MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Qué sabemos sobre los colores de las imágenes astronómicas? Se consiguen utilizando filtros que captan partes concretas de luz

Publicado martes, 17 diciembre 2019
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Expertos

Nos habéis preguntado por los colores de las espectaculares imágenes de astronomía. ¿Son reales? La respuesta es "depende": muchas veces sí, otras veces, no tanto. Hemos consultado a Ángel López-Sánchez, astrofísico en la Universidad de Macquarie (Australia) y divulgador científico.

¿Cómo consiguen los científicos estas imágenes tan impactantes? El astrofísico explica a Maldita Ciencia que, además de contar con un gran telescopio, es necesario tener un buen instrumento que capte la luz del cosmos. "El truco para detectar objetos lejanos y difusos es usar cámaras que sólo ven 'en blanco y negro' (escala de grises)", señala y añade que "estas cámaras son mucho más sensibles que las digitales en color como las que tenemos en nuestros móviles".

Entonces, ¿de dónde salen los colores? López-Sánchez nos da más detalles. "Los astrónomos siempre empleamos filtros para captar una parte concreta de la luz que nos llega. Por ejemplo, observamos el mismo objeto usando un filtro azul, uno verde y otro rojo", indica. De esta forma, si la imagen astronómica en color se consigue codificando una toma en filtro azul con el color azul, una toma en filtro verde con el color verde y una toma en filtro rojo con el color rojo, la imagen estará reproduciendo, aproximadamente, lo que verían nuestros ojos.

El astrofísico añade que si hacemos otra combinación o añadimos colores que nuestros ojos no ven (luz ultravioleta, infrarroja o incluso rayos X o radio) la imagen sigue siendo "real" en el sentido de que codifica la información que nos interesa, "pero nuestros ojos jamás serían capaces de ver algo así".

Con algunas imágenes se han usado 'filtros especiales' para conseguir el color. Un ejemplo es esta de la Nebulosa del Águila, tomada por López-Sánchez. Una nebulosa es una región de gas en el espacio. Mientras que las estrellas emiten luz en todos los colores del arco iris, en las nebulosas la luz se emite en unos colores muy concretos. El astrofísico explica que estos colores vienen dados por los elementos químicos (hidrógeno, helio, oxígeno, nitrógeno o azufre) que existen dentro de la nebulosa, "todo determinado por las leyes de la física cuántica”.

Nebulosa del Águila. Imagen tomada con el telescopio Isaac Newton en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma). Créditos: Ángel R. López-Sánchez (AAO/MQU), Sergio Simón-Díaz (IAC), Miguel Urbaneja (Institut für Astro- und Teilchenphysik, Universität Innsbruck) y Alfred Rosenberg (IAC).

Los astrofísicos han diseñado estos 'filtros especiales' para dejar pasar solo la luz emitida por esos elementos químicos. "En la imagen el color azul se ha conseguido usando un filtro que solo deja pasar la emisión del oxígeno, el color verde viene dado por un filtro que ve la emisión del hidrógeno y para obtener el color rojo se ha usado un filtro que solo ve luz emitida por el azufre", detalla López-Sánchez. 

¿Qué nos dicen estos colores? "Los astrónomos usamos esta información para estudiar las propiedades físicas y químicas de las nebulosas, las causas de la formación de las estrellas y cómo estrellas y gas interaccionan y evolucionan conjuntamente dentro de las galaxias", resalta el científico. Por ejemplo, las estrellas jóvenes y calientes brillan mucho en colores azules, mientras que las estrellas viejas y frías tienen colores rojos.

"En astronomía los colores otorgan valiosa información", destaca el experto. Otro ejemplo son las galaxias que destacan en colores azules (las galaxias de tipo espiral, como la nuestra), que tendrán gran proporción de estrellas jóvenes, mientras que las galaxias amarillentas (las galaxias de tipo elíptico) estarán constituidas sobre todo por estrellas viejas. "Las nebulosas nos regalan este tipo de imágenes etéreas llenas de colorido y de una belleza singular que hacen reflexionar sobre la belleza del universo que nos ha tocado vivir", concluye el astrofísico.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.