Nos habéis preguntado por una imagen que circula por las redes desde hace tiempo en la que se señalan esas marcas de color al final del tubo de muchos dentífricos y se acompaña de una supuesta explicación de su significado:

Si es rojo, significa que el 90% de sus componentes es químico y el 10% es natural; si es azul, la proporción es 65%-36%; si es negra es 50%-50% y si es verde, es que todos los ingredientes son naturales.

Esto no es verdad: esas señales de color no responden a esas indicaciones y, además, lo natural también es químico.

Es un bulo que circula por internet desde hace años, pero en realidad, esas señales significan otra cosa completamente diferente: son lo que se llama marcas de ojo o guías de registro, y sirven para que el sistema automatizado de producción y relleno de esos tubos detecten donde deben cortarlos y sellarlos. No tienen relación con lo que hay dentro. Puedes leer más sobre este bulo en este desmentido de Snopes. El mismo sistema se utiliza para otros envases, como los briks de leche.

También aprovechamos para señalar que esa distinción entre componentes naturales y químicos no tiene mucho sentido. Muchas sustancias utilizadas en cosmética se fabrican en el laboratorio pero están originalmente derivadas de otras presentes en la naturaleza, y estas a su vez también son compuestos químicos. Tratar de separar unas de otras y atribuirles propiedades mejores o peores por ello está basado en un concepto de la química como algo peligroso per se que no se corresponde con la realidad.