El pasado domingo 26 de mayo se celebraron elecciones autonómicas en 12 comunidades de toda España y europeas y municipales en todo el país; o eso creíamos. En realidad, hubo 35 pueblos de los 8.131 municipios de toda España en los que no hubo elecciones municipales.

En ese 0,43% de los municipios españoles no se pudo votar porque no hubo ninguna candidatura que decidiese presentarse a las elecciones. Por lo tanto, las elecciones deberán repetirse en 6 meses, aunque cabe la posibilidad de que, de nuevo, no se presente ni un sólo candidato.

Estos 35 municipios se encuentran todos en el norte de la península: 3 en la provincia de Burgos, 1 guipuzcoano y los otros 31 en la Comunidad Foral de Navarra. Además, se trata de pueblos poco poblados. El más grande de ellos es Ituren en Navarra que cuenta con 504 habitantes y el más pequeño, Aribe, también en Navarra, con 36 habitantes, según datos del censo de población. La media de ciudadanos es de 185 para cada uno de los 35 municipios.

En la mayoría de estos municipios, además, sí hubo una candidatura, aunque fuera la única, en las anteriores elecciones municipales de 2015. Eso sí, hay excepciones como, por ejemplo, Campolara.

En este pueblo burgalés hace 4 años se presentaron 3 partidos: PSOE, Ciudadanos y PP. Los socialistas se quedaron 2 de los 3 escaños en juego y el otro fue para Ciudadanos. El PP, en cambio, se quedó fuera del consistorio municipal al obtener un sólo voto. En esta ocasión, las 3 formaciones decidieron no repetir y no presentarse a las nuevas municipales.

¿Quién va a gobernar ahora en estos municipios?

El procedimiento después de las fallidas elecciones del 26M en estos municipios consiste en que las diputaciones provinciales intentan que algún grupo de vecinos se anime a presentarse para que en la repetición electoral al menos haya una candidatura única a la que votar, igual que ya sucedió en las elecciones municipales del 26M en otros 346 municipios.

Esta repetición electoral se produce 6 meses después de los primeros comicios, según dicta la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Por lo tanto, estos 35 municipios están llamados de nuevo a las urnas el próximo mes de noviembre.

Fuente: Ley Orgánica del Régimen Electoral General

Si en esta oportunidad, estos 35 municipios, en los que se tenía que haber elegido a 3, 5 o 7 concejales, se vuelven a quedar sin candidatos a la alcaldía y, por tanto, no puede celebrarse la repetición electoral, pasarán a depender directamente de las diputaciones de sus provincias.

Estas serán las encargadas de gestionar cada uno de los pueblos en los que no se hayan podido producir elecciones. Según dicta la LOREG, las diputaciones primero intentarán formar una comisión gestora formada por vecinos para que se encarguen del municipio, pero si esto no es posible, el pueblo pasa a estar gestionado de forma directa por la propia diputación.