El llamado 'caso Bar España' nace en 1997 cuando Reinaldo Colás, residente en Benicarló (Castellón) denunció que Giuseppe Farina, expresidente del equipo de fútbol italiano A.C. Milán y pareja de su ex mujer, abusaba de sus dos hijas de 5 y 3 años. La leyenda creció en internet hasta decirse que una secta formada por personas poderosas actuaba en la Comunidad Valenciana, realizando actos satánicos, violando e incluso asesinando niños en el Bar España de Benicarló y una vivienda de Farina. Además, estos actos habrían sido supuestamente grabados en vídeo.

Pero las diferentes denuncias han sido archivadas en los tribunales. De todas las denuncias presentadas, sólo Reinaldo Colás llegó hasta el final, según El Español. Colás fue condenado a 15 meses de cárcel por denuncias falsas, calumnias y difamaciones.

Extracto de la desestimación del recurso presentado en 2002 contra un auto destimatorio previo del Juzgado de Instrucción número 2 de Vinaróz (Castellón)

El Español ha hablado por primera vez con las dos hijas de Reinaldo Colás, quienes niegan haber sido violadas, tanto por Farina como por ninguna secta satánica que supuestamente actuaba en el Bar España. Según el testimonio de la hermana mayor, Colás les hacía decir que sufrían abusos sexuales por parte de la pareja de su madre y grababa en casete unas supuestas confesiones dictadas por su padre. Tras acostumbrarse a repetir esas historias de abusos sexuales, las llevó a declarar a la Guardia Civil.

Un caso sin pruebas amplificado en internet

Pese a que el caso fue archivado por la justicia, Colás difundió por su entorno los supuestos abusos sexuales por parte de Farina. El caso fue amplificado por Antonio Toscano, un autodenominado periodista de investigación, criminólogo, psicólogo y abogado que fue expulsado de la ONG La Voz de la Infancia tras no acreditar las cualificaciones profesionales que decía tener, según Canarias Ahora. El 'caso Bar España' pasó posteriormente a foros, blogs y vídeos publicados en internet.

Según El Español, Toscano fue quien creó la idea de una secta formada por personajes muy importantes que actuaba en la Comunidad Valenciana y que eran los responsables de la violación y muerte de las tres adolescentes de Alcàsser (Valencia) en 1992, del asesinato sin resolver de tres jóvenes en Macastre (Valencia) en 1989 y otros casos en la región. En total, según Toscano este grupo criminal de personas poderosas violó a 80 menores y mató a 5.

Toscano y Colás obtuvieron una docena de testimonios en vídeo que confirmaban su teoría. Estos supuestos testigos, según El Español, tenían trastornos mentales, adicciones y/o procedían de entornos desestructurados y les convencieron de contar historias inventadas de abusos y violaciones con dinero (o su promesa) y embaucándoles, unas historias creadas por Toscano y Colás.

Sin rastro de los supuestos asesinados

Los cinco menores presuntamente asesinados no han sido hallados jamás ni se conoce denuncia de su desaparición. Sí se encontraron en el patio trasero del Bar España unos huesos enterrados, pero el Instituto Nacional de Toxicología no pudo asegurar siquiera que fuesen restos humanos, según El Español.

Causa judicial por injurias y calumnias

Por su parte, el Juzgado de Instrucción número 5 de Castellón tiene abierta una causa por los delitos de injurias y calumnias fruto de las acusaciones publicadas en internet. En la causa hay 20 investigados y 17 perjudicados, según El Mundo. Uno de los supuestos involucrados en la trama sería el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, quien se ha personado como acusación. Otros perjudicados por el 'caso Bar España' que están en la causa judicial son la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana Mónica Oltra, el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps y la consellera valenciana de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas Gabriela Bravo.