MENÚ
MALDITA CIENCIA

Qué es la inmunidad híbrida frente a la COVID-19 y por qué podría ser la más robusta

Publicado martes, 28 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Vacunas
COVID-19
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

La inmunidad híbrida es la respuesta inmunitaria que se produce en las personas que han pasado por una infección de COVID-19 y, posteriormente, se vacunan. Según algunos estudios, esta inmunidad híbrida podría ser más potente y proteger más que la inmunidad que se genera tras la vacunación o la infección por sí solas.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

"Se ha demostrado que esa inmunidad híbrida, que es el haber pasado la enfermedad y haber recibido por lo menos una dosis de vacuna, es la mejor que hay. Es la que más protege contra las posibles reinfecciones", aseguraba César Carballo, adjunto del Servicio de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal y vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), en el quinto programa de #Vacúnate, realizado por Servimedia y Maldita.es.

Un artículo publicado en Science explica los motivos por los que esta inmunidad híbrida parece ser tan robusta. Su autor, Shane Crotty, profesor del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Vacunas en el Instituto de Inmunología de La Jolla (LJI) de California (EEUU), señala que cuando la inmunidad natural se combina con la inmunidad generada por la vacuna, las respuestas de anticuerpos ante la variante sudafricana B.1351 son 25 veces más altas que tras la vacunación contra la COVID-19 por sí sola y 100 veces más altas que después de solo la infección.

¿A qué se debe esto? Crotty explica que los linfocitos B de memoria, encargados de producir anticuerpos, son la razón principal. Según el experto, el aumento de anticuerpos neutralizantes frente a variantes (como la B.1351) que se observa en las personas que se contagiaron de SARS-CoV-2 y después se vacunaron demuestra que, tras la infección natural, se generan células B de memoria "diversas y de alta calidad". Además, el experto destaca que las células T también tienen que ver en ello, ya que son necesarias para crear linfocitos B de memoria.

Un estudio, publicado en Science, analizó si los sueros de personas que habían pasado la COVID-19 podían neutralizar la cepa original del SARS-CoV-2 y la variante B.1351. Los investigadores encontraron que los sueros de personas recuperadas podrían neutralizar la cepa original y la variante sudrafricana "esporádicamente". Pero, aplicando a estas personas una sola dosis de una vacuna de ARN mensajero, los niveles de anticuerpos neutralizantes contra todas las variantes aumentaron "hasta 1.000 veces".

Otra investigación, publicada en la misma revista, estudia las respuestas inmunes de las células T y B en sanitarios que recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer. "Después de una dosis, los individuos con infección previa mostraron una mayor inmunidad de células T, respuesta de células B de memoria que secretan anticuerpos a la proteína de pico y anticuerpos neutralizantes efectivos contra las variantes B.1.1.7 y B.1.351", indica el artículo. Mientras, los sanitarios sin antecedente de infección que recibieron una dosis de la vacuna mostraron una "inmunidad reducida" frente a las variantes.

Isabel Solá, viróloga del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), afirma a Maldita.es que las evidencias científicas para señalar que la inmunidad híbrida es más potente son aún limitadas, ya que la mayoría de estudios se realizan con "grupos de personas relativamente pequeños" y en ellos se analiza la respuesta de anticuerpos pero no la respuesta celular, de la que también depende la protección frente a la COVID-19. Además, Solá señala que la inmunidad de quienes se han infectado es "muy variable". Por ello, considera que se necesitan más estudios que comparen "las características y la duración de la inmunidad de la vacuna, la de la infección y la híbrida".

Por su parte, Alfredo Corell, catedrático de Inmunología de la Universidad de Valladolid, apunta que hay estudios que ponen a la inmunidad híbrida "muy por encima de la que se obtiene con dos dosis de la vacuna". Uno de los motivos, según el experto, es que la "infección natural produce una respuesta poli-antigénica (frente a todas las proteínas del virus) mientras que la vacuna es mono-antigénica (solo frente a la proteína S)".

Guillermo López Lluch, catedrático de Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, también indica que hay estudios que muestran que las personas con inmunidad híbrida tienen niveles de anticuerpos mucho más altos que las personas que han recibido las dos dosis de la vacuna. Esto significa, por un lado, que la infección natural ha producido una respuesta inmune "robusta", ya que ha generado linfocitos B de memoria "que son capaces de reconocer los antígenos que generan las vacunas". Y, por otro, que la respuesta de anticuerpos "es altamente flexible", ya que son efectivos contra las variantes.

África González Fernández, catedrática de Inmunología de la Universidade de Vigo, explica a Maldita.es que el efecto "sinérgico" de la inmunidad híbrida ya era conocido en el caso de otras infecciones, como el herpes zóster. Según se apunta en el artículo de Science, la vacuna Shingrix para prevenir el herpes zóster, que se administra a personas que previamente se infectaron con el virus, es "impresionantemente eficaz (97% de eficacia) y provoca respuestas de anticuerpos mucho más altas que la infección viral sola".

Asimismo, la inmunóloga afirma que esta activación "potente" del sistema inmune es la razón por la que se recomendó administrar una sola dosis de la vacuna contra la COVID-19 a las personas menores de 65 años con antecedente de infección. En Maldita.es ya os explicamos que, según recoge la estrategia de vacunación, hay evidencias de que las personas que se han infectado "obtienen una respuesta inmune muy satisfactoria con una sola dosis, que no mejora con la administración de una segunda dosis".


En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Guillermo López Lluch, catedrático de Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .