MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

17/02/2020

Uberización

Es un término que se ha formado a partir del nacimiento de la empresa Uber. Sí, la de los coches con conductor.

Empezó en 2010 como un programa que ponía en contacto a usuarios y conductores que estuvieran libres a precios más bajos que los taxis, pero ha llegado al punto en el que se ha convertido en una plataforma que ha monopolizado el mercado del servicio de transportes, cuenta con un ingreso de 45.000 millones de euros y no trata demasiado bien a sus empleados (según estudios económicos sobre su uso). 

Todo eso lo ha conseguido sin someterse a una regulación específica, porque al funcionar solo desde  una app móvil, había mucha normativa comercial, de consumo y de transporte que no seguía, además de que prácticamente no pagaba impuestos.

Para ser más claros: para una empresa nueva como era Uber, es difícil justificar cómo puede poner precios más bajos que un taxi si está haciendo el mismo trayecto. Y encima sin cobrarle ningún extra al cliente por ello. Para explicarlo, se habla de una supuesta “economía colaborativa”, un concepto que hace referencia a que no hay necesidad de poner intermediarios entre empresa y cliente. Y es el ejemplo que describe el sistema económico que ahora mismo controlan las plataformas digitales y las grandes multinacionales tecnológicas.

Es por eso que el término ha adquirido una connotación muy negativa, al señalar más bien la relación que este tipo de empresas hace con sus empleados y también con sus clientes, a quienes supuestamente se dedican a ofrecer un servicio en su beneficio. Sin embargo, lo hace una forma precaria y aprovechando recovecos legislativos para no respetar la regulación que sí aplicaría a un servicio similar que no funcione a través de una aplicación móvil.

En resumen: se utiliza el término uberización para hacer referencia a esas empresas de nueva creación que tiran los precios de mercado (perdiendo dinero) para hacerse con él y una vez convertido en un monopolio lo suben, siendo peor para el cliente y además tratando mal a sus empleados. 

Otros artículos de Maldita.es