MENÚ
MALDITO BULO

El bulo de que los que reciben vacunas de ARN mensajero pierden sus derechos humanos y se convierten en "patentes"

Publicado martes, 13 julio 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

"Los vacunados con ARN ya no tienen Derechos Humanos ni del Estado. Son Patentes de la Corporación que diseñó el fármaco" afirma una imagen viral desinformadora antivacunas. Pero es un bulo: ni las vacunas de ARN mensajero alteran el genoma humano ni las personas vacunadas pueden ser patentadas por nadie ni pierden sus derechos humanos por recibir la vacuna.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Las vacunas de ARN mensajero no modifican el genoma humano

Esta imagen surge del bulo que ya desmentimos de que las vacunas de ARN mensajero alteran nuestro ADN. Este tipo de vacunas, en vez de introducir el antígeno (el propio coronavirus atenuado o desactivado o una parte del virus como una proteína), introducen una secuencia de ARN con las instrucciones para producir el antígeno. Una vez que esto ocurre, el resto del proceso de inmunización es igual que en cualquier otra vacuna: el sistema inmune desarrolla los anticuerpos específicos para combatir ese antígeno y a partir de ahí lo recordará por si vuelve a aparecer para poder neutralizarlo.

"El ARN mensajero es una molécula intermediaria entre el núcleo (donde está el ADN) y el citoplasma, fuera del núcleo de la célula, que es donde se fabrican las proteínas. Al utilizar ARN mensajero estas vacunas le están proporcionando a las células las instrucciones para que estas fabriquen proteína S del coronavirus. Nada más. Estas moléculas de ARN mensajero son extraordinariamente lábiles [frágiles], y desaparecen muy rápidamente tras ser usadas para producir proteína S", explicaba Lluís Montoliu, investigador científico del CSIC y del CIBER de Enfermedades Raras en el Centro Nacional de Biotecnología y presidente del Comité de Ética del CSIC.

Las vacunas de ARN mensajero no podrían de ninguna forma interferir en la secuencia de ADN de nuestras células. El motivo es que, a diferencia del ADN que se encuentra en el núcleo de la célula, el ARN se encarga de llevar las instrucciones a la maquinaria celular que se encuentra fuera del núcleo y luego desaparece. "El ARN se administra, se usa y desaparece, se destruye y degrada por la propia célula, y ahí acaba su viaje. Son unas vacunas, las de ARN, que se consumen y desaparecen. Una vez usadas ya no están más ni pueden convertirse en ADN para modificarlo", contaba Montoliu. Y para ello, como explican los autores de este artículo publicado en la revista Journal of Immunology Research, "el ARN no necesita entrar en el núcleo durante el proceso y por eso no hay riesgo de que se integre en el genoma".

No se patentan a las personas tras vacunarse

En otro vídeo de Chinda Brandolino, una desinformadora habitual sobre las vacunas contra el coronavirus y la pandemia de COVID-19, se afirma que en 2013 una corte de Estados Unidos concluyó que el ADN humano no se puede patentar "porque es producto de la naturaleza pero si está alterado genéticamente se patenta" y que cuando una persona se vacuna "es una persona transgénica, transhumana y legalmente en el derecho internacional será propiedad del dueño de la patente y por ser transhumana no será considerada humana con los derechos humanos que conocemos". Pero tampoco es cierto.

El fallo de 2013 es una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos que dictó que un gen natural no era patentable, ya que se encontraba en la naturaleza, pero sí permitió que un nuevo gen complementario del ADN desarrollado en el laboratorio fuese patentado. Pero las leyes de Estados Unidos prohíben las patentes sobre organismos humanos, fetos y embriones, explicó Joseph Carvalko, profesor de Derecho, Ciencia y Tecnología y Bioética en la Era de la Aceleración Tecnológica en la Universidad de Quinnipiac, y presidente del Grupo de trabajo sobre Tecnología y Ética del Centro Interdisciplinario de Bioética de la Universidad de Yale a AFP Factual, miembro de la International Fact-Checking Network (IFCN) a la que también pertenece Maldita.es.

Carvalko dijo también a AFP Factual que no conocía casos en los que una persona a la que se le ha hecho una intervención médica se convierta en “propiedad” del titular de su patente: "Las patentes sólo son útiles si el propietario puede impedir que otros fabriquen, utilicen o vendan, es decir, empleen el artículo patentado”.

Las personas vacunadas mantienen sus derechos humanos

Una vez aclarado que las personas, tampoco las vacunadas, pueden ser patentadas, toca explicar por qué las personas vacunadas tampoco pierden derechos humanos por hacerlo, como afirma el bulo. Dado que ni las personas vacunadas ven alterado su ADN ni esto supondría que fuesen patentados por el fabricante de las vacunas, tampoco pierden sus derechos humanos por vacunarse. De hecho, la Declaración Universal de Derechos Humanos no incluye nada referente a vacunas, a patentes o cambios en su genoma. Además, esa declaración aclara que los humanos no pueden perder sus derechos humanos, como aclara en su artículo 2: "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición". Por lo tanto, las personas vacunadas no pierden derechos humanos por vacunarse.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.