MENÚ
MALDITA CIENCIA

Cuidado con el contenido que dice que el 81% de las muertes por COVID-19 en el Reino Unido se producen entre vacunados

Publicado viernes, 8 octubre 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales

Está circulando un contenido en inglés de la web The Expose que afirma que el 81% de las muertes por COVID-19 en el Reino Unido se encuentran entre los vacunados, o que las muertes de adolescentes varones han aumentado en un 63% desde que se les ofreció la vacuna. "El Reino Unido se encuentra esencialmente en medio de un desastre nacional con un programa de vacunas que claramente ha fallado, pero lo que es más preocupante, también ha matado a niños y matará a más", se puede leer en la publicación.

El contenido enlaza a un informe de Salud Pública de Escocia (PHS), a otro informe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) y a datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). Sin embargo, la interpretación que hace la publicación de los datos no es correcta. Os explicamos por qué.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Los datos de fallecimientos por COVID-19 de escoceses vacunados y no vacunados

El contenido apunta que, entre el 21 de agosto y el 17 de septiembre, el 81% de las muertes por COVID-19 que se dieron en Escocia fueron entre personas vacunadas. Se basa en los datos de una tabla de este informe estadístico de la agencia de Salud Pública de Escocia (PHS, por sus siglas en inglés), publicado el 29 de septiembre.

La publicación suma las muertes registradas cada semana de personas que tenían una o dos dosis de la vacuna (243) y las compara con los decesos registrados entre los no vacunados (59). De esta manera, el contenido concluye que las muertes entre los vacunados representaron el 81% del total en ese periodo (21 de agosto - 17 de septiembre) en Escocia.

En primer lugar, hay que destacar que, según la versión más actualizada del informe de la PHS (del 6 de octubre), más de 3,8 millones de personas han recibido las dos dosis de la vacuna en Escocia desde el comienzo de la campaña de vacunación. Y, de esos millones de vacunados, sólo 616 personas (0,016%) dieron positivo por coronavirus más de 14 días después de recibir su segunda dosis y, posteriormente, murieron a causa de la enfermedad. Según explica la PHS en el documento, estos individuos tenían comorbilidades "que contribuyeron a su muerte" y el 80,4% de ellos eran del grupo de edad de 70 años o más.

En segundo lugar, desde la agencia de Salud Pública de Escocia (PHS) explican a Maldita.es que en los informes semanales actuales "se puede ver un mayor número general de muertes relacionadas con COVID-19 entre las personas que están vacunadas en comparación con las que no lo están" debido a la alta tasa de cobertura vacunal en el país.

En Escocia, a fecha del 7 de octubre, el 84,7% de las personas mayores de 16 años han recibido las dos dosis de la vacuna contra la COVID-19, según los datos publicados por la PHS. Según datos de 'Our World in Data', a fecha del 5 de octubre, el 70,6% de la población de Escocia ya tenía la pauta vacunal completa.

Esto quiere decir que la mayoría de escoceses están vacunados, frente a una minoría que no lo está. Por lo tanto, ambos grupos están descompensados en tamaño y, al analizar los datos de forma conjunta, se producen resultados diferentes o contrarios que al analizarlos por subgrupos. A este fenómeno estadístico se le conoce como la paradoja de Simpson.

Además, a esto se le añade el hecho de que dentro del grupo de personas vacunadas hay más personas mayores, que son quienes precisamente tienen más riesgo de desarrollar la COVID-19 de forma grave. Recordemos que la eficacia de las vacunas contra la COVID-19 no es del 100%, por lo que es de esperar "una pequeña cantidad de muertes por COVID-19 en personas vacunadas, especialmente en personas vulnerables donde la vacuna o la respuesta inmune pueden no haber sido efectivas", según indica el informe del PHS.

En este sentido, desde la PHS señalan que "es fundamental" que cuando se comparan casos de muertes se tenga en cuenta el tamaño de la población y la estructura de edad. "Los datos escoceses muestran que las personas vacunadas tienen muchas menos probabilidades de morir a causa de la infección por COVID-19 que las personas no vacunadas, una vez se tienen en cuenta el tamaño de la población subyacente y las diferencias en la estructura de edad de las personas vacunadas en comparación con las no vacunadas", asegura la agencia.

En el propio informe del que habla el contenido se incluye la tasa de mortalidad estandarizada por edad por cada 100.000 habitantes. Esta tasa se utiliza "para permitir comparaciones de las tasas de mortalidad entre poblaciones que tienen diferentes distribuciones de edad".

Como podemos observar en la siguiente tabla, esta tasa es más baja en las personas que han recibido las dos dosis de la vacuna en comparación con los no vacunados o con los que sólo han recibido una dosis:

Las tasas de muertes tras una infección por COVID-19 son más bajas en personas vacunadas que en los que no lo están, según datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido

"Los datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) tampoco se ven mucho mejor", señala la publicación en referencia a la Tabla 4 de este informe de la UKHSA, que presenta datos de fallecimientos entre la semana 35 y la 38 de 2021.

"La Tabla 4 (...) muestra que hubo 687 muertes entre los no vacunados, 110 muertes entre los parcialmente vacunados, pero unas alarmantes 2.338 muertes entre los completamente vacunados", indica el contenido. Y añade: "Esto significa que los no vacunados representan solo el 22% de las muertes por COVID-19 durante septiembre de 2021, mientras que los vacunados representan un desastroso 78%".

De nuevo, tenemos que tener en cuenta la alta cobertura vacunal y que los grupos más vulnerables (como los mayores) se han vacunado con prioridad.

En el Reino Unido, a fecha del 7 de septiembre, el 78,4% de la población de 12 años o más ha recibido la pauta vacunal completa. Desde la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) explican a Maldita.es que "en el contexto de una cobertura vacunal muy alta en la población, incluso con una vacuna altamente efectiva, se espera que una gran proporción de casos ocurra en individuos vacunados, simplemente porque una mayor proporción de la población está vacunada y ninguna vacuna es 100% efectiva". La agencia asegura que "este es el caso del programa de vacunación del Reino Unido, donde la vacunación se ha priorizado para las personas más susceptibles o con mayor riesgo de padecer una enfermedad grave".

Asimismo, en la propia tabla de la que habla el contenido se muestran las tasas de muerte, por cada 100.000 habitantes, entre personas vacunadas con dos dosis y las que no lo están. Si nos fijamos, las tasas son más bajas en las personas vacunadas que en las que no:

Como indica la UKHSA, "las tasas de muerte después de una prueba COVID-19 positiva fueron sustancialmente más bajas en personas completamente vacunadas en comparación con las personas no vacunadas en todos los grupos de edad".

No es correcto afirmar que han fallecido más adolescentes varones en 2021 que en 2020 debido a la vacunación, según la Oficina de Estadísticas Nacionales

La publicación desinformadora también asegura que, desde que comenzaron a administrarse las vacunas contra la COVID-19 en preadolescentes y adolescentes, las muertes entre los adolescentes varones mayores de 15 años han aumentado en un 63%. Para afirmar esto, utiliza los datos de fallecimientos en Inglaterra y Gales de 2020 y 2021, publicados por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) del Reino Unido.

El contenido indica que, entre el 8 de mayo y el 18 de septiembre de 2020, fallecieron 142 adolescentes varones de entre 15 y 19 años de edad. Mientras que, entre el 7 de mayo y el 17 de septiembre de 2021, han fallecido 231 adolescentes varones de entre 15 y 19 años.

Por lo tanto, el contenido concluye que se ha incrementado en un 63% los fallecimientos en este grupo de edad desde que se les aplican las vacunas contra la COVID-19.

Sin embargo, desde la ONS aseguran a Maldita.es que "el aumento observado, comparando el verano de 2020 y el verano de 2021, es correcto según el conjunto de datos de muertes semanales, pero la interpretación (que este aumento se debe a la vacuna) no lo es".

Desde la institución indican que hay varios factores que podrían haber causado un aumento en las muertes de este grupo de edad entre el verano de 2020 y el de 2021, pero "no hay evidencia en los datos de mortalidad de la ONS que sugiera un vínculo con las vacunas COVID-19". Desde la ONS señalan que sus datos de mortalidad mensual en Inglaterra y Gales muestran que, hasta agosto de 2021, ha habido 4 muertes relacionadas con la vacuna contra la COVID-19 en estas regiones.

Además, desde la oficina señalan que en el verano de 2020 hubo menos muertes en este grupo de edad (15 a 19 años) que en otros años anteriores. Explican que, en ese periodo de 2020, se puede esperar un menor número de muertes en algunos tipos de causas por las que los jóvenes tienden a morir (por ejemplo, accidentes automovilísticos) debido a que había restricciones por el coronavirus. También, porque hubo "retrasos en las investigaciones de los forenses". Por lo tanto, según la ONS, "2020 no es un año 'normal' para comparar".

Asimismo, desde la ONS insisten en que es mejor comparar los datos de muertes con el promedio de cinco años, "una medida del número de muertes que esperaríamos en un año normal sin pandemia", en lugar de realizar comparaciones año tras año.

Según los datos de la ONS, entre 2015 y 2019, el promedio de muertes en los varones de entre 15 y 19 años de Inglaterra y Gales fue de 185 fallecimientos. Esto significa que las muertes durante el verano de 2021 en este grupo de edad (231) siguen siendo superiores al promedio de cinco años, pero el aumento no es tan alto como en la comparación con 2020.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .