MENÚ
MALDITO BULO

No, no es cierto que no se hayan probado las vacunas contra la COVID-19 en animales como se dice en este vídeo grabado en el Senado de Texas (EEUU)

Publicado miércoles, 30 junio 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

"¿Ha visto alguna otra vacuna que se haya saltado las pruebas en animales? (...) Por lo que he leído, de hecho, empezaron las pruebas con animales y como los animales estaban muriendo pararon las pruebas". Esto se afirma sobre las vacunas contra la COVID-19 en un vídeo que se está difundiendo por WhatsApp de una sesión que tuvo lugar en el Senado de Texas (EEUU) el pasado 6 de mayo.

Nos habéis preguntado por este vídeo a través de nuestro chatbot (+34 644 229 319), pero es un bulo. Las vacunas contra la COVID-19 sí han sido probadas en animales antes de ser comercializadas.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Las vacunas contra la COVID-19 sí han sido probadas en estudios con animales

El origen del vídeo que se está difundiendo es una audiencia pública ante el Comité de Asuntos Estatales del Senado de Texas que tuvo lugar el pasado 6 de mayo. La audiencia trataba sobre un proyecto de ley impulsado por el senador Bob Hall para prohibir que las vacunas contra la COVID-19 sean obligatorias y que se discrimine por esta razón.

Una de las personas que participó en esta audiencia fue la pediatra Angelina Farella. Durante su intervención, Bob Hall le pregunta :"¿Ha visto alguna otra vacuna que se haya saltado las pruebas en animales?" (min. 44:26). A lo que ella contesta: "Nunca antes, especialmente para los niños".

Y el senador Hall continúa diciendo:

"Por lo que he leído, de hecho, empezaron las pruebas con animales y como los animales estaban muriendo pararon las pruebas. Amigos, creo que lo importante es entender que de lo que estamos hablando es que los americanos son ahora conejillos de indias. Este es el programa de pruebas que se está llevando a cabo. Ellos no hicieron las pruebas en humanos y pararon las pruebas con animales porque los animales estaban muriendo y luego lo pusieron a disposición del público y ahora estamos viendo a las empresas que quieren ordenar que esta vacuna experimental sea administrada a la gente como condición para su empleo y sin embargo tenemos este recuento de muertes que sigue surgiendo y que ignoramos totalmente."

Sin embargo, no es cierto lo que dicen Hall y Farella. Las vacunas aprobadas en EEUU son las de Pfizer, Moderna y Janssen que, además, están también aprobadas para su uso en la Unión Europea (UE). Todas estas vacunas fueron probadas en animales en la fase pre-clínica.

La vacuna de Moderna fue probada en primates no humanos y en ratones, al igual que la de Pfizer. El suero de Johnson & Johnson (farmacéutica a la que pertenece la filial Janssen) fue probado en hámsters y primates no humanos, según anunció la farmacéutica en septiembre de 2020. Y la vacuna de AstraZeneca, que está en uso en la UE, fue probada también en primates, según esta nota de prensa del 22 de mayo de 2020.

Desde la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EEUU aseguraron a Reuters, agencia que forma parte del International Fact-Checking Network (IFCN) al igual que Maldita.es, que no es cierto que las farmacéuticas se saltaran los ensayos de las vacunas debido a la muerte de los animales.

Tampoco es cierto que las farmacéuticas no probaran las vacunas en humanos antes de comercializarlas, como dice Hall. Las vacunas han sido aprobadas tras pasar la fase 3 de ensayos clínicos con miles de personas. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer contó con más de 40.000 personas en la fase 3 y la de Moderna con 30.000.

Ahora las vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase 4. Esta es la última fase de experimentación clínica y ocurre cuando la vacuna está ya comercializada y se usa a gran escala. El objetivo de esta fase es monitorizar los efectos secundarios del fármaco, sobre todo los más raros, que pueden observarse sólo cuando el medicamento es utilizado a gran escala. Además, en este artículo te contamos cómo y por qué se han desarrollado tan rápido las vacunas contra el coronavirus.

Según los CDC, no se ha establecido una relación causal entre las muertes notificadas en el sistema VAERS y las vacunas contra la COVID-19, salvo en el caso de los trombos asociados a la vacuna de Janssen

En el vídeo que se esta difundiendo, Bob Hall también afirma que las vacunas contra la COVID-19 están teniendo una "alta incidencia de hospitalizaciones graves y muertes". Pero según explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU en su web, los informes de muertes tras la vacunación que se registran en el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) "son poco frecuentes". Además, que se registre un informe en este sistema no significa que la vacuna sea la causa.

Según los CDC, entre el 14 de diciembre de 2020 hasta el 21 de junio de 2021,se registraron en VAERS 5.479 notificaciones de casos de muerte entre personas que habían recibido la vacuna. Estas notificaciones son estudiadas por las autoridades sanitarias. Los CDC aseguran que "después de una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, informes de autopsias e historias clínicas, no se estableció una relación causal con las vacunas contra el COVID-19", Sin embargo, sí se ha encontrado un posible vínculo entre la vacuna de Janssen y casos muy raros de trombos que han ocasionado muertes.

En este sentido, Jaime Jesús Pérez, vocal de la Asociación Española de Vacunología (AEV), explicaba a Maldita.es que "no hay más muerte postvacunal atribuible a las vacunas que las probadas con AstraZeneca y Janssen" con algunos casos de trombos. Y añade: "Lo demás son eventos casuales".

El vídeo que está circulando se ha viralizado anteriormente en EEUU y ha sido verificado también por Factcheck.org y USA Today, miembros del IFCN. Además, el senador Bob Hall ya ha defendido otras desinformaciones sobre la pandemia de la COVID-19, como recoge The Texas Tribune.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.