Se están extendiendo varias afirmaciones que no son reales: el PSOE se ha gastado 250.000 euros en cambiar el logo de Correos. La realidad es que la cantidad final fueron 168.947,46 euros y fue una licitación y adjudicación durante el gobierno del Partido Popular y no fue solo por "un logo".

El anuncio de la licitación del contrato para la elaboración del nuevo logo de Correos, presupuestado en 250.000 euros, se realizó el 8 de noviembre de 2016, tal y como aparece publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público. Casi un año más tarde, el 25 de septiembre de 2017, el concurso se resolvió y fue adjudicado a la empresa Summa Comunicació S.A. que presentó una oferta por un importe de 168.947,46 euros (impuestos incluidos).

Es decir, ni en el momento en el que se publica la licitación de este contrato ni en el que se adjudica, Pedro Sánchez era el presidente del Gobierno. De hecho, Sánchez se pone al frente del Ejecutivo el 2 de junio de 2018, por lo que en aquellas fechas (tanto en noviembre de 2016 como en septiembre de 2017) el presidente era Mariano Rajoy.

El que fuera jefe de gabinete de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE desde 2014, Juan Manuel Serrano, fue nombrado presidente de Correos el 25 de julio de 2018. Por lo que tampoco se le podría atribuir el contrato del nuevo diseño del logo de Correos.

Además, este proceso no sólo incluye un cambio de logo. El contrato que se licitó por 250.000 euros (coste sin IVA) y que se adjudicó por 168.947,46 euros no era sólo para realizar un cambio de logo en Correos. De hecho, el objeto del contrato señala que se trata de un trabajo de “implementación nueva arquitectura de marca y desarrollo de identidad visual Correos”.

En el Pliego de Condiciones Técnicas y Particulares del contrato se especifica, a partir de la página 5, todo lo que la empresa adjudicataria tendrá que hacer por ese importe. En concreto, en este documento se detalla que los trabajos incluyen el desarrollo de la expresión de marca, las directrices para la creación de nuevas marcas, la activación/implementación de la marca, el brand advisory, patrocinios, co-branding y formación. Todos estos puntos, además, se amplían en subapartados explicando cada campo de actuación.

Por lo tanto, el contrato es mucho más que la modificación del diseño del logo de Correos.