A partir de hoy no se pueden publicar encuestas electorales, algo que sucede en España desde 1980. Una ley propuesta por Manuel Fraga en 1979, después de que una encuesta pronosticara un descalabro de su coalición, es la responsable de que los españoles acudamos a las urnas sin sondeos o pendientes del mercado de frutas. Os explicamos lo que sucedió.

En octubre de 1981 los gallegos acudían a las urnas para elegir a su parlamento y por primera vez, en los cinco días previos a la votación, estaba prohibido publicar encuestas.

El responsable de que en España no se puedan difundir sondeos o encuestas es, precisamente, un gallego: Manuel Fraga Iribarne. En 1979, el histórico dirigente de Alianza Popular (AP), se presentó a las elecciones generales liderando Coalición Democrática (CD), que englobaba a una decena de partidos conservadores. En aquellos comicios, Coalición Democrática fue la candidatura que más escaños perdió respecto a las anteriores elecciones. De los 16 diputados que cosechó Fraga en 1977, la nueva coalición, dos años después, sólo revalidó 10.

A pesar de este mal dato, el resultado de las elecciones para Fraga y Coalición Democrática fue mejor de lo que vaticinó la última encuesta publicada en el Diario Ya antes de la votación, que le otorgaba sólo 7 diputados. Y esta encuesta fue a la que Fraga culpó, en parte, de sus malos resultados y por la que se movilizó durante meses para conseguir una ley que impidiera publicar encuestas o sondeos en los días previos a unas elecciones en España.

Maldita.es ha hablado con José Ramón Caso, exdiputado y quien fuera número 2 de CDS, el partido de Adolfo Suárez. Caso recuerda que "esta demanda de prohibir las encuestas se produjo a raíz de que en 1979 se publicara esa encuesta en el Diario Ya".

A cinco días de las elecciones una encuesta adelanta el descenso electoral de Fraga

El jueves 1 de marzo de 1979 se celebraron en España elecciones generales que otorgaron a Adolfo Suárez una amplia representación quedándose a las puertas de la mayoría absoluta. Cinco días antes, el 25 de febrero, aparecía en el madrileño y conservador Diario Ya una encuesta. En ella, se adelantaba el buen resultado de UCD, el partido de Suárez, y la caída de Coalición Democrática de Fraga.

El Diario Ya aseguraba que la encuesta la había realizado una empresa francesa a través de 16.817 entrevistas. Además, según recogía el Diario Ya, la encuesta había sido encargada por “18 grandes empresas industriales y financieras, entre las que figuran tres multinacionales establecidas en España”. Además, la financiación de la misma se llevó a cabo en colaboración con esas compañías.

Caso recuerda que "en aquella campaña había una gran confusión sobre cuáles iban a ser los resultados de las elecciones". Esta encuesta vaticinaba que Coalición Democrática obtendría unos días después, tan sólo 7 diputados. Un mal resultado teniendo en cuenta que el partido de Fraga, Alianza Popular, había obtenido en solitario, en 1977, un total de 16 escaños. Al final, en las elecciones de 1979, Coalición Democrática obtuvo 10 diputados.

"La encuesta del Ya acertó prácticamente al noventa y tantos por ciento la asignación de escaños", asegura Caso.

El CIS detrás de la encuesta del Diario Ya

"La encuesta que se publicó en el Diario Ya era la que había elaborado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pero se atribuyó a otra casa de encuestas", afirma el exdiputado de CDS. Además, Caso apunta a que "el equipo de campaña de UCD fue el que decidió pasar a una casa de encuestas los datos para que publicara la encuesta del CIS".

Esto explicaría que dos días después de que apareciera ese sondeo, el número uno por Barcelona de Coalición Democrática, Antonio de Senillosa, anunciara la interposición de “una querella criminal contra una encuesta publicada en el diario madrileño ‘Ya’”. Según el candidato de CD, “el diario dice que la encuesta la ha realizado una empresa francesa, empresa que no existe”. Y, además, añadía que recurrían “porque hay una evidente acción de perjuicio y se debe acabar con las encuestas hechas a la carta”.

"El pronóstico para Coalición Democrática era muy realista porque es lo que sacaron", dice Caso. "Pero sus expectativas eran muy superiores y atribuyeron a esa encuesta un carácter decisivo en frustar sus expectativas", continúa el exdiputado.

Por su parte, el diario ABC se hizo eco de esta polémica y publicó un editorial titulado “Nuestra encuesta sobre las encuestas”. En ese editorial, el ABC aseguraba que “las encuestas, si no son información son desorientación. Y como nosotros nos sentimos obligados a la claridad y a la precisión con los lectores, hemos decidido, luego de hacer nuestra encuesta sobre las encuestas, no publicar ninguna de ellas”.

El País también publicó entonces un editorial pero en sentido contrario al del ABC. De hecho, este diario defendía que “los candidatos y partidos más perjudicados por los sondeos han tratado durante la campaña que hoy termina de demostrar que casi todos los sondeos son mentira, están manipulados o técnicamente mal hechos. En definitiva, que no son fiables”.

Una de esas personas fue Fraga, que utilizó tanto la encuesta del Diario Ya como el editorial de ABC para defender en el Congreso una ley que limitara, entre otras cosas, la posibilidad de publicar encuestas en los días previos a las elecciones.

En junio de 1979, el histórico líder popular, entonces representando a Coalición Democrática, aseguró en la cámara baja que “en la última campaña legislativa, la publicación, con el adjetivo de la mayor y más completa de las encuestas, por un diario de Madrid, de unos datos de la «Sociedad Francesa para la Gestión, Promoción y Publicidad», que como su mismo nombre indica no es ningún centro reconocido de investigación sociológica o de “marketing”, sino una conocida oficina de relaciones públicas, con una atractiva señorita al frente que, previa la oportuna remuneración, los hace para diversos grupos políticos. Sólo cabe alabar la prudencia con que otro diario, ABC, en su editorial del 28 de febrero de este año, ‘Nuestra encuesta sobre las encuestas’, anunció su decisión de no publicar ninguna, para no desinformar a sus electores. En este espíritu, señoras y señores Diputados, se inspira la proposición de ley sobre reglamentación de encuestas electorales, presentada por el Grupo de Coalición Democrática a la Mesa del Congreso el pasado día 3 de mayo y publicada en el Boletín correspondiente”.

Además, en esa exposición, Fraga adelantaba que, entre otros puntos, la intención de su grupo parlamentario era establecer “la prohibición de publicar los resultados durante los diez días anteriores a la celebración de una votación”.

La proposición de ley de Fraga se aprobó ese mismo mes por unanimidad de los 263 diputados presentes en la cámara en el momento de la votación, siendo la mayoría de los votos del partido del Gobierno, UCD.

"UCD lo aceptó porque de cara a la nueva legislatura el PSOE comenzó a rechazar colaborar con ese partido. Hubo muchos temas en los que Alianza Popular [parte mayoritaria en Coalición Democrática] fue clave para sacar la legislación adelante. Muchas leyes propuestas por UCD en ese periodo del 79 al 82 se aprobaron con el apoyo de Alianza Popular y Convergència i Unió y algunos con PNV pero con votos en contra del PCE y PSOE", recuerda José Ramón Caso.

El reglamento aprobado por iniciativa de Fraga fue la Ley 14/1980, de 18 de abril, sobre Régimen de Encuestas Electorales y en su artículo 7 recogió, finalmente, que “durante los 5 días anteriores al de la votación”, en vez de los 10 que proponía Fraga, quedaba “prohibida la publicación y difusión de cualquier sondeo de los comprendidos en el artículo primero por cualquier medio de comunicación”.

Esta ley fue derogada por la LOREG de 1985, que es la norma vigente, pero recoge esa misma prohibición en su artículo 69.7.