¡Hola, malditas y malditos! Ya es viernes otra vez y ¿quién querría irse de fin de semana con las dudas científicas sin resolver? Así que aquí llega nuestro Consultorio Científico, pensado para resolver las dudas y preguntas que nos vais enviando durante la semana a través de Twitter, Facebook, WhatsApp y nuestro correo: [email protected]

Estado de la homeopatía en Suiza

Nos lo habéis preguntado muchísimo. Que si Suiza ha celebrado un referéndum para aprobar la homeopatía, que si está incluido en su sistema público de salud, que si un informe del gobierno prueba su eficacia… Veamos qué hay de cierto.

Para entender el embrollo suizo debemos remontarnos al año 1999, cuando por decisión del gobierno helvético se incluyeron de forma provisional y temporal en el seguro médico básico obligatorio disciplinas como la homeopatía, la fitoterapia y la medicina tradicional china. Para entender cómo funciona el sistema sanitario suizo puedes leer este artículo que lo explica.

Siguiente parada: 2005. Ese año estas pseudoterapias quedaron excluidas de ese seguro después de que la evaluación final del programa de “medicina complementaria” no considerase probada su eficacia.

El 17 de mayo de 2009 los ciudadanos suizos votaron en referéndum la propuesta “Futuro con medicina complementaria”, que proponía incluir en el artículo 118 de la Constitución dedicado a la protección de la salud, un añadido que insta al gobierno federal y a los cantones, dentro del alcance de sus competencias, a asegurar la consideración de la medicina complementaria. La decisión fue aprobada con el 67% de los casi dos millones de votos emitidos.

Ya en 2011 un “informe” supuestamente del gobierno suizo consideró la homeopatía eficaz y económica. Este informa es un argumento habitual de los defensores de la homeopatía como terapia reconocida oficialmente.

La realidad es que se trata de un libro publicado ese año por dos editores Alemanes basándose en estudios publicados en 2005 y 2006 como parte un programa de evaluación de la “medicina complementaria” tras la decisión en 1999 del gobierno suizo incluirla provisionalmente en el seguro médico obligatorio. 

El libro del 2011 no fue encargado por el gobierno suizo pero sí algunos de los estudios en los que se basa el libro, que fueron recopilados “en nombre de la Oficina Federal Suiza de Salud Pública”. Una versión de ese informe, dedicado a la homeopatía, fue incluido en la evaluación final del programa de “medicina complementaria” junto con otros que consideraban los efectos clínicos de la homeopatía son efecto placebo, algunos de los cuales fueron los que motivaron la decisión de sacarla del seguro básico años antes, en 2005. 

Ya que no se podía demostrar la eficacia de las pseudoterapias en general, en 2012 el gobierno suizo “decidió que siguiesen incluidas en el seguro obligatorio con el mismo criterio que los tratamientos médicos, es decir, que en caso de que se sospeche que un tratamiento concreto no es eficaz se revisará ese tratamiento concreto, pero no la práctica en su conjunto”, explica Fernando Frías, abogado y divulgador científico.

Esta nueva inclusión temporal de la medicina antroposófica, la medicina tradicional china y la fitoterapia en el seguro médico obligatorio suizo tenía como fecha de caducidad el año 2017 porque, como dijo el propio gobierno suizo, “falta la prueba de que estas cuatro disciplinas de medicina complementaria sean eficaces, adecuadas y económicas”.

Sin embargo, en junio de 2016 se decidió equiparar estas pseudoterapias con otras disciplinas médicas “sin límite de tiempo” y desde agosto de 2017 forma parte del seguro médico obligatorio sin que haya prevista una nueva revisión de su situación*. 

Aclarada la cuestión suiza, recordemos una vez más que según la evidencia científica actual la homeopatía no funciona más allá del placebo. No importa que el número de personas que lo crean, metan su voto en urna para defenderla o un gobierno que la incluya en un seguro de salud: la literatura científica no avala su eficacia.

En resumen: la homeopatía está cubierta por los seguros médicos obligatorios en Suiza y en 2009 en un referéndum se instó a las autoridades asegurar la consideración de la medicina complementaria pero no hay evidencias científicas de que la homeopatía sea realmente eficaz.

*Hemos modificado la redacción de este párrafo para aclarar la situación actual de la homeopatía en este país. Creíamos que la redacción anterior podía dar lugar a error.

¿Es tan malo el turrón de lacasitos de Mercadona?

Circula por Facebook y nos habéis hecho llegar una advertencia sobre el turrón de lacasitos que comercializa Mercadona. En ella se advierte de que es “una porquería que no debería entrar en ningún hogar” y como razón se enumeran algunos de sus ingredientes, principalmente la gran cantidad de azúcar y algunos de sus aditivos, como la goma laca o la cochinilla.

En este post se mezclan preocupaciones bien fundamentadas con otras que no lo están tanto. La tecnóloga de los alimentos y dietista-nutricionista Beatriz Robles nos explica que “todos los aditivos que utiliza la industria alimentaria están autorizados por la Comisión Europea, que no solo autoriza el compuesto, sino que establece en qué alimentos y en qué cantidades puede emplearse”. Esas cantidades se fijan de forma que siempre estén muy por debajo de las cantidades en que serían peligrosos.

Hay que añadir que, en este caso esos aditivos se utilizan en los lacasitos en general, tanto en turrones como fuera de ellos, y no parece haber tanta alerta con ese otro producto. 

El azúcar, en cambio, sí es algo que sería mejor evitar. En este producto, que el azúcar sea el primer ingrediente en la lista significa que es el ingrediente más abundante, no que casi todo sea azúcar. En cualquier caso, es verdad que la enorme cantidad de azúcar lo hace un alimento muy poco recomendable en términos de salud.

Robles concluye: “El producto no es en absoluto recomendable, pero no por los aditivos supuestamente peligrosos que denuncia el bulo, sino por su perfil nutricional: es un producto ultraprocesado compuesto fundamentalmente por azúcar“.

Hay otra cosa problemática de este producto que no se menciona en el post y que sí nos señala Gemma del Caño, experta en seguridad de la industria alimentaria: el uso de personajes de dibujos animados en el envoltorio, colocados ahí para atraer al público infantil, una estrategia de marketing que se utiliza a menudo para colocarles a los niños productos especialmente insanos.

¿Es peligroso comer lechuga romana?

Otra duda que nos habéis hecho llegar es si es peligroso comer lechuga romana. La preocupación surge a partir de la alerta sanitaria lanzada por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, que advierte de un brote de infecciones por la bacteria Escherichia coli y recomienda a la población evitar este tipo de verdura en todas sus formas, incluidas las bolsas de ensaladas precortadas que se pueden encontrar en los supermercados.

A día de hoy hay registro de 32 personas infectadas en 11 estados estadounidenses y 18 más en Canadá. Las agencias sanitarias de EE.UU. y Canadá (el CDC, la Federal Drug Administration y la Public Health Agency of Canada) han pedido a la población que evite completamente el consumo de este producto mientras investiga dónde se originó el brote y qué lechugas pueden estar contaminadas y cuáles no.

Pero en Europa y en España no hay avisos similares y por tanto no hay de qué preocuparse. De nuevo Gemma del Caño nos explica que este tipo de productos tienen que pasar muy rápido del campo a los supermercados, concretamente en menos de 24 horas, y por eso en nuestro país no se suelen consumir lechugas procedentes de Estados Unidos o de Canadá. En caso de haber una alerta de este tipo, los controles de las aduanas se acentúan y no entra ningún producto que pueda estar contaminado.

¿Son fiables las webs de productos que prometen curar la sordera en 28 días?

Nos habéis preguntado en varias ocasiones por la publicidad y algunas páginas web que promocionan un supuesto producto milagroso que soluciona los problemas de audición en solo 28 días, inventado por un profesor español, supuestamente nominado al premio Nobel.

Estas páginas son una combinación perfecta de todas las señales que sirven para identificar un producto pseudocientífico o, directamente, una patraña. Para empezar, si buscamos el nombre del supuesto científico nos encontramos con que coincide con el nombre de un político colombiano y con algunas personas más… pero ningún supuesto científico tan reconocido como para haber sido candidato al Nobel (algo que además solo se conoce 50 años después de la nominación en cuestión).

En esas webs se utiliza como argumento un enorme número de pacientes que se habrían curado con este remedio prodigioso y se reflejan supuestas declaraciones suyas alabando los efectos del “medicamento” (recordad: los testimonios, por muchos que sean, no son evidencias).

via GIPHY

Se habla siempre del trabajo de este científico de forma individual, algo que no encaja con el desarrollo de las terapias médicas reales, que son casi invariablemente resultado de la colaboración de distintos grupos de investigación, a veces formados por decenas de científicos.

Gran parte de sus argumentos se dedica también a cargar contra los audífonos y sus incomodidades, lo cuál más allá de ser cierto o falso, no es un argumento a favor de la famosa solución de este supuesto científico.

Precio (con apetitosos descuentos y ofertas), porcentaje de éxito, testimonios, resultados… ¿qué es lo que falta en esas webs? Una descripción de qué lleva esa supuesta solución milagrosa para los problemas de audición, cómo funciona y dónde están los estudios en los que se ha probado y demostrado su eficacia. Una eficacia que supuestamente se da en los problemas de audición de todo tipo, sea cual sea su origen o causa. Pues no hemos encontrado ni una sola evidencia de estas promesas.

Por todas estas razones, estas webs no son nada fiables y parecen un claro ejemplo de una patraña orientada a obtener un beneficio económico de personas con un problema de salud que les hace vulnerables a estos engaños.

Y por último…

Desde Maldita Ciencia estamos encantados de que nos enviéis todas vuestras dudas, creemos firmemente que entre todos es más fácil que no nos la cuelen.

Pero también sabemos que para muchas cuestiones, a quien tenéis que acudir es a un médico, a uno de verdad. Nos habéis preguntado si una vacuna de un subtipo de cáncer de cuello de útero sirve para otro subtipo o si una dieta sin almidón es apropiada para un diagnóstico de enfermedad autoinmune, entre otras cosas.

Creemos que aunque internet es una herramienta muy útil para buscar información, en ningún caso debería sustituir el consejo de un profesional titulado que conozca vuestro caso. Así que os animamos a coger estas dudas y consultarlas con vuestro médico y a pedir todas las opiniones médicas que necesitéis para sentiros satisfechos con la información recibida.

#FundaMaldita.

Te necesitamos para luchar contra la mentira. Llevamos un año detectando, comprobando, desmintiendo y viralizando la verdad con tu ayuda y queremos seguir construyendo Maldita.es contigo.

Queremos convertirnos en fundación para no ser propiedad de nadie y hemos empezado un crowdfunding. Dona si puedes y difunde en redes.

Hazte embajador/a de Maldita.es