MENÚ
NEWSLETTER FLIPBOARD

Por qué no debemos utilizar “noticias falsas” “información falsa” o “fake news” para referirnos a los bulos y las desinformaciones

Publicado jueves, 11 febrero 2021
Comparte

En Maldita.es no hablamos de “fake news, “noticias falsas” o “información falsa” porque esos contenidos nunca han pretendido serlo y quien difunde eso bulos y mentiras a sabiendas no es un medio de comunicación, es una web dedicada a desinformar. Es importante no darles esa categoría.

También es un término abstracto a día de hoy, ya que se usa de muchas formas diferentes. Entre ellas, algunos representantes políticos de todo el mundo la utilizan para describir determinadas informaciones que no les gustan.

Una noticia o información jamás debe ser falsa: puede ser errónea pero ya no será noticia

Un estudio reciente que reflexiona sobre este tema del profesor de comunicación social y periodismo de la Universidad de Ibagué, en Colombia, Carlos Rodríguez Pérez, apunta a que “el lenguaje es el reflejo de nuestros pensamientos y la asociación de lo falso con la noticia, entendida como hecho verdadero, no deja de ser una lanza” al centro de la esencia periodística”.

Una noticia debe ser, como lo definió Martínez Albertos, “un hecho verdadero, inédito o actual de interés general”. Para Rodríguez Pérez, la “responsabilidad social de elaborar y difundir las noticias para contar lo que pasa a nuestro alrededor” recae sobre el periodista. 

Estas tienen unas características definidas e identificativas como un titular, una foto y un texto, en el caso del papel, o bien son contadas por un periodista en radio o en televisión u otra plataforma y jamás deben ser falsas.

Por el mismo motivo, tampoco el término fake news, sería adecuado, ya que este es la traducción al inglés del término “noticia falsa”.

En cambio, “lo fake”, el bulo, explica Rodríguez Perez, se encuentra en las antípodas de la información, en el lado opuesto, por lo tanto no podemos equiparar el término “información”, “noticias falsas” o “fake news” con los bulos y las desinformaciones.

Así lo indica también el manual sobre periodismo y desinformación publicado por la UNESCO en 2018: “las noticias falsas debilitan la credibilidad de la información que alcanza el umbral de verificabilidad e interés público, es decir, las noticias reales”. 

La desinformación puede encontrarse en una diversa variedad de formatos como en notas o audios de WhatsApp, en imágenes y vídeos en redes sociales, en capturas de pantalla, etc. Y, como decimos, el término “noticia falsa”, “información falsa” o “fake news” no los define. Asimismo, es importante recordar que cuando nos referimos a la desinformación, no sólo hacemos referencia a lo meramente falso, sino también a aquellos contenidos a los que les falta contexto y, que por tanto, puede confundir a la audiencia.

¿Qué términos podemos utilizar en su lugar?

En Maldita.es, como podréis comprobar, utilizamos términos como “bulo” o “desinformación” cuando nos referimos a algo que es falso o le falta contexto.

Como explica Rodríguez Pérez, también existen otros términos en español que podemos utilizar como “paparrucha” o, también, trola. Estos, según el profesor, describen mejor las implicaciones del concepto sin vincular lo falso o falseado con el género troncal del periodismo como es la noticia”.

En definitiva, no llamemos “noticia falsa”, “fake news” o “información falsa” a algo que nunca tuvo intención de serlo, sino que fue creada con el objetivo de desinformar.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.