Algunos medios de comunicación como La Voz de Galicia, La Vanguardia o El País (que ya lo ha borrado) han publicado en las últimas horas que el Ayuntamiento de Londres ha equiparado el aceite de oliva con la comida basura, prohibiendo a partir del próximo mes que se anuncie en el Metro de Londres junto con otros productos como la mantequilla, la mayonesa o el queso.

Maldita.es se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Londres, del que depende Transport for London (organismo responsable del Metro de la ciudad) que nos confirma que el origen de la desinformación es una normativa para luchar contra la obesidad infantil que "sólo se dirige a los anuncios de productos específicamente destinados o consumidos por niños" y que, "para ser claros, nadie ha despreciado al aceite de oliva".

En la respuesta también se especifica que "los anunciantes pueden solicitar estar exentos si pueden demostrar que el producto no contribuye al problema [de la obesidad infantil], por ejemplo, si no se consume generalmente por niños".

El origen: una normativa para luchar contra la obesidad infantil

El origen de la desinformación, que ha recogido el usuario de Twitter @SergioEfe en un hilo, es una normativa aprobada que prohibe la publicidad de comida basura como medida para luchar contra la obesidad infantil en Londres.

En esta normativa sí se mencionan específicamente algunos productos que se consideran altos en grasas, azúcar y sal, dando como ejemplos las bebidas azucaradas, hamburguesas con queso, chocolatinas o nueces saladas. En ningún momento se menciona el aceite de oliva, la mantequilla, la mayonesa o el queso, y de hecho el último punto especifica la posibilidad de estar exentos de la medida si el anunciante puede demostrar que no contribuye a la obesidad infantil.

Restricciones en publicidad que entrarán en vigor el 25 de febrero de 2019

Un artículo del Evening Standard, publicado el 8 de enero, recoge que "Los anuncios en el metro de mantequilla, aceite de oliva y pesto podrían ser prohibidos debido a la guerra contra la comida basura". Podrían, en condicional. En la pieza se recogen las declaraciones de un miembro conservador de la Asamblea de Londres, Andrew Boff, que afirma que "no sólo son los anuncios de comida basura los que estarán prohibidos; los londinenes no tendrán permitido ver anuncios de productos del día a día como aceite de oliva, pastillas de caldo o pesto".

La información llega a España convertida en un bulo

Esta medida ha llegado a España con afirmaciones como que "el Ayuntamiento ha incluido este producto en la lista de los que no se podrán anunciar", o mencionando explícitamente "la prohibición de anunciarse", afirmando que Londres "equipara" o "pone en el mismo saco" el aceite y los productos de comida basura, cuando realmente el aceite (y los otros productos que se mencionan) no se ha mencionado en ningún momento.