Llega el calorcito, el sol y el protector solar, que nos permite disfrutar del aire libre sin temer quemaduras y daños permanente en la piel. Y por eso nos habéis preguntado qué significa exactamente el número que aparece como factor de protector solar: ¿es el tiempo que se puede permanecer al sol? ¿La intensidad de la protección? ¿La frecuencia con la que debe aplicarse la crema de nuevo? ¿Es lo más importante al elegir un protector solar?

El FSP (factor of solar protection o factor de protector solar) influye en el tiempo que una crema solar nos protege del daño del sol, multiplicando el tiempo que nuestra piel podría estar expuesta al sol antes de empezar a quemarse. “Es una escala que se empezó a usar en 1974, cuando solo preocupaba la quemadura solar, y daba una medida de cuan eficaces eran los fotoprotectores”, explica Roger Solanas, farmacéutico.

Es importante explicar que, al contrario de lo que se cree a menudo, el FSP no es el número de minutos que nos protege una crema solar. Se supone que el FSP multiplica el tiempo que podemos aguantar al sol sin quemarnos. Es decir, que si tenemos la piel clara y empezamos a quemarnos a los 5 minutos y utilizamos una crema con FSP 10, podremos estar hasta 50 minutos antes de que el sol empiece a hacernos daño.

via GIPHY

Pero este cálculo tiene algunos inconvenientes. Estas pruebas se llevaban a cabo en laboratorios, en unas condiciones ideales, pero al usar los solares en el exterior hay que tener más factores en cuenta: cambios en la humedad del ambiente, exposición a luz UV más intensa de la probada (como en una playa a las 12), exposición al agua o al sudor, aplicación no uniforme, elementos que retiran el producto de la piel: la arena, la hierba, el roce con la ropa, actividades deportivas… “Si bien el factor nos puede ayudar a hacer un cálculo del tiempo de protección (nunca los minutos entre aplicaciones) los factores externos van a hacer que sea mucho menor y por lo tanto creeremos que estamos protegidos cuando no lo estamos lo que aumentará el riego de sufrir patologías por la acción del sol”, advierte Solanas.

Por ese motivo explica que es importante utilizar un protector solar de calidad y no fijarse solo en su FSP, ya que con el mismo factor, una crema de más calidad aguantará mejor la acción de esos factores externos y nos protegerá mejor.