MENÚ
MALDITA EXPLICA

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y los memes con los “nombres” de los atletas asiáticos

Publicado viernes, 6 agosto 2021
Comparte

Este domingo 8 de agosto finalizan los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y desde que comenzaron han sido varios los bulos y desinformaciones que hemos desmentido en Maldita.es sobre la competición. Entre ellos, se han viralizado especialmente los “memes” y montajes creados a partir de nombres inventados de algunos de los atletas asiáticos (Kago Shen Tao o Cha Phu Zhon). Cuando los contenidos satíricos y de humor salen de su contexto original se convierten en bulos porque se comparten como si fueran reales, pero más allá del problema referente a la desinformación que esto conlleva: ¿Cómo afectan a la población asiática estas “bromas” que se crean para hacer reír con sus nombres inventados?

Durante estos últimos días algunos influencers, periodistas y artistas de origen asiático y con residencia en España lo han dejado claro: para ellos estos montajes son racismo y perpetúan los estereotipos. La primera en alzar la voz y señalar estas “bromas” fue la tiktoker China Cochina (así se hace llamar en redes, aunque se presenta como Yu) que, cuando comenzó a difundirse con afirmaciones como “uno de mis referentes deportivos” o “pues como todos” el bulo del atleta Lin Chaopan llamándolo “Kago Shen Tao”, pidió a través de Twitter que se dejasen de inventar estos “chistes” porque “no tienen gracia”. 

Aunque durante la competición se han generado bromas a partir de nombres reales de deportistas cuyos apellidos pueden resultar cómicos al oírlos en español (el caso de la taekwondista taiwanesa Su Po-Ya, el atleta ecuatoriano Andrés Chocho, la waterpolista china Ao Gao o la atleta portuguesa Patricia Mamona, por citar algunos ejemplos) esta tiktoker deja clara la diferencia entre “tener la mala coincidencia” de que tu nombre original tenga un significado diferente en otro idioma a directamente inventarse el nombre de alguien. “Me parece una falta de respeto inventar un nombre que, por cierto, ni siquiera es chino para intentar hacer un chiste. Es humor barato basado en estereotipos que a un colectivo no nos hace gracia”, señala en un vídeo la influencer recordando que estos deportistas están en los Juegos Olímpicos “representando a su país y su gente”. 

En conversación con Maldita.es, la poeta y periodista Paloma Chen también señala el racismo que esconden este tipo de “memes”. Para ella, el humor basado en características esenciales (como son el nombre de una persona o de los rasgos físicos de la misma), que, recuerda, son aspectos intrínsecos que no se eligen, no es adecuado, pero menos aún, indica, si para hacer comedia se falsean los nombres. 

Chen resalta las consecuencias que tienen este tipo de montajes, por un lado, sobre los propios atletas que, según afirma, los invisibiliza y deshumaniza: “Al final, no sabemos cuáles son sus méritos [Lin Chaopan fue campeón del mundo en gimnasia artística en 2013 y Wu Minxia fue la primera mujer en ganar la medalla de oro en salto de clavados en tres Juegos Olímpicos consecutivos] o cómo han llegado hasta ahí, únicamente nos quedamos con la broma y con el nombre que, además, es falso”. Pero, tal y como explica, también estos montajes perpetúan los estereotipos que recaen sobre la población asiática. Chen cuenta desde su experiencia cómo los alumnos de origen asiático sienten vergüenza cuando se pasa lista en clase y se pronuncian sus nombres, que son motivo de risa porque “suenan de una manera determinada en español”: “Al final terminas cambiándote el nombre para evitarlo”. 

Escudar bajo el humor los nombres inventados de los atletas asiáticos

“Muchas veces la gente usa el humor como excusa de su comportamiento racista y xenófobo”, sentencia en su vídeo la tiktoker China Cochina. La reflexión de Yu no presenta ninguna novedad. Tal y como señalan desde el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia a Maldita.es, expertos como Ramón Flecha, catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona, ya se ha referido en ponencias como la del seminario del proyecto ALRECO a la utilización de la comedia como forma de discriminación, creación de estereotipos y prejuicios. El debate sobre los llamados “límites del humor” lleva sobre la mesa muchos años y, de hecho, varios representantes de la comunidad asiática en España ya se han pronunciado sobre ello en otras ocasiones, pero la controversia ha vuelto a resurgir de nuevo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con estos “memes” de atletas asiáticos.

Generación de cristal” o “se puede hacer humor con TODO” son algunas de las reacciones que recibió Yu en respuesta a su denuncia por este tipo de “bromas”. Paloma Chen opina que, aunque la comedia puede tener diversos matices, no es lo mismo hacer comedia cuando se está en igualdad de condiciones que desde una posición de poder. “Si alguien hace bromas sabiendo la realidad de discriminación que viven en España los gitanos, los chinos o los negros… ¿Qué esperas? Si tú crees que tienes derecho a hacer este humor, también otras personas tienen derecho a señalar esas bromas y que expresen su opinión”, señala Chen recordando que el humor no es inocente, sino que está inscrito en todas nuestras dinámicas cotidianas.

Precisamente sobre estas relaciones de poder en el humor, la desigualdad y “los Juegos del racismo”, como los ha bautizado, se ha pronunciado también la ilustradora Quan Zhou (conocida en redes como Gazpacho Agridulce) en un artículo de opinión en elDiario.es. En él afirma que ha tenido que explicarle a una persona “por qué reírse del nombre de nadie está mal en cualquier país, y por qué si un español se ríe del nombre de otro español es ofensivo pero no racista, y si un español se ríe del nombre de una atleta china en España es ofensivo y además racista”. 

La importancia de la competencia intercultural

El abogado y formador intercultural Antonio Liu Yang explica a Maldita.es que para abordar esta “comedia” es necesario tener en cuenta de dónde viene la comunidad asiática y hacia dónde se dirige, es decir, es posible, señala, que en los años 90 este tipo de bromas “fueran graciosas”, pero que ahora sea más difícil que sean aceptadas. En estos “memes”, opina Liu Yang, es clave un factor: “Hay humor si le quitas la parte de raza y el chiste sigue funcionando, si no, es un ataque racista camuflado”. Y aunque, en todo caso, el formador intercultural reconoce haberse reído con algunos de ellos por considerarlos “originales”, explica que es importante, además de la risa, pensar en el daño inconsciente que puede suponer compartir estas bromas por que pueden fomentar estereotipos, que derivan en prejuicios y estos, a su vez, en discriminación. 

Para Liu Yang lo importante es desarrollar y esforzarse por adquirir una competencia intercultural que fomente la curiosidad por conocer otras culturas y enriquezcan a las personas. Eso sí, más allá de las “bromas” sobre los atletas asiáticos, Antonio Liu Yang señala la importancia de desmontar los estereotipos y mitos que afectan a esta comunidad (ejemplifica con el bulo de que los ciudadanos chinos no pagan impuestos y que desmentimos en Maldita.es). 

La invisibilización del racismo contra la población asiática

La ilustradora Quan Zhou lo deja claro en su artículo de opinión: “Minimizamos tanto el racismo contra los asiáticos”. Sobre ello, la periodista Paloma Chen señala que el racismo contra la población asiática se encuentra “invisibilizado”. Tal y como explica, bajo su punto de vista, en España está aceptado hacer “bromas” y tener este tipo de comportamientos “cómicos” hacia este colectivo poblacional restándole, así, importancia a la xenofobia que en ocasiones pueden esconder. “Nos hemos callado mucho pero a raíz de la campaña #NoSoyUnVirus del 2020 estamos levantando la voz”, recalca el abogado Liu Yang.

En referencia a los Juegos Olímpicos, incluso una reconocida marca de Whisky realizó un montaje con el nombre del atleta olímpico Lin Chaopan y un comentarista griego fue despedido después de decir sobre un deportista de tenis de mesa de Corea del Sur que no entendía “cómo pueden ver la pelota mientras se mueve de un lado a otro” (en referencia a los ojos rasgados característicos asiáticos). Pero más allá de la competición, Chen recuerda que en diversas ocasiones se ha encontrado con este tipo de comportamientos también en programas de prime time

El Hormiguero ha sido uno de los programas que se ha visto envuelto en varias polémicas después de realizar “chistes” sobre la comunidad asiática como que “en China no hay espejos porque como son todos iguales no hace falta”, que “cada dos segundos nace un chino nuevo, pero cada cuatro muere otro... y a veces es el mismo” o realizar secciones bromeando con el idioma llamándola “el plecio justo”. También Masterchef recibió críticas después de que los jueces se refirieran en varias ocasiones a Jianping, una aspirante a chef de China, imitando su acento: “Tú saber mucho, yo estar tranquilo. Luego tomar un vinito contigo”, dijo Jordi Cruz sustituyendo las “r” por “l”. 

La comunidad asiática: víctima de actitudes xenófobas durante la pandemia de la COVID-19

Como hemos mencionado antes, en febrero del 2020 con la pandemia mundial recién declarada por el brote de Sars-CoV-2, la población asiática fue víctima de bulos y desinformaciones con actitudes xenófobas como falsas alarmas de contagios, agresiones verbales o ataques en redes sociales. En respuesta a ello, tal y como contamos en Maldita.es, se impulsó a través del hashtag #NoSoyUnVirus una campaña para denunciar la estigmatización de las personas chinas. También desde organismos públicos como el Ministerio de Educación, la Embajada de China en España, la oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas o la Policía Local de Valencia se unieron al acto reivindicativo condenando las agresiones hacia esta comunidad y denunciando actos de xenofobia contra esta población.

Desde el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (OBERAXE) explican a Maldita.es que, tras esta campaña de desinformación contra la población asiática después de la irrupción de la pandemia de COVID-19, impulsaron un proyecto piloto para monitorizar de forma específica el discurso de odio en las plataformas y redes sociales más importantes en España (YouTube, Twitter, Facebook, Instagram y Tik Tok). Según su último informe, que abarca desde el 1 de mayo hasta el 30 de junio de 2021), el 6,8% de los contenidos identificados como discurso de odio estaban dirigidos a la población asiática.