MENÚ
MALDITO BULO

No, Australia no ha retirado 50 millones de dosis de las vacunas contra la COVID-19 que están inoculándose por "falsos positivos a la prueba del sida": fue una candidata a vacuna que no se aprobó y fue en diciembre de 2020

Publicado
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Hemeroteca / videoteca

Están circulando publicaciones en redes sociales que afirman que el Gobierno de Australia ha anunciado la retirada de 50 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 porque provocaban falsos positivos en la prueba del sida. Los comentarios se difunden junto a un vídeo de una noticia de 7 News, un medio australiano, como si fuera actual. Uno de estos contenidos compartido en Telegram señala, además, que la proteína S que inducen las vacunas de ARN mensajero provoca el sida.

Sin embargo, es un bulo. El Gobierno australiano no ha retirado del mercado ninguna vacuna contra la COVID-19 aprobada que esté en uso. El vídeo que se ha viralizado no es actual sino de diciembre de 2020, cuando una potencial vacuna contra el coronavirus, que estaba desarollando la Universidad de Queensland (Australia), se descartó por dar falsos positivos en la prueba del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) entre los voluntarios del ensayo en fase 1.

Tampoco es cierto que las vacunas contra la COVID-19 estén provocando el sida. El llamado síndrome de inmunodeficiencia adquirida es una afección crónica provocada por el VIH, una infección de transmisión sexual que también puede transmitirse por el contacto con sangre infectada o de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Por lo tanto, el sida es causado por un virus (el VIH) y no por una vacuna

A finales de 2020 se descartó una vacuna candidata de una universidad australiana por falsos positivos en VIH

Los contenidos comparten el vídeo de 7 News como si fuera actual, pero la realidad es que fue publicado el 11 de diciembre de 2020. En este, podemos ver a Scott Morrison, primer ministro de Australia, anunciado que la vacuna que estaba investigando la Universidad de Queensland y la empresa de biotecnología CSL no seguiría adelante:

CSL y el gobierno australiano tenían un acuerdo para producir 51 millones de dosis de esa vacuna, pero decidieron detener las fases 2 y 3 ya que se observó que estaba causando falsos positivos en los test de VIH. Por lo tanto, no se llegaron a fabricar esos 50 millones de dosis de las que habla el contenido.

Desde la Universidad de Queensland aclararon a Maldita.es que la vacuna que estaban desarrollando "no puede causar infección de VIH" y que los análisis confirmaron que no había presencia de este virus entre los voluntarios. Los falsos positivos se debían, según explicaron, a que la vacuna candidata generaba anticuerpos contra fragmentos de una proteína (gp41, que se usa para estabilizar la vacuna) y que precisamente esta proteína también está presente en la envoltura del VIH. Pero, por sí solos, "esos fragmentos son inofensivos y no provocan enfermedades", aseguraron.

Las vacunas contra la COVID-19 no causan el sida

"Han retirado 50 millones de vacunas porque los test daban la razón a Luc Montagnier, en el sentido de que la proteína de espiga que producen las vacunas ARN provocan inmunodeficiencia. Las retiran pero niegan que produzca esa enfermedad", afirma uno de los contenidos que se ha difundido.

No obstante, las vacunas contra la COVID-19 no causan el sida, es una enfermedad causada por el virus VIH. Y no es la primera vez que desde Maldita.es desmentimos este bulo. En octubre de 2021, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que informes del Gobierno de Reino Unido sugerían que los vacunados estaban desarrollado el sida. Entonces, la Sociedad Brasileña de Inmunología (SBI) emitió un comunicado para aclarar que "ninguna vacuna desarrollada contra COVID-19 puede causar SIDA y que tampoco ninguna vacuna tiene el potencial de transmitir el virus del VIH".

El contenido también hace referencia a Luc Montagnier, virólogo francés que ha difundido desinformación durante la pandemia de COVID-19 y que falleció recientemente. Se han viralizado unas supuestas declaraciones suyas en las que sugiere que las personas que han recibido la tercera dosis de la vacuna deberían hacerse la prueba del VIH. Sin embargo, no hay evidencias de que Montagnier haya afirmado esto, según medios como Reuters y Colombiacheck, que forman parte de la International Fact-Checking Network (IFCN) al igual que Maldita.es. En todo caso, como decimos, las vacunas no pueden originar el sida.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.