MENÚ
MALDITA EXPLICA

Qué es la OTAN y qué debe hacer un país para entrar en la organización

Publicado
Comparte

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una alianza militar internacional que se rige por el Tratado de Washington o Tratado del Atlántico Norte firmado en 1949, cuatro años después de que terminara la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La organización se basa en la “defensa colectiva” de sus miembros, que está expresada en el artículo 5 del tratado: “Las partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas que tenga lugar en Europa o en América del Norte será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas”. El artículo 5 se ha invocado en una ocasión, en respuesta al ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

El tratado entró en vigor el 24 agosto de 1949 con 12 Estados fundadores y ahora cuenta con 30 miembros, todos ellos países de Norteamérica y Europa. La ampliación se ha producido en varias rondas: 1952, 1955, 1982, 1999, 2004, 2009, 2017 y 2020. El último país en acceder al tratado fue Macedonia del Norte.

Ucrania, Georgia y Bosnia y Herzegovina se consideran Estados aspirantes a la adhesión porque han declarado su interés en incorporarse al tratado, aunque sólo Bosnia y Herzegovina participa actualmente en un plan de acción para la adhesión.

Para que un país entre en la OTAN debe ser invitado de forma unánime por los Estados miembros

Como indica la propia organización en su página web, “cualquier país europeo en condiciones de promover los principios del Tratado de Washington y contribuir a la seguridad en el área euroatlántica puede convertirse en miembro de la alianza por invitación del Consejo del Atlántico Norte”. La invitación debe decidirse por unanimidad de los Estados miembros de la OTAN, según el artículo 10 del tratado.

El Estado que desee unirse debe cumplir con varios requisitos establecidos en el estudio que publicó la OTAN en 1995 para analizar la ampliación de la alianza tras el fin de la Guerra Fría. Son los siguientes: “Regirse mediante una democracia basada en una economía de mercado, ejercer un trato justo sobre las poblaciones minoritarias, estar comprometido con la resolución pacífica de conflictos, tener disposición y preparación para contribuir militarmente a las operaciones de la OTAN y estar comprometido con las instituciones y las relaciones civiles y militares de una democracia”.

¿Qué pasos debe seguir un Estado para incorporarse a la OTAN?

Los países que han declarado interés en unirse a la alianza son invitados a participar en un “diálogo intensificado con la OTAN sobre sus aspiraciones de membresía y las reformas relacionadas con su posible adhesión.

Después, la alianza puede invitar a los países a participar en un plan de acción para la adhesión (MAP, por sus siglas en inglés) para asesorarles durante el proceso. La participación en el MAP “no garantiza la membresía, pero es un mecanismo clave de preparación”, indica la organización en su página web. Actualmente, sólo Bosnia y Herzegovina está participando en un plan de acción.

Estas dos iniciativas no son una garantía de entrada. El primer paso para acceder a la OTAN es ser invitado a un “diálogo de adhesión” en la sede de la organización en Bruselas. El objetivo es conseguir la confirmación de que el Estado invitado tiene “voluntad y capacidad” de cumplir con las condiciones de entrada establecidas en el Tratado de Washington y en el estudio de 1995. Esta etapa también incluye discusiones técnicas, como la contribución del candidato al presupuesto de la organización.

Finalizado el diálogo de adhesión, cada país invitado confirma formalmente la aceptación de los compromisos que implica su incorporación a la alianza mediante el envío de una carta por su ministro de relaciones exteriores y establece un calendario para hacer las reformas necesarias.

Por su parte, la OTAN crea los protocolos de adhesión para cada país candidato, que son ratificados por todos los miembros de la alianza según sus normas nacionales de ratificación. Por ejemplo, en EEUU hace falta el apoyo de dos tercios del Senado mientras que en Reino Unido no es necesario el voto parlamentario, ejemplifica la organización en su página web. En España, la ratificación debe votarse en las Cortes (Congreso y Senado).

Los Estados miembros informan entonces a EEUU, el país depositario del Tratado de Washington, de que han aceptado la entrada del candidato y este accede al tratado según sus normas nacionales. No se convierte en un miembro oficial hasta que deposita su instrumento de adhesión en el Departamento de Estado de Estados Unidos (el ministerio de asuntos exteriores).

Georgia, Ucrania y Bosnia y Herzegovina: los tres países aspirantes

Actualmente, la OTAN reconoce como Estados aspirantes a ingresar en la alianza a Georgia, Ucrania y Bosnia y Herzegovina por ser los tres países que “han declarado interés” por adherirse al tratado. Finlandia todavía no ha sido invitada por la OTAN, pero el apoyo a la adhesión entre sus ciudadanos sería más alto que nunca, según dos encuestas que recogemos en Maldita.es.

Ucrania fue invitada al diálogo intensificado el 21 de abril de 2005 en una reunión informal de ministros de asuntos exteriores en Lituania. El 21 de septiembre de 2006, los aliados hicieron lo propio con Georgia y, en 2008, acordaron que ambos países se convertirían en miembros de la OTAN en un futuro, cuando cumplieran con todos los requisitos necesarios.

En la misma cumbre internacional de 2008, Bosnia y Herzegovina fue invitada al diálogo intensificado sobre su aspiración de membresía. Aunque en 2010 fue invitada a participar en un plan de acción para la adhesión, 12 años después no ha habido avances significativos en el proceso.

Montenegro, por ejemplo, es un caso distinto: partió del mismo punto que Bosnia, pero accedió al tratado el 5 de junio de 2017, nueve años después. Un ejemplo de que los tiempos se ajustan a cada caso, igual que para ingresar en la Unión Europea, como os hemos contado en Maldita.es.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.