Desde el pasado mes de agosto han estado circulando imágenes de distintas mujeres que supuestamente habían sido decapitadas en Arabia Saudí. Son las activistas Israa al-Ghomgham y Samar Badawi, que el pasado año fueron encarceladas por el régimen.

En agosto de 2018 ya desmentimos que Israa al-Ghomgham hubiera sido decapitada. En su caso, el bulo se viralizó junto a un vídeo que supuestamente mostraba su decapitación, pero era en realidad de una mujer birmana acusada de asesinar a su hijo en Arabia Saudí.

Además, su hermana desmintió que hubiera sido decapitada.

Desde que publicamos el desmentido, Amnistía Internacional (AI) publicó este pasado 1 de febrero un comunicado en respuesta a la retirada de la pena de muerte que pesaba sobre Israa al-Ghomgham, que entró en prisión tras participar en una manifestación contra el Gobierno del País.

Human Rights Watch (HRW) y AI desmienten que Samar Badawi haya sido decapitada

También ha estado circulando una imagen que criticaba "el silencio" de los medios de comunicación ante la decapitación de Samar Badawi.

Si no has visto información al respecto en los medios es porque no hay pruebas de que haya ocurrido. Tanto HRW como AI nos han desmentido que haya sido decapitada y asegurado que sigue en prisión "sin cargos ni juicio".