Este bulo se lo debemos sin duda a los guionistas de Friends, que en un capítulo hicieron a Chandler orinar sobre Monica para aliviarle una picadura de medusa. La misma idea se repite periódicamente y la hemos podido ver recientemente en la televisión.

¿Y funciona? Pues depende. Uno de los componentes de la orina, el amoniaco, puede aliviar el escozor de la picadura, pero también puede empeorarlo rápidamente.

Según la American Chemical Society, de hecho orinar sobre una picadura de medusa es una terrible idea. El motivo es que al picarte, una medusa te deja sobre la piel unas células llamadas nematocistos, capaces de seguir liberando veneno incluso cuando ya se han desprendido del animal. Cualquier cambio o presión que reciban puede aumentar su actividad, y la orina es uno de esos cambios, al no presentar ni la misma salinidad ni la misma temperatura que el agua del mar.

Así que si a ti o a un conocido os pica una medusa en la playa, olvídate del incómodo momento de sugerir lo de la orina... En vez de eso, opta por las soluciones más eficaces según las evidencias científicas: la propia agua del mar (esta vez sin medusas) y el vinagre.