Ay, el verano. Con su calor sofocante, sus mosquitos y sus accidentes playeros. Y sus montones de bulos sobre cómo solucionar estos problemas que siempre creímos y no son verdad. En Maldita Ciencia queremos ayudaros a abandonar soluciones inútiles, así que aquí va, una edición veraniega para cuando estás a punto de irte de vacaciones (en otras palabras: te huele el culo a playa).

Orina para las picaduras de medusa

Este bulo se lo debemos sin duda a los guionistas de Friends, que en un capítulo hicieron a Chandler orinar sobre Monica para aliviarle una picadura de medusa. ¿Y funciona? Pues depende. Uno de los componentes de la orina, el amoniaco, puede aliviar el escozor de la picadura, pero también puede empeorarlo rápidamente.

Según la American Chemical Society, de hecho orinar sobre una picadura de medusa es una terrible idea. El motivo es que al picarte, una medusa te deja sobre la piel unas células llamadas nematocistos, capaces de seguir liberando veneno incluso cuando ya se han desprendido del animal. Cualquier cambio o presión que reciban puede aumentar su actividad, y la orina es uno de esos cambios, al no presentar ni la misma salinidad ni la misma temperatura que el agua del mar.

Así que si a ti o a un conocido os pica una medusa en la playa, olvídate del incómodo momento de sugerir lo de la orina… En vez de eso, opta por las soluciones más eficaces según las evidencias científicas:el propio agua del mar (esta vez sin medusas) y el vinagre.

Las famosas dos horas de digestión

A muchos nos lo grabaron a fuego en el cerebro cuando éramos pequeños, tanto que todavía de mayores nos da reparo saltarnos la regla de esperar dos horas después de comer antes de volver a bañarnos para que no se nos corte la digestión. Bien, pues aquí hay una mezcla de bulo y verdad.

via GIPHY

Es un bulo que por bañarte después de comer se te vaya a cortar la digestión y te vayas a ahogar. Primero, porque la digestión no siempre dura lo mismo, y los alimentos pueden estar en nuestro estómago hasta 4 o 5 horas, así que ese periodo impuesto de 2 horas de moratoria para los baños es algo arbitrario. Y segundo, porque aunque las digestiones sí pueden cortarse por un sobresalto, normalmente después, o bien se reanudan y no pasa nada, o bien se vomita (que es algo desagradable, pero no grave, y tampoco pasa nada).

En realidad, a lo que los padres se refieren con un “corte de digestión” es lo que se llama síncope de hidrocución y no está relacionado con haber comido antes, sino con un cambio brusco de la temperatura corporal: cuando nuestro cuerpo está a una temperatura alta y nos metemos de golpe en el agua fría. Puede ocurrir con el estómago lleno o vacío, después o antes de comer… De hecho también puede ocurrir sin meternos en el agua, si estamos muy acalorados y bebemos de golpe mucho líquido frío.

Eso no quiere decir que bañarse justo después de comer sea una gran idea. Normalmente son las horas de mayor intensidad solar y el riesgo de insolación es muy alto. Si aun así te lo piensas, las recomendaciones médicas son entrar en el agua poco a poco, mojándose primero las piernas, los brazos y la cabeza para atenuar el choque térmico.

Ultrasonidos contra los mosquitos y el bulo de la sangre dulce

Todos hemos tenido uno en casa en algún momento: un aparato de ultrasonidos que nos prometía librarnos de los molestos mosquitos sin tener que untarnos potingues pringosos de olor desagradable. ¡Bienvenidas esas ventanas abiertas al refrescar la tarde si vienen libres de picaduras picajosas!

Pero no tan rápido porque en realidad esos aparatos no sirven para nada: en un estudio controlado, los autores concluyeron que entre una casa con aparato de ultrasonidos y una casa sin él, no hay diferencia en cuanto a las preferencias de los mosquitos para entrar y picotear.

via GIPHY

No es el único bulo. ¿Cuántas veces te han dicho que los mosquitos te pican más porque tienes la “sangre dulce”? La verdad es que el azúcar no tiene nada que ver en esto. Los mosquitos (de hecho, las mosquitas, ya que solo nos pican las hembras) lo que buscan no es el azúcar, sino las proteínas de nuestra sangre.

Sobre por qué pican a unas personas más que a otras, la respuesta no está clara. Parece que a los mosquitos les atraen varias cosas de nosotros: el CO2 que expulsamos al respirar, nuestro calor y nuestro olor corporal. Eso puede explicar sus preferencias, aunque no hay un patrón único y cada animal de cada especie parece decantarse por personas distintas.

Y una vez que te han picado…

Si eres de los elegidos como diana, al día siguiente sentirás la tentación de rascarte hasta casi despellejarte. ¡No lo hagas! Al rascarte la picadura tu cuerpo liberará histamina, una sustancia que forma parte de la respuesta inmunológica de tu cuerpo y que hará que te pique aún más.

Si estás moreno no necesitas protector solar

No es verdad. El color que tu piel coge con el sol es una respuesta a la propia agresión que supone la radiación solar en la piel, así que el protector solar sigue siendo una buena forma de cuidarla, tanto antes de coger color como después. Esto también se aplica a las personas que tienen la piel más oscura de nacimiento.

via GIPHY

El motivo es que si bien la piel clara tiene un mayor riesgo de quemadura, daño solar y cáncer de piel, el riesgo también existe para todos los demás, así que nadie debería descuidar su protección ante el sol. De hecho, explica la Academia Americana de Dermatología, en personas de piel más oscura un cáncer de piel generalmente se diagnostica en etapas más avanzadas, lo cual dificulta el tratamiento y empeora el pronóstico.

Para combatir el calor, ¿bebida fría o caliente?

Pues aunque parezca raro, caliente. No es lo que más apetece cuando aprieta el sol en verano y a la sombra superamos los 35 grados, pero según un estudio, beber algo caliente es una forma más eficiente de hacer frente al calor que beber algo frío.

via GIPHY

El razonamiento de los investigadores es que al beber algo caliente se estimulan las células termosensoras de la boca y la garganta, con lo que se estimulan las glándulas sudoríparas, y al sudar y evaporarse el sudor eliminamos más calor que el que nos ha aportado la bebida, de forma que al final hemos conseguido refrescarnos.

Por el mismo motivo puede ser una buena idea comer alimentos picantes. Este tipo de comida estimula los mismos termosensores de la boca, haciendo que sintamos calor, favoreciendo que sudemos y así ayudando a refrescarnos. 

Este artículo ha sido editado para incluir el lavado con agua del mar como solución para las picaduras de medusas. 

Te necesitamos para luchar contra la desinformación y la mentira en el discurso público. Contigo es más difícil que nos la cuelen. Te necesitamos: Hazte [email protected] y recibe nuestra newsletter con el maldito resumen de la semana.

HAZTE MALDITA