudio que hay que considerar con mucha cautela

El problema es que ese estudio que ha dado resultados tan esperanzadores no tiene calidad suficiente como para celebrar sus datos todavía. Para empezar se trata de un estudio muy pequeño en el que solo participaron 20 personas.

Además, cuando se empezó a comentar y a celebrar, este estudio todavía no había sido publicado en una revista científica que hubiese pasado una revisión por otros científicos, sino que era lo que se llama un preprint, una publicación provisional a la espera de que el artículo sea validado y publicado en una revista científica. Puedes leer más sobre los preprints, su utilidad y sus limitaciones en este artículo de eldiario.es.

Ahora sí que está publicado, algo que ha ocurrido llamativamente rápido (un artículo puede tardar meses en publicarse en una revista científica, ya que debe someterse a revisiones, cambios y nuevas revisiones hasta que los editores consideran que cumple con los estándares de calidad suficientes), especialmente si tenemos en cuenta que su pequeño tamaño reduce la relevancia de sus conclusiones. El hecho de que uno de los autores de este estudio sea editor jefe de la revista donde finalmente se ha publicado ha arrojado muchas dudas sobre el proceso seguido.

Esto no quiere decir que los resultados obtenidos por la hidroxicloroquina no sean reales, sino que es todavía demasiado pronto y sabemos demasiado poco como para confirmar o desmentir sus efectos.

Por su parte, un artículo publicado en la revista Science indica que una guía publicada por la Sociedad de Medicina de Cuidados Intensivos de EEUU señala que "no hay pruebas suficientes para emitir una recomendación sobre el uso de cloroquina o hidroxicloroquina en adultos críticos con COVID-19". *

Además, la Sociedad Internacional de Quimioterapia Microbiana (ISAC por sus siglas en inglés) ha publicado un comunicado en el que "considera que el artículo no cumple con el estándar esperado por la sociedad, especialmente en lo que respecta a la falta de mejores explicaciones sobre los criterios de inclusión y el triaje de los pacientes para garantizar su seguridad. Aunque el ISAC reconoce que es importante ayudar a la comunidad científica publicando rápidamente los nuevos datos, esto no puede ser a costa de "reducir el escrutinio científico y las mejores prácticas".

Los resultados del primer gran estudio no muestran eficacia como tratamiento****

Este 22 de mayo se ha publicado en la revista The Lancet los resultados del primer gran estudio que analiza la eficacia de la hidroxicloroquina como potencial tratamiento de COVID-19. El estudio ha observado a más de 96.000 pacientes de 671 hospitales. Casi 15.000 tomaron hidroxicloroquina o cloroquina, con y sin antibióticos.

Según los autores del estudio, "no hemos observado ningún beneficio de la hidroxicloroquina o la cloroquina (sola o en combinación con antibiótico) en los resultados hospitalarios cuando se administra de forma temprana tras el diagnóstico de COVID-19". De hecho, según los científicos, lo que sí han podido observar es un aumento de arritmias cardiacas y de mortalidad, mayor o menor según las distintas combinaciones de medicamentos.

Se trata de un estudio observacional, es decir, que lo que detecta es una correlación entre el consumo de estos medicamentos y la mortalidad de los pacientes, pero no una causalidad (que una cosa esté provocada por la otra, aquí explicamos más ampliamente qué significa esto). Sin embargo, resulta revelador para mostrar que el consumo de cloroquina o hidroxicloroquina no va acompañado de un mejor pronóstico de los pacientes.

Pero el 2 de junio, The Lancet lanzó una "expresión de preocupación" sobre el estudio porque ha generado muchas dudas en la comunidad científica. La revista científica informaba que ha encargado una auditoría independiente de la procedencia y la validez de los datos, cuyos resultados se esperan "muy pronto".

En cualquier caso: no protege de la infección

Hace falta como decimos más investigación que confirme el potencial de este medicamento como tratamiento ante el COVID-19. Sin embargo, lo que se está analizando es si podría servir como tratamiento en los casos más graves de la infección. En ningún caso se considera que pueda proteger a las personas sanas de contraerla.

Por eso es importante que no se compre este medicamento en las farmacias de forma preventiva, ya que se puede desabastecer a pacientes de otras patologías que sí lo necesitan como tratamiento.

Siempre bajo prescripción y control médicos

De hecho, la combinación de ambos medicamentos tomada sin control médico puede tener repercusiones negativas para la salud e incluso provocar arritmias o la muerte repentina si se están tomando otros tratamientos o se sufren otras enfermedades.

Por ese motivo, si bien es posible que la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina sea un tratamiento eficaz para algunos casos de COVID-19, no hay evidencias suficientes de ello todavía y por lo tanto solo debe seguirse bajo prescripción y control médico.

Además, aunque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) considera la cloroquina y la hidroxicloroquina una estrategia terapéutica potencial contra COVID-19 pero "el nivel de evidencia todavía es bajo y basado en los datos preclínicos y de seguridad en otras indicaciones" por lo que prioriza su uso sólo para el "tratamiento de pacientes ingresados con neumonía. No se aconseja iniciar tratamientos en otro tipo de situaciones clínicas fuera del contexto de ensayos clínicos autorizados".***

En este otro artículo os contamos qué vacunas y otros tratamientos se están investigando contra el COVID-19.

* Hemos actualizado la pieza el 23 de marzo añadiendo el artículo publicado en la revista Science.

** Hemos modificado esta pieza el 29 de marzo para incluir una referencia a la cloroquina, además de a la hidroxicloroquina, de la que también se está hablando en este sentido.

*** Actualizado el 7 de abril con el comunicado de la Sociedad Internacional de Quimioterapia Microbiana y las indicaciones de la AEMPS.

**** Actualizado el 22 de mayo para incluir los resultados del estudio publicado en la revista The Lancet.

***** Actualizado el 26 de mayo con la decisión de la OMS de paralizar ensayos clínicos.

******* Actualizado el 3 de junio con la expresión de preocupación de la revista The Lancet sobre su estudio de la hidroxicloroquina.

Fact-checkers de 41 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN. También puedes compartir este artículo utilizando el hashtag #CoronavirusFacts.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Otros artículos de Maldita.es