Incluir “información” en el titular que después es desmentida (o no mencionada) en el texto es otra forma de difundir desinformación y cada vez es más habitual, aprovechando que un alto porcentaje de personas sólo lee los titulares.

Os lo explicamos: el clickbait, la técnica de usar titulares sensacionalistas para lograr que el lector haga clic, es usado por medios de comunicación de todo el mundo y su extensión en redes sociales llevó a Facebook a reducir el impacto de estos titulares trampa.

Pero hay algo más peligroso aún: cuando las técnicas utilizadas para el clickbait se unen con una intención claramente política, con el fin de generar titulares impactantes que luego no se corresponden con lo que cuenta la noticia.

Un caso muy claro son unas publicaciones recientes sobre la gratuidad de enseñanzas universitarias para refugiados:

Mientras el titular hablaba de “Gobierno”, sobrentendido como el Gobierno central, el resto del contenido de Mediterráneo Digital y Caso Aislado se refiere al Gobierno vasco y sólo a la Universidad del País Vasco. De esta manera la gratuidad de las tasas de la universidad pública vasca se extiende a refugiados y apátridas. Hasta el momento esa medida la disfrutaban solo las víctimas del terrorismo, las de violencia de género, las familias numerosas y las personas con discapacitados a su cargo.

La publicación en Facebook de Mediterráneo Digital ha llegado a 38.800 interacciones. En Twitter ha sumado 1.300 compartidos, según datos recogidos por Buzzsumo.

Otra de Mediterráneo Digital que busca desinformar sobre la inmigración: “Rumanos, ecuatorianos y marroquíes se llevan el 70% de “nuestra sanidad” . Claro, no es real. Cuando entras a su artículo, ves la verdad; el dato del 70% es sobre el gasto en inmigrantes sin recursos. No sobre el total.

La firma no aparece en el cuerpo de la noticia

Esta práctica de desinformar en los titulares es un clásico de Mediterráneo Digital; a la propuesta de reforma del Código Penal por el Gobierno para hacer el consentimiento expreso, esta web titula que el ‘sí’ debe ser firmado, sin hacer mención posterior a esta inexistente y fasa obligación de rubricar el consentimiento en el resto del contenido.

La campaña feminista en Twitter #MiVelloMisNormas para que las mujeres decidan sin presiones depilarse o no fue convertida por el portal Mediterráneo Digital en una obligación de la no depilación de las mujeres por parte de “las feministas”. Esta obligatoriedad no aparece en el cuerpo del texto del contenido.

También se viralizó, y cada cierto tiempo vuelve, el titular “Los papeles clasificados del 23-F salen a la luz: El Rey Juan Carlos organizó el Golpe de Estado”. Un titular muy jugoso… Pero en realidad lo que se reproduce es un copia-pega del blog de Iñaki Inasagasti. Cero documentos. Este es uno de los ejemplos de nuestro Manual para que no te la cuelen.

Otro caso muy claro son las supuestas ayudas para celíacos que publica Bioguia, otra de las webs desinformadoras que tenemos en nuestra extensión de Maldito Bulo: en el titular y la primera parte de la noticia parece que es una iniciativa del PP y, por falta de contexto, da a entender que será algo nacional… Hasta que se llega a la parte en la que menciona los “servicios técnicos municipales”.

Finalmente, si se baja más en la noticia (incluso por debajo de la imagen) se llega a la información que falta: es algo local, del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria, una localidad de la Comunidad Valenciana que en 2014 tenía 21.499 habitantes.

Estad atentos a esta forma de manipulación. Los titulares falsos o desinformadores que luego se desmienten en sus propios textos. Unos buscan clicks y otros crear opinión. Estos últimos son cada vez más peligrosos y necesitamos vuestra ayuda. Y recordad; no los llaméis”medios de comunicación”, ni “periódicos digitales”. Son webs, webs de desinformación.