Es posible que durante estos días hayas recibido por WhatsApp una carta de una supuesta farmacéutica en la que se asegura que los inmigrantes tienen acceso a medicamentos de forma gratuita, a diferencia de los españoles.

La carta, que lleva moviéndose desde 2011, era un bulo entonces y lo sigue siendo en 2018 ya que las aportaciones no se fijan en función de la nacionalidad.

¿Qué dice la ley?

El Real Decreto 7/2018, firmado por Pedro Sánchez el pasado 27 de julio, establece que los sin papeles abonarán el 40% del precio de los fármacos. No lo obtienen de forma gratuita. Nos lo confirma también el Ministerio de Sanidad.

Los inmigrantes no documentados pagan lo mismo que los asegurados con rentas de menos de 18.000€, excepto los asegurados pensionistas, que abonan un mínimo del 10% del precio.

Sólo los ciudadanos con rentas mayores de 18.000€ pagan más por los medicamentos que los inmigrantes sin papeles. Las personas que ganan entre 18.000€ y 100.000€ pagan el 50% de los medicamentos, y las rentas superiores aportan el 60% del PVP.

¿Existen descuentos en función de la nacionalidad?

No. Las aportaciones farmacéuticas se establecen en base a la renta de los usuarios, no según su nacionalidad. De esta manera, a los inmigrantes en situación regular se les aplican los mismos criterios que al resto de españoles y sólo estarán exentos de pago si se encuentran dentro de alguna de las siguientes categorías:

Estas exenciones se aplican tanto a los inmigrantes regulares como a los españoles. Además, el Ministerio de Sanidad nos ha desmentido que haya algún tipo de descuento para inmigrantes.

¿Es así en toda España?

El Ministerio de Sanidad nos confirma que "las competencias para establecer las aportaciones de los usuarios son exclusivas del Estado, por tanto para todo el territorio nacional son iguales".

Sin embargo, las competencias de asistencia sanitaria están transferidas a las consejerías de salud de las distintas comunidades autónomas, por lo que estas pueden otorgar ayudas de acceso a medicamentos a los distintos colectivos en situación de vulnerabilidad.

Hemos hablado con las 17 consejerías de sanidad y departamentos de salud de España y todos nos han desmentido que los inmigrantes estén exentos de pagar los medicamentos por el hecho de ser inmigrantes.

Y en 2011, cuando empezó a moverse la cadena ¿era un bulo?

Los inmigrantes tampoco tenían acceso gratuito a medicamentos cuando la carta se publicó por primera vez en el año 2011, ya que con la legislación vigente entonces abonaban el 40% del precio de los medicamentos salvo que estuviesen incluidos en alguna de las categorías exentas de pago (que son las mismas que actualmente).

Para poner en contexto, la parte de los medicamentos que le tocaba pagar a los usuarios activos en 2011 era del 40% de su precio total, y gratuita en el caso de los pensionistas. Esto cambió con la entrada en vigor del Real Decreto 16/2012.

La nueva ley fijó la aportación en un 10% del valor del medicamento para los pensionistas (hasta un máximo de 8 €), y estableció aportaciones diferenciadas que dependían de los ingresos de cada uno de los asegurados, como ya se ha explicado anteriormente.

El Ministerio de Sanidad nos explica que, como norma general, los inmigrantes sin papeles abonaban el 40% del precio de los fármacos con algunas excepciones en las que se pagaba el 50%.