MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldito Dato
02/12/2019

¿Podrá formar Vox parte de la Mesa del Congreso? Un partido con más de 50 escaños nunca se ha quedado fuera, pero para asegurarte un puesto se necesitan 71 diputados

Un partido con más de 50 escaños, como los que ha conseguido Vox después del 10-N, nunca se ha quedado fuera de la Mesa del Congreso. Además, a este órgano también han accedido formaciones políticas con bastante menos de esos 52 escaños con los que cuenta ahora el partido de Santiago Abascal. Sin embargo, no tienen su puesto asegurado ya que no llegan a los 71 diputados.

La Mesa, que se encarga de, entre otras cosas, decidir qué temas se discuten en el parlamento, cuenta con  9 puestos: la presidencia, 4 vicepresidencias y 4 secretarías. Después de las elecciones del 10-N, se ha configurado el Congreso más plural de la historia y se tendrán que negociar los puestos de la Mesa entre los distintos grupos parlamentarios para conseguir un sillón en las votaciones. 

Lo más habitual en el Congreso es que los partidos con más escaños se repartan los 9 puestos de la Mesa, es decir, que no se quede fuera ninguna formación con más diputados que las que han conseguido un puesto.

Sin embargo, ha habido excepciones. En la V Legislatura (1993-1996) con el socialista Felipe González en la presidencia del Gobierno, Izquierda Unida (IU) se quedó fuera de la Mesa a pesar de contar con el tercer mayor número de escaños (18). En cambio sí entraron los catalanes de Convergència i Unió (CIU),  que con 17 se hicieron con la vicepresidencia tercera y el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que con 5 se quedaron con el secretario cuarto.

Ambas organizaciones fueron las únicas que votaron a favor de investir a González presidente y sobrepasar, con un total de 181 votos, los 176 necesarios para la mayoría absoluta. IU votó en contra. Las negociaciones entre los socialistas e Izquierda Unida para la Mesa del Congreso se rompieron después de que IU propusiera para ese órgano a Antonio Romero, un diputado especialmente crítico con el PSOE, según contó El País.

En la VIII Legislatura (2004 - 2008), la primera del también socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se quedaron fuera de la Mesa el PNV y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) con un total de 7 y 8 escaños respectivamente. En cambio, IU sacó 5 y consiguió la cuarta secretaría, gracias al acuerdo del PSOE con el resto de los partidos del Congreso, excepto con el PP, tal y como contó El Mundo.

Los cargos de la Mesa se eligen en tres votaciones diferentes: presidencia, vicepresidencias y secretarías.

La presidencia se escoge por  “el voto de la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara” según el artículo 37.1 del Reglamento del Congreso de los Diputados o del que “obtenga más votos" en una necesaria repetición. 

La presidencia suele quedarse en manos del partido más votado, con la excepción, en 2016, de Patxi López, que formaba parte de la segunda formación del Congreso. En este caso, después del preacuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos, presumiblemente la presidencia será para el PSOE, partido con más escaños (120) a los que sumaría los 35 diputados de Unidas Podemos (UP).

En las 4 vicepresidencias y las 4 secretarías es donde Vox podría conseguir un asiento ya que se escogen en dos votaciones distintas y se elige a los 4 candidatos con más apoyos en cada una de ellas, según el artículo 37.2 del citado reglamento. Cada diputado solo puede elegir a un compañero.

Vox podría quedarse sin puesto en la Mesa al no superar la barrera que asegura un asiento: 71 escaños

La cifra de votos necesaria para conseguir una vicepresidencia o una secretaría de la Mesa es de 71 diputados. Tal y como explica a Maldito Dato el politólogo y editor de Politikon, Pablo Simón, “si tienes 71 votos, el resto no pueden coordinarse para echarte”.

Al fin y al cabo, en el Congreso hay 350 diputados distintos. Si los divides entre cinco, salen grupos de 70 parlamentarios. Por ello, como se eligen de un lado cuatro vicepresidencias y por el otro cuatro secretarías, con un voto más que esos 70 ya se tendría asegurado uno de esos puestos.

Por lo tanto, Vox podría quedarse fuera de este órgano al no llegar a la cifra de los 71 escaños. La formación de Abascal cuenta con 52 diputados, por lo que necesitaría recibir el apoyo de otros 19 diputados para asegurar sus asientos. PSOE y UP no quieren ver a los de Santiago Abascal en la Mesa por lo que no parece que les vayan a ceder ninguno de sus votos. Desde el PP y Ciudadanos ya han afirmado que no están de acuerdo con el “cordón sanitario” propuesto desde la izquierda, pero no han aclarado si facilitarán que  Vox consiga esos puestos, formación con la que tienen varios acuerdos en gobiernos regionales y municipales. 

Habrá que esperar a ver qué sucede entonces el próximo martes 3 de diciembre, ya que Vox no tiene los puestos en la Mesa del Congreso asegurados. Y, además, si sucediera, no sería la primera vez que una fuerza política con menos diputados le roba una secretaría o una vicepresidencia a otra con más escaños.

Otros artículos de Maldita.es

Hazte Maldito, hazte Maldita

Maldita.es está aquí para ayudarte a luchar contra la mentira: identificar la desinformación y controlar el discurso político, pero sólo con tu apoyo será posible. Sólo juntos es más difícil que nos la cuelen. Ayúdanos en esta batalla con tus conocimientos, con tus superpoderes o colabora económicamente para que Maldita.es sea sostenible e independiente. Un medio de comunicación sin ánimo de lucro y libre de publicidad.

Hazte [email protected] y únete a esta lucha contra la mentira.

HAZTE MALDITO