Primer viernes del año, primer consultorio de Maldita Ciencia de este 2019. Porque no parece que vuestras dudas hayan desaparecido con el cambio de año, sabéis que podéis seguir enviándolas a nuestra cuenta de Twitter, de Facebook o vía WhatsApp. No hay duda demasiado pequeña o absurda si tiene que ver con la ciencia o la salud, y piensa que tu pregunta y su correspondiente respuesta puede venirle bien también a otra gente.

Cartílago de tiburón para la artrosis

Nos habéis preguntado qué hay de cierto en el uso del cartílago de tiburón para el tratamiento de artrosis. La respuesta es que, hasta la fecha, no hay evidencias sólidas de que el cartílago de tiburón sea un tratamiento eficaz para la artrosis, para el tratamiento del cáncer (también se promociona para esto) ni para ningún otro propósito.

El uso de cartílago de tiburón, en pastillas u otros formatos para ingerir, se ha propuesto principalmente como tratamiento de algunos tipos de cáncer, pero también en forma de cremas y pomadas para tratar problemas articulares como la artritis o la artrosis.

via GIPHY

Sin embargo, los estudios realizados al respecto hasta ahora han sido preliminares y en la documentación que recoge la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU se concluye que, según las evidencias disponibles, el cartílago de tiburón es probablemente ineficaz como tratamiento del cáncer (algunas empresas comercializadoras han tenido que pagar multas millonarias por promocionarlo como tal) y que no hay suficientes evidencias para pronunciarse sobre su eficacia para tratar otros problemas, entre ellos la artritis o la artrosis.

En concreto, se explica que al aplicarlos sobre la piel, las pomadas con cartílago de tiburón pueden reducir los síntomas de la artritis. “Sin embargo, cualquier alivio se debe probablemente a los efectos del alcanfor y no a otros ingredientes”.

Además, algunas investigaciones han revelado una interacción entre los compuestos del cartílago de tiburón y el sistema inmunológico de las personas, y por lo tanto debe ser tomado con precaución por aquellas personas con una enfermedad autoinmune o que tomen medicación relacionada con procesos autoinmunes.

El futuro del Sol: morirá pero no explotará

Una madre maldita nos ha hecho llegar la pregunta que le ha hecho su pequeño curioso, y nos pide ayuda para responderla: ¿va el Sol a explotar? Esto es lo que sabemos sobre lo que le depara al futuro de nuestra estrella.

Tal y como explica aquí Jonti Horner, profesor de Astrofísica de la Universidad de Queensland, el Sol es una estrella de mediana edad para lo que hay circulando por el universo, ni muy joven, ni muy vieja. En algún momento del último millón de años cumplió su 4.568.000.000 cumpleaños. En este tiempo no ha sufrido cambios demasiado drásticos, pero sí que se ha ido haciendo cada vez más brillante, aproximadamente un 10% más brillante por cada mil millones de años que ha pasado quemando hidrógeno.

via GIPHY

Pasados unos 8 mil millones de años, las cosas sí empezarán a cambiar porque el núcleo del Sol se habrá quedado sin hidrógeno que quemar. En ese momento, las fuerzas gravitacionales empujarán hacia el centro de la estrella el hidrógeno que quede en su interior para seguir quemándolo, y a la vez hará que su corona exterior se expanda, convirtiendo al Sol en una gigante roja, por su mayor tamaño el tono rojizo que adquirirá su brillo.

Este nuevo estado del Sol durará unos cuantos millones de años y después nuestra estrella morirá, pero no explotará sino que más bien se desvanecerá. Las capas exteriores de la gigante roja se dispersarán en el espacio y quedará una pequeña esfera del tamaño aproximado de la Tierra todavía en combustión, lo que se llama una enana blanca. Esas últimas brasas también terminarán apagándose dentro de varios miles de millones de años.

¿Y nosotros, qué? Nosotros hará muuuuuucho tiempo que no estaremos aquí para verlo. Se calcula que el próximo aumento del brillo del Sol causará que la zona de habitabilidad del sistema solar (la zona en la que la temperatura es suficiente, pero no excesiva, para que el agua se encuentre en estado líquido) cambie. En la Tierra hará entonces demasiado calor y eso hará que el agua se evapore, causando la extinción de la mayoría de las formas de vida.

No tenemos muy claro cómo explicarle esto a un niño… Pero, malditos, ya sabéis, no os toméis la vida demasiado en serio porque tampoco vamos a estar aquí para siempre. Y cuéntenle a sus niños la historia de nuestro Sol, que no deja de ser asombrosa.

La inducción al parto y su relación con el autismo

Hemos oído mil veces relacionar las vacunas con un mayor riesgo de desarrollar un trastorno del espectro autista, y aquí desmentimos esa supuesta relación, explicando también de dónde surgió este bulo. Pero nos habéis preguntado también si existe alguna relación entre la inducción al parto y el autismo. La duda surge a partir de algunos estudios contradictorios sobre el tema.

via GIPHY

El primero se realizó en 2013 y analizó a más de 600.000 niños nacidos vivos, entre ellos 5.500 que fueron posteriormente diagnosticados con autismo. Ese estudio concluía que, comparados con los niños nacidos sin que a sus madres se les provocase o favoreciese el parto, los niños nacidos en partos inducidos mostraban una mayor probabilidad de padecer un trastorno del espectro autista, especialmente en los varones.

Hay que señalar que ese estudio mostraba una correlación, pero no una causalidad: que los partos inducidos se asociasen con trastornos del espectro autista podría deberse a a) que los partos inducidos causasen el trastorno; b) que por algún motivo el trastorno dificultase los partos y eso obligase a inducirlos con más frecuencia o c) que otro factor desconocido fuese la causa tanto del parto inducido como del trastorno.

El segundo estudio se publicó en 2016 y analizaba un total de 1.362.950 nacimientos, de los cuales un 11% fueron en partos inducidos y 22.077 fueron diagnosticados con autismo entre los 8 y los 21 años. Los investigadores reflejaban que en un primer paso del análisis de los datos también encontraron una vinculación entre ambos factores, pero al comparar con hermanos y primos, no hallaron esa relación.

El motivo es que las posibles causas de ambas cosas, el autismo y los partos provocados, se comparten al menos parcialmente con los familiares, ya sean genéticas o por las características de la madre. Los autores sugerían, por tanto, que en los anteriores resultados podía ser que esas características familiares fuesen responsables de los partos inducidos y del autismo, y no que los partos inducidos fuesen los responsables del autismo.

Los autores de este segundo estudio planteaban esa posibilidad y, basándose en sus datos, llamaban a la tranquilidad de las embarazadas a las que, por motivos médicos y de seguridad para madre y bebé, fuese recomendable inducir el parto. Sin embargo, sigue siendo necesaria más investigación para determinar qué papel juegan las circunstancias del embarazo y del parto en el riesgo de padecer autismo.

El método Tomatis: otro timo que promete curar el autismo

Nos preguntáis a menudo por supuestas terapias que prometen curar, adelgazar y solucionar todos los problemas. Recientemente nos habéis hablado del método Tomatis, una supuesta terapia auditiva para curar, entre otras cosas, el autismo. Debido a la gravedad de estas afirmaciones y lo vulnerables que pueden ser ante cosas como estas los pacientes y sus familias, vamos a entrar aquí a explicar lo que es y por qué es un timo. Para profundizar más, os animamos a leer este texto que escribió José Ramón Alonso, neurobiólogo y catedrático de la Universidad de Salamanca.

El método Tomatis fue creado por el médico otorrinolaringólogo Alfred Tomatis poco después de la Segunda Guerra Mundial. Se basaba en la idea (sin evidencias científicas detrás) de que algunos problemas vocales eran en realidad problemas de audición provocados por bloqueos cerebrales causados por una mala experiencia previa y que impedían captar determinadas frecuencias de sonido. Estos bloqueos podían causar también cambios en el comportamiento, lo cual explicaría al fin y al cabo el trastorno autista pero también la dislexia o la esquizofrenia.

via GIPHY

Para “curar” todo esto, construyó un aparato que lograba que el cerebro volviese a captar esas frecuencias previamente bloqueadas emitiendo nuevos patrones de sonido, mejorando así todos esos trastornos y discapacidades. Esos nuevos patrones podían ser desde música de Mozart hasta la voz alterada de la madre del paciente.

Nada de todo esto parece tener ningún efecto real sobre los pacientes con autismo: el método Tomatis ni cura ni mejora sus problemas vocales o comunicativos. Una revisión de estudios realizada en 2004 concluía que era necesaria más investigación que pudiese demostrar los efectos de esta y otras terapias de sonido y un estudio de 2008 comprobaron que, al realizar uno de sus cursos los pacientes no mejoran más que los pacientes del grupo de control que recibieron una intervención placebo.

Para todo lo demás…

¡Ya sabéis lo que vamos a decir! Para dudas relativas a tratamientos de vuestras enfermedades, a recomendaciones y diagnósticos… ¡al médico!

via GIPHY

Ninguna página web, ni siquiera nosotros, deberíamos sustituir al consejo de un profesional de la medicina que conozca vuestro caso concreto. Para todo lo demás, ya sabéis dónde encontrarnos.

#FundaMaldita.

Te necesitamos para luchar contra la mentira. Llevamos un año detectando, comprobando, desmintiendo y viralizando la verdad con tu ayuda y queremos seguir construyendo Maldita.es contigo.

Queremos convertirnos en fundación para no ser propiedad de nadie y hemos empezado un crowdfunding. Dona si puedes y difunde en redes.

Hazte embajador/a de Maldita.es